El PRI sale de la ambigüedad y confirma que votará en contra de la reforma eléctrica de López Obrador

El rechazo del partido tricolor deja tocada de muerte una de las prioridades del mandatario pero Morena insiste en la negociación

El presidente del PRI, Alejandro Moreno, acompañado por los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional, en la sede del partido.
El presidente del PRI, Alejandro Moreno, acompañado por los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional, en la sede del partido.RRSS

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha puesto fin a su ambigüedad en torno a la reforma eléctrica presentada por el presidente Andrés Manuel López Obrador. Después de dejar la puerta abierta a la negociación durante más de medio año, el líder priista Alejandro Moreno ha anunciado este lunes que su partido votará en contra de la iniciativa constitucional. Este rechazo tajante entierra las esperanzas que tenía el Gobierno de ganarse el apoyo del PRI y deja tocada de muerte la que era una de las grandes prioridades del mandatario mexicano para la segunda mitad del sexenio. Poco después de hacerse pública la negativa, Morena, la formación del presidente, ha asegurado que están abiertos a incorporar propuestas de la oposición.

El presidente del PRI, Alejandro Moreno, ha hecho el anuncio rodeado por los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional, el máximo órgano del partido. “Nuestro voto es en contra. No la habremos de aprobar aunque al Gobierno de Morena no le guste. No es creíble que tengan un plan para generar energía eléctrica para todo el país y que esta no suba de precio”, ha declarado el político.

La negativa ha ido acompañada de un cierre de filas en la coalición opositora formada por PRI, PAN y PRD, después de las dudas generadas dentro de la alianza por la poca claridad de la postura del partido tricolor. En una conferencia de prensa posterior con los líderes de las tres formaciones, el panista Marko Cortés ha felicitado a los diputados de la coalición “por la firmeza” en mantenerse unidos.

Además, los dirigentes han asegurado que presentarán una contrapropuesta “apegada a la legalidad pero sobre todo a la competitividad”, en palabras de Moreno. La coalición ha vuelto a criticar el impacto que aseguran tendría la reforma presentada por López Obrador sobre la certeza de las inversiones y el medioambiente. La iniciativa presidencial propone cancelar contratos vigentes firmados por las empresas y cambiar el orden de despacho para dar prioridad a las centrales de la paraestatal Comisión Federal de Electricidad (CFE), sean o no más contaminantes y caras que las particulares.

Mientras la oposición fijaba su postura, el líder de Morena en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier, ha tendido la mano para intentar salvar la iniciativa. El diputado ha afirmado que tomarán en cuenta las propuestas de otros grupos y presentarán un nuevo proyecto de decreto el jueves que llevarán a comisiones el próximo lunes. “A Morena y a la coalición les corresponde estar atentos, ser respetuosos y crear las condiciones para tener los votos necesarios para sacar adelante el decreto”, ha dicho.

Sin embargo, Mier ha vuelto a insistir en uno de los puntos de la reforma rechazados por la oposición: fijar en la Constitución el porcentaje de generación reservado a la CFE en por lo menos un 54%, frente al 46% de los privados. Además, el dictamen de la reforma que Morena ha presentado este lunes y que será la base de la discusión legislativa mantiene el texto enviado por López Obrador, con solo algunos cambios menores. El meollo de la propuesta y lo más polémico, como la cancelación de contratos, queda igual.

El anuncio del PRI abre un bache difícil de salvar en un camino legislativo que ya se antojaba complicado. Al tratarse de una reforma constitucional, el Gobierno necesita dos tercios de los votos en el Congreso para aprobarla. Hasta ahora, en la Cámara de Diputados, Morena y sus aliados solo cuentan con 277 de los 334 que necesitan. Ante el rechazo frontal del resto de la oposición, el PRI se había convertido en la única carta del Gobierno para sacar adelante la iniciativa.

La ambigüedad priista había provocado recelos entre sus aliados del PAN y del PRD. Hace apenas tres semanas, en una entrevista con este diario, Moreno decía que no podían “decir que no a todo”, aunque advertía de que la iniciativa tenía que modificarse y que, en cualquier caso, la votación debía celebrarse después de las elecciones estatales de junio, en las que el PRI se juega varias gubernaturas. Por otro lado, la posición negociadora de Moreno chocaba con el rechazo de otros pesos pesados del partido, como el de su coordinador en el Senado, Miguel Ángel Osorio Chong.

Al final, Morena ha acelerado los tiempos y busca votar la reforma en la Cámara de Diputados durante el mes de abril, en contra de los deseos del PRI. Además, no se espera que el partido mayoritario acepte cambios sustanciales a la iniciativa, como había pedido Alejandro Moreno. Después de reunirse con el enviado de la Casa Blanca para el cambio climático, John Kerry, López Obrador insistió el viernes en que la propuesta “se queda como está”. En línea con el presidente, los líderes morenistas en la Cámara de Diputados también habían defendido mantener la “esencia”.

Consciente de que el apoyo a su reforma pendía de un hilo, López Obrador había elevado la presión en las últimas semanas sobre el partido tricolor. “Va a ser una vergüenza que se pongan del lado de las empresas extranjeras, que recuerden que decía el general (Lázaro) Cárdenas ‘quien entrega recursos naturales del país a extranjeros es traidor a la patria”, dijo la semana pasada, antes de pedir a los dirigentes priistas que “dejen en libertad” a los legisladores para que cada quien vote según su opinión individual.

Estas presiones no parecen haber sentado bien en el PRI. Alejandro Moreno ha destacado en su discurso que “el legislativo no es un empleado del poder” y ha presentado el rechazo como una decisión estudiada. El Parlamento Abierto, coordinado por el priista Rubén Moreira, reunió durante mes y medio a una multitud de expertos y de funcionarios del Gobierno para debatir la reforma. En general, los analistas especializados y el sector privado alertaron del impacto que tendría la iniciativa en la certeza de las inversiones y en el aumento de la tarifa de la luz. Del otro lado, la CFE defendió la propuesta como una necesidad para evitar que el sector privado controle toda la generación.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Jon Martín Cullell

Es redactor de la delegación de EL PAÍS en México desde 2018. Escribe principalmente sobre economía, energía y medio ambiente. Es licenciado en Ciencias Políticas por Sciences-Po París y máster de Periodismo en la Escuela UAM- El PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS