Inversión extranjera

La inversión extranjera directa en México crece un 15% en el primer trimestre y marca un récord

El volumen alcanza 11.864 millones de dólares, el mayor nivel para un mismo periodo del año desde 1999, pero solo una pequeña parte es nueva inversión y se trata de cifras preliminares

Planta ensambladora de autopartes en la ciudad de Puebla.
Planta ensambladora de autopartes en la ciudad de Puebla.Francisco Guasco / EFE

La inversión extranjera directa en México ha crecido un 14,8% en los primeros tres meses del año respecto al mismo periodo del 2020, según datos preliminares publicados este jueves por la Secretaría de Economía. Los 11.864 millones de dólares captados representan el mayor volumen para un primer trimestre desde que empezaron los registros en 1999, aunque solo una pequeña parte es nueva inversión. Termómetro de la confianza en la economía mexicana, el dato añade cierto optimismo a un panorama todavía dominado por el golpe de la pandemia.

El monto dado a conocer supera los 10.334 millones de dólares reportados como cifra preliminar en el primer trimestre del año pasado, cuando la imparable expansión de la pandemia ya empezaba a hundir las expectativas de crecimiento. Sin embargo, el incremento del 14,8% puede resultar engañoso. Para calcularlo, la Secretaría de Economía compara la cifra preliminar de este año con la preliminar del mismo periodo del año pasado. Si, en cambio, se toma la cifra definitiva del primer trimestre de 2020, 16.750 millones de dólares, el flujo de los primeros tres meses de este año supone una caída del 29%. Hay que esperar a la publicación de la cifra definitiva para saber con precisión el comportamiento de la inversión respecto al 2020.

La mayor parte del flujo, un 59%, proviene de la reinversión de ganancias y otro 22%, de movimientos entre compañías. Solo el 19% es nueva inversión. Este tercer renglón pierde terreno respecto a los datos preliminares del mismo periodo de 2020, cuando su peso sobre el total fue del 22%. En cambio, los movimientos entre compañías, que representaban el 1,9% hace un año, experimentan un fuerte aumento.

Más información

Por sector, las manufacturas se llevan el 47% de la inversión, seguidas de los servicios financieros y de seguros, con el 15%; la minería, con el 14%; y el comercio, con el 11,5%. Al final de la cola están los sectores energético y de alojamiento temporal, con algo más del 3% cada uno. Ambos pasan por un momento difícil. El atractivo del sector energético se ha visto afectado por el cambio de reglas promovido por el Gobierno para limitar la participación privada y el de los alojamientos, por la caída del turismo.

Los países que lideran la inversión foránea son Estados Unidos, con el 42,5%, España, con el 12%, y Luxemburgo, con el 8%. Este reparto muestra un aumento en el peso como primer inversor de EE UU, cuya economía ha iniciado el año con un fuerte rebote, y un ligero retroceso de España. En el primer trimestre de 2020, el país norteamericano tenía el 39% y España, el 14%. Luxemburgo no aparecía en la lista.

La secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, ha destacado la importancia del T-MEC con Estados Unidos y Canadá. “Esto (...) nos habla de la importancia de la economía de México, la confianza, la gran oportunidad que representa la ratificación y la implementación del T-MEC”, ha señalado en rueda de prensa. En 2020, México encajó una caída del 11,7% en el flujo de inversión extranjera.

A las buenas expectativas por el T-MEC se añade el optimismo sobre el final de la pandemia gracias al avance de la vacunación a escala global. “En 2020 el PIB mundial se contrajo, pero este año ya estamos con un crecimiento positivo. El comportamiento de la inversión y de la actividad económica van a ir de la mano con la evolución de la pandemia”, señala el analista Christopher Cernichiaro, del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Sin embargo, estos datos preliminares se deben tomar con precaución, apunta el economista jefe de BBVA Carlos Serrano. “No son tan extraordinarios como parecieran indicar. No se refleja un apetito de inversiones nuevas y la reinversión puede ser más alta porque la banca no repartió utilidades como antes lo hacía por las restricciones de las autoridades regulatorias. Además, estamos comparando con un trimestre que fue históricamente bajo”, señala.

La economía mexicana todavía no ha dejado atrás el bache. El crecimiento de la inversión extranjera directa contrasta con una recuperación anímica en el primer trimestre del año. El PIB avanzó apenas un 0,4% trimestral, después de encajar en 2020 una caída del 8,5%. Por otro lado, la implementación del T-MEC está rodeada de tensiones. Representantes de Washington y de Ottawa se quejaron esta semana en una reunión con Clouthier del clima de inversión en los sectores minero y energético.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50