_
_
_
_

Los líderes de la UE condenan consternados el intento de asesinato al jefe de Gobierno eslovaco

“Estos actos de violencia no tienen cabida en nuestra sociedad y socavan la democracia“, asegura la presidenta del Ejecutivo comunitario a pocas semanas de las elecciones europeas

Personal sanitario traslada al primer ministro eslovaco, Robert Fico, a un hospital en Banská Bystrica, este miércoles. Foto: JAN KROSLÁK (AP/ LAPRESSE) | Vídeo: REUTERS
Manuel V. Gómez

La condena y el lamento por el atentado contra el primer ministro eslovaco, Robert Fico, es unánime en las instituciones de la UE, en la OTAN y en las capitales europeas. Desde la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, hasta el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, pasando por el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, o el canciller alemán, Olaf Scholz, las reacciones de rechazo, de conmoción y de solidaridad han caído en cascada conforme se va aclarando lo sucedido en Eslovaquia y las consecuencias de los disparos que ha recibido el político populista, jefe de Gobierno de su país desde hace seis meses y medio. El atentado ocurre pocas semanas antes de las decisivas elecciones al Parlamento Europeo de junio.

“Horrorizado e indignado ante el atentado contra el primer ministro de Eslovaquia”, ha clamado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la red social X, “España está con Robert Fico, su familia y el pueblo eslovaco en estos momentos extremadamente difíciles. Nada puede justificar la violencia”.

Minutos antes de que hablara Sánchez lo había hecho la máxima responsable de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen: “Condeno enérgicamente el vil ataque [...]. Estos actos de violencia no tienen cabida en nuestra sociedad y socavan la democracia, nuestro bien común más preciado”. Su compatriota, el canciller Olaf Scholz, también se ha pronunciado: “La noticia del cobarde intento de asesinato del Primer Ministro eslovaco Fico me consterna enormemente. La violencia no debe tener cabida en la política europea”.

A estas voces se han sumado también las de la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, que se ha declarado “consternada” por el ataque y lo ha condenado en nombre de la institución que dirige; la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, quien ha añadido a la condena el rechazo a “la violencia política” y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que ha mostrado su conmoción por el ataque y le ha deseado “una pronta recuperación”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La salida en tromba de todos los líderes de las instituciones europeas no deja lugar a dudas de la solidaridad con el líder eslovaco, antiguo miembro de la familia socialdemócrata, de la que fue expulsado por su populismo y su proximidad con Rusia. Desde que Fico volvió al poder, en Bruselas se observan con mucha atención todos sus movimientos en el ámbito del Estado de derecho y la política exterior, por su discurso prorruso. Pero hasta ahora no ha dado síntomas de acercarse al Kremlin —o, al menos, de significarse—, como sí ha hecho el primer ministro húngaro, Viktor Orbán. El mandatario húngaro ha dicho sentirse “profundamente conmocionado” por los disparos recibidos por su “amigo”. “Rezamos por su salud y rápida recuperación”, ha añadido.

En el colegio de comisarios también la noticia ha sido recibida con estupor. El más activo ha sido el eslovaco Maros Sefcovic, vicepresidente de la Comisión, quien ha sido designado para formar parte del Ejecutivo de la Unión por Fico en dos ocasiones anteriores: “Estoy consternado por el atentado contra la vida del primer ministro Fico. Mis pensamientos están con él y sus seres queridos. No hay excusa para ninguna violencia y la condeno en los términos más enérgicos”. Además de su mensaje en X, Sefcovic ha retuiteado los mensajes de varios de los líderes que condenan el atentado.

Junto al mensaje de Sefcovic, también se han mostrado estupefactos comisarios como Paolo Gentiloni, responsable de Economía; Elisa Ferreira, titular de Reformas y Cohesión, y el alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell. “Una vez más asistimos a ataques inaceptables contra representantes políticos”, ha lamentado este último, tras condenar el atentado y solidarizarse con su familia.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Manuel V. Gómez
Es corresponsal en Bruselas. Ha desarrollado casi toda su carrera en la sección de Economía de EL PAÍS, donde se ha encargado entre 2008 y 2021 de seguir el mercado laboral español, el sistema de pensiones y el diálogo social. Licenciado en Historia por la Universitat de València, en 2006 cursó el master de periodismo UAM/EL PAÍS.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_