Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lula ya puede optar a un régimen semiabierto de libertad vigilada, según la Fiscalía

La decisión sobre el cambio de situación depende del Tribunal Superior de Justicia, que no tiene un plazo determinado para tomarla

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, en una imagen de archivo.
El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, en una imagen de archivo. AP

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ya puede dejar la cárcel durante el día, según un dictamen del Ministerio Público Federal. El documento señala que el líder del Partido de los Trabajadores (PT) puede pasar a un régimen semiabierto, lo que supone que Lula podría cumplir el resto de su condena en un estado de libertad vigilada: salir durante el día y permanecer las noches y los fines de semana en un establecimiento carcelario o incluso en su domicilio bajo custodia. Sin embargo, la decisión es del Tribunal Superior de Justicia y no existe un plazo determinado para que sea tomada.

La subfiscal Áurea Lustosa Pierre envió el dictamen al Alto Tribunal para informar de que el político, encarcelado desde el 7 de abril de 2018 por corrupción y lavado de dinero, ya puede pasar al régimen semiabierto, lo que le permitiría salir de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba durante el día para trabajar.

Al presentar el recurso de aclaración, rectificación o enmienda tras el juicio que redujo la pena del expresidente a ocho años, sus abogados indicaron que se había omitido la progresión de grado y alegaron que, de hecho, la pena de Lula tras la reducción sería de siete años y nueve meses, considerando los atenuantes. La defensa también pedía la absolución de su cliente, la nulidad del proceso, el traspaso del proceso a la justicia electoral o, por lo menos, la progresión de grado, pero solo ha conseguido un dictamen positivo con relación al cambio de régimen. Este beneficio se les concede a los condenados que han cumplido una sexta parte de la pena.

“El resultado esperado por la defensa del expresidente Lula para este o cualquier otro recurso es su absolución porque es el único resultado compatible para quien no ha cometido ningún delito”, ha dicho Cristiano Zanin Martins, abogado de Lula, en un comunicado de prensa. En este mismo documento el litigante anticipa la estrategia de la defensa del líder del PT, que consiste en insistir en el régimen abierto para su cliente. 

En las últimas semanas, el expresidente ha concedido una serie de entrevistas, entre ellas, una conversación con EL PAÍS y el periódico Folha de S. Paulo, en abril. En esa ocasión, reforzó su defensa pública y habló sobre su día a día en la prisión. “Siempre tuve la seguridad, desde que empezaron los discursos y el proceso de la operación Lava Jato, de que había un objetivo central, que iba a llegar a mí”, dijo entonces el expresidente.

Las pesquisas de la trama Lava Jato están a punto de llegar a él una vez más. Lula, que acumula un total de ocho procesos penales, fue nuevamente condenado en febrero pasado a 12 años y 11 meses por corrupción. La sentencia fue dictada en primera instancia y se encuentra pendiente de revisión en cortes superiores. De confirmarse esta segunda pena, el líder del PT tendría que permanecer en la cárcel o volver a prisión, en caso de que fuera excarcelado al pasar a un eventual régimen semiabierto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información