Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El inesperado retorno de Leopoldo López

El Gobierno chileno asegura que el dirigente opositor está en la Embajada española en Caracas junto a su esposa

Juan Guaidó y Leopoldo López durante la manifestación de esta mañana en Caracas.

“¡Todos a la calle, todos a la calle!”, gritaba Leopoldo López la mañana de este martes en las avenidas de Caracas después de ser liberado del arresto domiciliario en el que cumplía una condena de 13 años de prisión. El polémico líder de la oposición apareció al lado de Juan Guaidó, el presidente interino reconocido por la Asamblea Nacional, en las cercanías de la base aérea La Carlota. El político estuvo durante varias horas como huésped en la Embajada chilena en Caracas junto a su esposa, Lilian Tintori, hasta que esta noche se han trasladado a la sede diplomática española, según ha asegurado el ministro de Exteriores de Chile, Roberto Ampuero.

"Lilian Tintori y su hija ingresaron como huéspedes [en] la residencia de nuestra misión diplomática en Caracas. Hace minutos se sumó su cónyuge, Leopoldo López, que permanece junto a su familia en dicho lugar. Chile reafirma compromiso con demócratas venezolanos", tuiteó Ampuero. La trayectoria del político venezolano en los últimos años ha sido polémica y convulsa. Su regreso, uno de los más espectaculares de la política venezolana, puede definir el rumbo de la oposición en un momento de gran incertidumbre ante el futuro de Venezuela.

Economista, licenciado en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, con un máster en Políticas Públicas por la Universidad de Harvard, formado desde niño —de acuerdo a una leyenda muy extendida— para la llegada al poder, Leopoldo López Mendoza nació en Caracas el 29 de abril de 1971.

López forma parte de la generación de políticos venezolanos que debutó con la llegada al Gobierno de Hugo Chávez Frías y el arribo del siglo XXI. En el año 2000 fundó, junto a Julio Borges, Henrique Capriles Radonski, Carlos Ocariz y otros jóvenes dirigentes Primero Justicia, una organización de centro e influencias del humanismo cristiano que se convirtió en su momento en una de las promesas de la renovación del panorama de partidos venezolanos y en uno de los símbolos de la oposición al Gobierno de Chávez.

Entonces obtuvo una cómoda victoria como alcalde del municipio de Chacao, una de las jurisdicciones de la clase media alta en Caracas y uno de los bastiones opositores del país. La conquista de este importante espacio de poder proyectó su figura de líder hasta la esfera nacional e impulsó su popularidad a partir de algunos logros de su gestión. Incrementó su fama como dirigente unilateral e impulsivo. Conforme ganaba quilates en las encuestas y arrastre entre las masas, López comenzó a afrontar problemas disciplinarios y políticos con la dirigencia de Primero Justicia, que no lograba controlar sus ambiciones. Enfrentado entonces a Julio Borges, terminó acaudillando una división interna en Primero Justicia en 2006.

Luego de una breve militancia en Un Nuevo Tiempo, partido del cual terminó emigrando, también en malos términos, el opositor se tomó un tiempo para trabajar en el diseño de una organización política propia, a partir de redes populares con liderazgos sociales destacados, que fueran capaces de interpretar con acierto el deseo de cambio político de los venezolanos. Hugo Chávez completaba su primera década al frente del Gobierno en elecciones que aún no eran cuestionadas y las fuerzas opositoras cruzaban el desierto en minoría.

López hizo un paciente trabajo para reclutar para su causa a varios dirigentes sociales, sindicales y profesionales, pero sobre todo estudiantiles, a partir de la denominada generación del 2007 en uno de los puntos altos de la protesta popular frente al chavismo. De ahí emergieron liderazgos como los de Freddy Guevara, David Smolansky, Juan Andrés Mejía y Manuela Bolívar.

De esa fragua nació en 2009 Voluntad Popular, partido del cual es líder. Pese al origen conservador y acomodado de su familia y a las influencias de su formación, el político se empeñó en dotar a su partido de una identidad socialdemócrata como alternativa al chavismo. El partido de López, integrado mayoritariamente por cuadros muy jóvenes, ha sido uno de los más aguerridos y combativos frente a Chávez y Maduro.

El opositor es hijo de Leopoldo López y Antonieta Mendoza. Ambos tienen una posición social alta e intereses que producen cierta polémica y ruido en la carrera política de su hijo. Su esposa, Lilian Tintori, durante su juventud fue deportista y locutora de radio. Ha tenido tres hijos con López y ha protagonizado una llamativa metamorfosis como comprometida activista de derechos humanos, completamente inmersa en la causa de la liberación de su esposo y del resto de los presos políticos de Maduro.

Aunque siempre ha sido muy popular, López tiene una visible franja de adversarios dentro del campo opositor. Se le fustigan sus ambiciones y su individualismo, sobre todo después de las masivas protestas populares del año 2014 (que terminaron condenándolo a prisión) con las que se intentó forzar a Maduro a convocar una consulta popular sobre su permanencia en el poder.

A pesar de que ha sido acusado de boicotear para sus propios fines los acuerdos unitarios de la oposición y de desarrollar políticas a espaldas del movimiento democrático, su partido, Voluntad Popular se ha convertido en uno de los puentes que facilita los acuerdos entre la disidencia venezolana. Ese equilibrio se ha expresado en el liderazgo de Juan Guaidó.

López es, además, una de las figuras más detestadas e impopulares para el chavismo, movimiento que, antes de llevarlo a la cárcel, lo acosó y agredió en infinidad de eventos callejeros y televisivos. Sus enemigos han hecho esfuerzos infructuosos por implicarle en casos de corrupción y le impidieron, alegando razones administrativas, participar en las elecciones a la alcaldía de la capital en 2008, cuando todas las encuestas vaticinaban su victoria.

Preso en la cárcel militar de Ramo Verde, López observó un comportamiento retador y desobediente que le hizo objeto de un tratamiento hostil por parte de las autoridades. Hace tres años se le conmutó la pena de cárcel por el arresto domiciliario. Convertida la prisión en su condición natural, las polémicas en torno a su figura habían ido aplacándose algo. Hasta este martes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información