Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fujimorismo reaviva el ataque a la igualdad de género en las aulas en Perú

El proyecto de ley de una congresista pretende eliminar ese enfoque de los textos escolares, alegando que ocasiona “cáncer y sida”

La congresista Tamar Arimborgo.
La congresista Tamar Arimborgo. facebook

Un sector del partido fujimorista Fuerza Popular y de grupos evangélicos intentan desde 2016 prohibir el enfoque de igualdad de género en los programas educativos de Perú con el argumento de que buscan “homosexualizar” a los estudiantes. La congresista fujimorista Tamar Arimborgo reaviva ahora la polémica al presentar un proyecto de ley que pretende eliminar de los libros de texto y de las políticas públicas los “conceptos de la ideología de género”, porque estos producen “cáncer y sida”.

El enfoque de género, tal como lo describe el Ministerio de Educación de Perú, “reconoce que hombres y mujeres son diferentes biológicamente, pero iguales en derechos, deberes y oportunidades”. Además, fomenta que los estudiantes “se formen en valores de respeto y tolerancia, rechazando todas las formas de discriminación”.

El proyecto de la parlamentaria fujimorista, no obstante, daba un plazo de 30 días al Ejecutivo para que descartara “todos los documentos, materiales de uso público, textos escolares y materiales educativos que contengan o desarrollen conceptos de la ideología de género, bajo cualquier denominación” y que se dirijan a niños y adolescentes.

En la exposición de motivos de la iniciativa de ley, Arimborgo sostiene que “la imposición del enfoque de género en las políticas públicas” ha causado “grave daño a la niñez y la juventud”, y menciona como consecuencias: “disforia de la identidad sexual, alta tasa de suicidio infantil y juvenil, entre otros efectos negativos como el cáncer y el sida”.

La propuesta ha sido criticada en medios de comunicación y redes sociales, por ello el portavoz de Fuerza Popular, el congresista Carlos Tubino este martes dijo que le ha pedido a Tarimborgo que retire el proyecto pese a haber sido uno de los nueve fujimoristas que lo firmó. “Se le dijo a la congresista que hiciera correcciones, cosa que veo que no ha hecho”, agregó.

Tubino añadió, en declaraciones a una radio, que cuando lo firmó no se había fijado en la mención “al cáncer y al sida”. Sin embargo, en la página web del Congreso, la iniciativa de ley aún no figura como retirada. Un colectivo ciudadano que defiende que el enfoque de género sea aplicado en el currículo educativo, Madres en Acción, dio la alerta tras la presentación del proyecto el 11 de enero.

“Queremos hacerles saber que no descansaremos en la lucha para exigir que se apliquen políticas públicas que nos ayuden a combatir la violencia machista que acaba día a día con las vidas de nuestras niñas y mujeres. Rechazamos todo intento de seguir obstaculizando el desarrollo social de nuestro país, así como la violación a nuestros derechos”, comentaron en su página de Facebook.

El ministro de Educación, Daniel Alfaro, reaccionó por la tarde a la polémica y comentó el proyecto con cronistas parlamentarios. “El enfoque de igualdad de género busca identificar esos estereotipos que generan diferencias entre hombres y mujeres de edades muy tempranas y erradicarlos en el colegio. Es uno de los siete enfoques transversales del currículo para mejorar las habilidades ciudadanas para vivir y así poder generar más igualdad en el futuro. Es muy lejano a poder originar cualquier enfermedad”, expresó.

Casi a la misma hora, en una ciudad de la selva norte, la autora del proyecto de ley se reafirmó en su propuesta y rechazó las críticas. “Han buscado extraer el espíritu de la norma: que ningún tipo de ideología de género puede estar en la política publica que atañe directamente a nuestros niños. Género es una palabra que está generando demasiada confrontación. Hago un llamado a los padres de familia a que vean que en los textos escolares están hipersexualizando a los niños”, refirió Arimborgo.

Perú cerró 2018 con 147 feminicidios, la cifra anual más alta en nueve años y un 21% superior a los casos reportados en el año anterior, según la Defensoría del Pueblo. Expertos en violencia de género y salud mental indican que esta tendencia, que continúa en aumento en lo que va de este año, solo puede ser contrarrestada con una educación que transforme la cultura machista que predomina en el país sudamericano.

En 2017, un colectivo opuesto al enfoque de género en la educación, llamado Padres en Acción, planteó un recurso ante la justicia –una demanda de acción popular– y logró bloquear parcialmente la aplicación de dichos programas. La decisión final está pendiente desde octubre en la Corte Suprema, pues después de un empate de votos entre los magistrados, tuvieron que convocar a una jueza que dirima el caso.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >