La ley de plazos minimiza las muertes por abortos clandestinos en Uruguay

Entre 2001 y 2012, antes de la legalización de la interrupción del embarazo, las cifran oficiales estiman que fallecieron 31 mujeres. Ahora, esta tasa es casi cero

Una manifestación en Montevideo en apoyo a la legalización del aborto en Argentina, este miércoles.
Una manifestación en Montevideo en apoyo a la legalización del aborto en Argentina, este miércoles. AP

Uruguay autoriza desde 2012 la interrupción del embarazo en las primeras 12 semanas. Solo este país, Cuba y Guyana tienen una ley de plazos en Latinoamérica. Entre 2001 y 2012, antes de su aplicación, las cifras oficiales estiman que fallecieron 31 mujeres por abortos clandestinos en Uruguay. Desde la aprobación de la ley, esta tasa es casi igual a cero. 

Más información

La legalización fue la respuesta política a una demanda social —la mayoría de la población, de unos 3,4 millones de habitantes, aprobaba la medida—, pero el proceso de despenalización había empezado más de una década antes, cuando los médicos del principal hospital materno-infantil del país —el Pereira Rossell de Montevideo— se enfrentaron a varios casos de muertes por aborto ilegal en poco tiempo y decidieron poner en marcha un sistema de prevención en el límite de legalidad.

El pilar del cambio fue la construcción de un sistema estadístico, basado en datos hospitalarios, que permitió definir el alcance del problema y hacer un seguimiento continuado. Uruguay se ha destacado en la región por ese esfuerzo en acumular información fiable, que ha permitido abrir un debate documentado sobre la interrupción del embarazo. Después, equipos de ginecólogos, obstetras, parteras y psicólogos (principalmente en el Pereira Rossell) empezaron a orientar a las mujeres que querían abortar para que lo hicieran de manera segura.

Así, generalizaron el uso del misoprostol, utilizado para tratar las úlceras, pero declarado medicamento esencial por la Organización Mundial de la Salud por sus propiedades para inducir el aborto evitando las hemorragias. Los médicos uruguayos no lo podían recetar, pero explicaban cómo utilizarlo y recibían a las mujeres en sus consultas en el proceso de interrupción del embarazo.

Objeción

La compra del fármaco debía hacerse en el mercado negro, algo que fue cada vez más fácil en todo el país. El uso del misoprostol (o cytotec) es desde hace varios años algo generalizado en muchos países de Latinoamérica donde la interrupción del embarazo está prohibida.

Entre 2008 y 2011, por primera vez en la historia de Uruguay, no se registró ninguna muerte por interrupción clandestina del embarazo, lo que le valió al sistema de prevención uruguayo el reconocimiento internacional y varios premios. Además, el esquema de actuación ha sido copiado por otros hospitales de Latinoamérica. A pesar del rechazo de la ley de plazos en Argentina, donde el Senado tumbó el jueves el proyecto, desde 2007 en las policlínicas de la provincia de Buenos Aires se aplica el protocolo uruguayo con el beneplácito del Ministerio de Salud. Así, en esa zona de Argentina, las muertes maternas por aborto inseguro se redujeron de 32 a 11 entre 2011 y 2014, según un estudio de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia.

No obstante, la implementación de la ley que permite el aborto dentro de las 12 primeras semanas no ha sido un camino de rosas en Uruguay. Un 30% de los médicos del país se han declarado objetores de conciencia y rechazan participar en los procedimientos. La cifra alcanza el 40% en los departamentos del interior de Uruguay, lo cual afecta especialmente a las mujeres de las zonas rurales. En el departamento de Salto, todos los ginecólogos y obstetras se han declarado objetores de conciencia, lo que obliga al Ministerio de Salud a desplazar especialistas desde Montevideo para atender a las mujeres que desean abortar. 

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción