Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela ofrece apoyo para defender a Daniel Ortega

El canciller Arreaza acusa a EE UU de interferir en Nicaragua

El canciller venezolano, Jorge Arreaza durante un acto de apoyo a Ortega en Nicaragua
El canciller venezolano, Jorge Arreaza durante un acto de apoyo a Ortega en Nicaragua EFE

En medio de la crisis política de Nicaragua, que suma más de 350 muertos en tres meses de intensas protestas, el canciller venezolano Jorge Arreaza ofreció el jueves durante una visita oficial apoyo para “defender” la soberanía del país centroamericano. “Presidente Daniel Ortega, si los revolucionarios de Venezuela tuviésemos que venir a Nicaragua a defender la soberanía y la independencia nicaragüense, a ofrendar nuestra sangre por Nicaragua, nos iríamos como Sandino a la montaña de la Nueva Segovia”, dijo durante la conmemoración de los 39 años de la Revolución Sandinista, en la que los cancilleres de Venezuela y Cuba fueron los únicos representantes de máximo nivel que acompañaron a Ortega.

El ministro de Exteriores venezolano acusó a Estados Unidos de repetir un “patrón golpista” en el país centroamericano. “Una responsabilidad sobre Nicaragua pesa hoy porque, si el imperio norteamericano tuviera éxito con el uso de este patrón golpista de sublevación burguesa, lo aplicarían en Venezuela y donde quiera que haya un movimiento progresista y un pueblo libre en el poder”, Aseguró Arreaza. “Pero, si son derrotados en Venezuela y son derrotados en Nicaragua, se les acabará la historia entonces”, agregó.

Con altos niveles de impopularidad, los Ejecutivos de Nicaragua y Venezuela han enfrentado las protestas antigubernamentales con el uso excesivo de la fuerza, acompañado de la participación de grupos de choque parapoliciales que actúan junto a las autoridades.

Este esquema se vivió durante las manifestaciones en Venezuela de 2014 y 2017, en ambos casos con centenares de muertos y miles de heridos.La declaración del canciller Arreaza genera preocupación frente a las denuncias que han hecho manifestantes nicaragüenses sobre la supuesta presencia de militares venezolanos y cubanos que acompañan a las “fuerzas combinadas” que utiliza el Gobierno de Ortega para disolver las protestas.

“Reiteramos nuestra solidaridad con Nicaragua frente a las acciones injerencistas e intentos de desestabilizar a la nación, que ha provocado lamentables pérdidas de vidas y cuantiosos daños materiales, que atentan contra la seguridad ciudadana y los avances económicos y sociales”, afirmó Arreaza, a lo que Ortega agradeció con un apretón de manos. “Nos ha hablado con el corazón cuando habla de la disposición de los venezolanos de acompañar nuestras batallas”, agradeció el mandatario.Grupos de choqueLa crisis nicaragüense guardia similitudes con la venezolana en la propia retórica del conflicto.

Ambos Gobiernos han calificado a los manifestantes de “terroristas” y “golpistas”. Las movilizaciones de los dos países se han centrado en exigir la renuncia de los presidentes. La presión internacional, con sanciones de Estados Unidos, ha contribuido a aislar a ambos Gobiernos, que han ondeado la bandera del diálogo y la negociación, principalmente para ganar tiempo, a la par que han emprendido un feroz esquema de represión de las protestas con el uso de grupos parapoliciales.

En el caso de Nicaragua, sin embargo, las Fuerzas Armadas han declarado su apego a la Constitución, lo que marca una diferencia con el conflicto venezolano, en el que los militares se mantienen leales al Gobierno de Nicolás Maduro y fueron los principales actores en la represión de las protestas del año pasado.

Esta especie de punto débil de la sanguinaria estrategia de Ortega, que ha aplacado las manifestaciones principalmente con los grupos de choque, podría encontrar respuesta en el ofrecimiento del canciller venezolano.

Una relación vinculada a la ayuda petrolera

Venezuela y Nicaragua han sido aliados incondicionales desde los tiempos de Hugo Chávez. La relación de ambos Gobiernos se cimentó a través del músculo de Petrocaribe, un ambicioso mecanismo de subsidios petroleros a países de la región, hoy venido a menos por la crisis en la industria petrolera venezolana.

El apoyo político mutuo se ha mantenido ante los organismos multilaterales en los que se ha puesto en tela de juicio el carácter democrático de ambas Administraciones. Los dos votan en bloque en la Organización de Estados Americanos (OEA).

Más información