Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRONOLOGÍA

Nicaragua: tres meses de protestas y más de 300 muertos

Las manifestaciones iniciadas en contra de una reforma de la Seguridad Social canalizaron el descontento de la población en contra del presidente sandinista Daniel Ortega

Sede del FSLN que fue ocupada por manifestantes en Diriamba, a 40 km de Managua, el 14 de junio.

Cuando se cumplen tres meses de las protestas contra el régimen de Daniel Ortega, las fuerzas gubernamentales asediaron durante casi ocho horas la ciudad de Masaya, que se ha convertido en bastión de la oposición a su Gobierno. Han sido semanas de intensa violencia en Nicaragua desde que los ciudadanos salieron a las calles para protestar en contra de una reforma por decreto de la Seguridad Social el pasado abril. Fue la gota que colmó el vaso. La dura represión a las manifestaciones y el descontento que arrastraba la población después de once años del Gobierno de Ortega derivó en una oleada de protestas pidiendo su dimisión. Sus partidarios y grupos irregulares armados también han salido a las calles donde ha habido enfrentamientos. La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANDPH) recoge ya un balance de 351 muertos. La iglesia Católica ha tratado de mediar en un diálogo para una salida pacífica, la comunidad internacional ha presionado exigiendo el cese de la represión, pero la herida sigue abierta.

18 de abril. Protesta y represión

Las protestas comenzaron después del anuncio de una reforma del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), impuesta por decreto por el presidente Ortega, que aumentaba las contribuciones de trabajadores y empresarios e imponía una retención del 5% a los jubilados. La institución estaba al borde de la quiebra por mala gestión. Esta imposición fue el detonante de un descontento que se ha ido fraguando después de 11 años del presidente sandinista que ha gobernado Nicaragua a golpe de decretos, con un férreo control del Ejército y la Policía, y ayudado por el derroche de la cooperación venezolana, como explica el periodista de EL PAÍS Carlos Salinas.

Grupos de jubilados, empresarios y universitarios que salieron a protestar contra el paquete reformista fueron amedrentados por miembros de la Juventud Sandinista, simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación (FSNL) y grupos de desconocidos en moto —algunos con camisetas con logos gubernamentales— atacaron a los civiles. Ocho personas resultaron heridas, incluidos varios periodistas.

19 de abril. Primeros muertos

La protesta se generaliza y se extiende a otras ciudades. Hay cacerolazos y los estudiantes mantienen sus reivindicaciones en las principales universidades de Managua y León (oeste). Los antimotines reprimen a los estudiantes, mueren tres personas, dos estudiantes y un policía. Darwin Manuel Urbina, Hilton Rafael Manzanarez (policía), Richard Edmundo Pavón. Ortega ordena el cierre de las dos principales cadenas de televisión independientes y un canal de la Conferencia Episcopal. 

Los empresarios piden diálogo.

Ortega, de 72 años, participó en la revolución sandinista que acabó con el régimen del dictador Anastasio Somoza. El mandatario fue presidente entre 1979 y 1990 y volvió al poder en 2007. Desde entonces, la población de acusa de haberse alejado del espíritu aquella revolución y haber forjado un gobierno clientelar en el que su esposa, Rosario Murillo, ejerce la vicepresidencia.

20 de abril. Continúa la represión

Continúa la represión contra manifestantes por parte de los antimotines y grupos de simpatizantes del Gobierno motorizados. Se abren centros de acopio y se crean brigadas médicas de apoyo. Francotiradores ubicados en el Estadio Nacional, disparan contra los jóvenes que se refugiaban o apoyaban a los estudiantes desde la catedral de Managua. Es asesinado Álvaro Conrado, de 15 años. La Iglesia católica intenta mediar. La Catedral Metropolitana es atacada por antimotines y más de 500 personas quedan atrapadas. Un grupo de Estudiantes se refugia en la Universidad Politécnica.

21 de abril. Abajo los ‘árboles de la vida’

En Managua los manifestantes derriban la primera estructura de los “Árboles de la Vida”, un acto simbólico de rebelión contra el Gobierno. La vicepresidenta Rosario Murillo, esposa del presidente Ortega, ordenó instalar esas figuras en 2013 como alegoría mística, que costaron más de dos millones de dólares. (Murillo es promotora de una rara doctrina que mezcla catolicismo, misticismo, símbolos prehispánicos y sandinismo).

Las protestas contra la reforma de INSS derivan en una proclama exigiendo la renuncia de la pareja presidencial. Ortega –que no había dado la cara durante la crisis– comparece acompañado por el jefe del Ejército, Julio César Avilés, y dice que negociará sólo con los empresarios una nueva reforma del INSS.

22 de abril. Ortega da marcha atrás

El presidente anuncia la retirada de la reforma de la Seguridad Social, que en menos de una semana ha provocado una treintena de muertos en los enfrentamientos con las autoridades. Se recrudecen los choques y Ortega ordena el despliegue del Ejército en ciudades clave del país, incluida la capital. El periodista Miguel Ángel Gahona murió mientras filmaba las protestas.

23 de abril. Premio Cervantes

El escritor nicaragüense recibe el premio Cervantes, que dedica a “los nigaragüenses asesinados estos días por reclamar justicia”, dijo ante el rey de España. Durante su estancia en Madrid participó en una concentración en la Puerta del Sol en una jornada de solidaridad con sus compatriotas, a la que acudió acompañado de la también escritora nicaragüense Gioconda Belli. Su presencia resulta de singular importancia. Ramírez fue vicepresidente con Ortega en su primera fase de Gobierno hasta que fue derrotado en las urnas en 1990. La deriva del autoritarismo de Ortega ha hecho que muchos de sus antiguos aliados se hayan convertido en críticos con su Gobierno, aunque aseguran mantener el espíritu sandinista.

24 de abril. Estudiantes liberados

Los campesinos convocan un paro nacional hasta que se cumplan las peticiones de los estudiantes atrincherados en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), que exigen la liberación de sus compañeros. Ese día 120 estudiantes que habían sido llevados a la prisión La Modelo son liberados y denuncian torturas.

27 de abril. Comisión de la verdad

Después de varios días de protestas ininterrumpidas, el Gobierno anuncia la creación de una comisión de la verdad, calificada como una “farsa” por el director para las américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco. El chileno denunció que el 6 de mayo, una junta de siete legisladores —de los cuales cinco pertenecen al partido de Ortega— eligieron a los cinco miembros que integrarían la comisión. Ese mismo día, el bloque mayoritario de Ortega en el Congreso ratificó su designación.

1 de mayo. Baño de masas

El mandatario sandinista, arropado por sus seguidores, no reconoce la violencia del Gobierno desatada contra miles de nicaragüenses que piden el fin de su régimen y acusa a los manifestantes de “incitar a la violencia”. Los enfrentamientos ya dejan un balance de 43 muertos.

5 de mayo. Movimiento estudiantil

Se crea la coalición Universitaria, formada por los cinco movimientos estudiantiles más representativos: Movimiento Universitario 19 de Abril, Movimiento Estudiantil 19 de Abril, Alianza Universitaria Nicaragüense, Movimiento Universitario 19 de Abril UNA, Coordinadora Universitaria por la Justicia y la Democracia. Continúan las manifestaciones en las ciudades de Managua, Chinandega, León y Estelí. Los obispos de Nicaragua exigen “esclarecer a fondo” las muertes en las protestas estudiantiles.

17 de mayo. Visita de la CIDH

Un grupo de representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llega a Nicaragua para observar la situación y recoger las denuncias de la población civil. Al final de su estancia publican un informe en el que confirma 76 muertos, 868 heridos y 438 personas detenidas arbitrariamente. Recomienda crear un mecanismo de investigación internacional, independiente, para esclarecer los hechos de abril. Se crea el “Grupo de Apoyo de Madres de Abril”.

18 de mayo. Diálogo nacional

Primera jornada del diálogo nacional, hay una tregua de 72 horas que no se respeta y los estudiantes son agredidos en la Universidad Agraria. Después de varias jornadas, las conversaciones quedan suspendidas al no detenerse la violencia y la represión.

30 de mayo. “Madre de todas las marchas”

Con motivo del día de la madre en Nicaragua convocan una gran marcha que arranca en la Carretera a Masaya y acaba en Universidad Centroamericana pidiendo la salida de Ortega. Hubo al menos 15 muertos y decenas de heridos. Las madres de las víctimas de la represión portaban las imágenes de sus hijos asesinados. La patronal rompe con Ortega y pide su salida. El presidente responde: “Nicaragua nos pertenece a todos y aquí nos quedamos todos”.

12 de junio. Propuesta de EE UU

En un sorpresivo movimiento, Ortega ofreció a Estados Unidos una propuesta para adelantar las elecciones, como una salida a la crisis política. Así se lo transmitieron el fin de semana la embajadora estadounidense en Managua, Laura Dogu y Caleb McCarry, delegado del Comité de Relaciones Exteriores del Senado enviado a Managua, a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) y la Alianza que participan en el Diálogo Nacional para solucionar la crisis.

Un partidario de Ortega sostiene una bandera del partido sandinista FSLN apoyado en un mural el 26 de mayo.
Un partidario de Ortega sostiene una bandera del partido sandinista FSLN apoyado en un mural el 26 de mayo. AP

13 de junio. Pulso a Ortega

La patronal de Nicaragua convoca una huelga nacional para presionar a Ortega. Exige al mandatario que cese la represión y acepte negociar su salida pacífica de la crisis y pide una agenda de “democratización” y su renuncia y adelanto de las elecciones. Calculan que la crisis ha causado pérdidas de 600 millones de dólares al país.

15 de junio. Vuelta al diálogo

La Conferencia Episcopal de Nicaragua anuncia la reanudación de las conversaciones. El gobierno y la oposición acuerdan invitar a observadores internacionales de derechos humanos para investigar las muertes violentas. Al día siguiente, avanzan agenda de democratización del país, que incluye la propuesta de adelantar las elecciones presidenciales de 2021 a marzo de 2019.

17 de junio. La violencia continúa

Horas después de que se firmen los primeros acuerdos, seis miembros una familia –incluidos dos niños- murieron calcinados en un ataque a su vivienda. Los testigos aseguran que el ataque lo cometieron grupos “parapoliciales” del Gobierno. “Este crimen revela un escalamiento de la brutal represión del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo”, denunció el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH). La organización lamenta que en estos 60 días otros 12 menores han sido asesinados.

18 de junio. Comisión internacional

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, plantea que la situación en Nicaragua "bien podría merecer" la creación de una investigación internacional. Estaba previsto la reanudación del Diálogo Nacional, que finalmente se retrasó una semana y contó con representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

19 de junio. Masaya "territorio libre"

Los habitantes de Masaya declaran su ciudad "territorio libre" del régimen de Ortega. Nuevos enfrentamientos dejan al menos tres muertos y treinta heridos. En los siguientes días aumenta la represión contra los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN).

7 de julio.- Más de 300 muertos

La violencia se recrudece de nuevo. Nuevos enfrentamientos entre sectores de la población y fuerzas gubernamentales en las ciudades de Jinotepe y Diriamba, a unos 40 kilómetros de la capital, en los que murieron 21 personas. La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANDPH) recoge un balance de 351 muertos.

9 de julio. Ataque a religiosos

Grupos leales al presidente atacan al cardenal Leopoldo Brenes, junto a obispos de la Conferencia Episcopal y el representante del Vaticano, Stanislaw Waldemar Sommetarg, cuando intentaban mediar en Diriamba, ciudad asediada por grupos de simpatizantes del mandatario armados. A consecuencia del incidente se suspenden las mesas de trabajo para el diálogo. Se suce

13 de julio. Paro y repliegue

Continúan las manifestaciones en Managua y otras ciudades exigiendo la renuncia de Ortega. La patronal lanza un nuevo pulso a Ortega convocando un paro nacional, mientras los sandinistas hacen una demostración de fuerza con una caravana desde Managua a Masaya para conmemorar el "repliegue" táctico que hicieron los sandinistas hacia esa ciudad durante la revolución antes de derrocar al dictador Anastasio Somoza. Las autoridades ponen en marcha una ofensiva bautizada como “operación limpieza” por las organizaciones de derechos humanos, cuyo objetivo es retirar las barricadas levantadas en el país. Surgen focos de resistencia enMasaya, Diriá y Catarina y nuevas víctimas.

16 de julio. Presión internacional

A punto de cumplirse tres meses de protestas, represión y varios intentos fallidos de diálogo, Estados Unidos, el secretario general de la ONU y 13 países latinoamericanos, entre ellos México, exigen el fin de la violencia policial en el país centroamericano. El número de muertos ya es un número totalmente inaceptable. Es evidente que hay un uso letal de la fuerza por entidades ligadas al Estado que no es aceptable. Por eso mismo es tan importante que termine la violencia y que el diálogo político permita encontrar una solución inclusiva”, dijo el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

17 julio. Asalto a Masaya

Más de 1.500 efectivos del Ejército, la Policía y paramilitares asedian la ciudad de Masaya y lanzan un fuerte ataque contra su barrio indígena de Monimbó. El líder de la oposición Medardo Mairena es acusado de terrorismo y tentativa de romper el orden constitucional del país. La Organización de Estados Americanos (OEA) convoca para el 18 de julio una sesión extraordinaria para abordar la crisis nicaragüense cuando entra en su tercer mes.

21 de julio. Obispos “golpistas”

El presidente arremete contra los religiosos durante la celebración del 39 aniversario de la revolución sandinista, en un evento en el que acudió el cuerpo diplomático acreditado en el país, incluido el representante del Vaticano, Stanislaw Waldemar. Por su parte, la Iglesia, que dijo “no sufre por ser calumniada (…), sufre por quienes han sido asesinados”, convocó a los feligreses a una jornada de ayuno.

24 de julio. Seguir en el poder

En una inusual entrevista con un medio estadounidense, Ortega rechaza adelantar las elecciones como le ha pedido la oposición y la comunidad. El mandatario nicaragüense considera que convocar unos comicios crearía “inestabilidad, inseguridad y empeoraría las cosas". "Nuestro período electoral finaliza con las elecciones de 2021”, enfatizó en al canal conservador Fox News.

25 de julio. Diálogo con Trump

Cuando se cumplen 100 días de la crisis Ortega asegura haber “derrotado el golpe”. En una entrevista con el canal interestatal Telesur, acusa de “intervencionismo” a Estados Unidos y cree que sería “ideal” un diálogo con su homólogo estadounidense, Donald Trump para tratar sobre las políticas del país respecto a Nicaragua. La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó por unanimidad una resolución que condena "la persecución y los asesinatos de manifestantes pacíficos" y piden al gobierno de Donald Trump que sancione a los responsables. 

Puede seguir toda la actualidad sobre Nicaragua aquí

Más información