Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo Mexicano de Negocios carga contra López Obrador: “Así no”

El candidato de Morena responde a la organización empresarial: "Se sienten dueños del país"

Alejandro Ramírez (CMN) y Juan Pablo Castañón (CCE) conversan, el martes, con el jefe del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Juan Díaz de la Torre.
Alejandro Ramírez (CMN) y Juan Pablo Castañón (CCE) conversan, el martes, con el jefe del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Juan Díaz de la Torre. CUARTOSCURO

Los empresarios mexicanos y Andrés Manuel López Obrador vuelven a chocar. El Consejo Mexicano de Negocios (CMN) ha publicado este jueves un duro desplegable en prensa contra el candidato de Morena a la presidencia del país norteamericano, en el que rechaza "categóricamente" las "expresiones injuriosas y calumniosas" de López Obrador contra "varios de sus miembros". La dura crítica del citado consejo empresarial llega después de que el líder de la formación de izquierdas, favorito en todos los sondeos para ganar las elecciones del próximo 1 de julio, dijese que los empresarios Alberto Baillères (presidente del Grupo Bal, dueño de Industrias Peñoles), Germán Larrea (Grupo México), Eduardo Tricio (Grupo Lala), Claudio X. González (presidente de Kimberly Clark México) y Alejandro Ramírez (Cinépolis y máximo responsable del propio CMN) de haber urdido un plan para que el tercer contendiente en la carrera electoral, José Antonio Meade (PRI), declinase en favor de Ricardo Anaya, el aspirante con más opciones de imponerse a López Obrador.

El martes, el candidato de Juntos Haremos Historia —la coalición integrada por Morena (izquierda), Encuentro Social (conservador) y el Partido del Trabajo (izquierda)— afirmó que Anaya se había reunido el mes pasado con este grupo de empresarios para trazar un plan que llevaría al candidato de PAN (centroderecha), PRD (centroizquierda) y Movimiento Ciudadano (centro) a la presidencia de México. El propio portavoz de Meade, Javier Lozano, reconoció esta semana que entre las élites mexicanas se están produciendo presiones para que se forme un frente anti-López Obrador.

"Condenamos que un candidato a presidencia de la República recurra a ataques personales y a descalificaciones infundadas", subraya el CMN en el desplegado, publicado en los principales diarios mexicanos bajo el título Así No. "Es preocupante que [López Obrador] (...) denoste a quienes no comparten sus ideas. Estamos siempre abiertos al diálogo (...), pero exigimos respeto. No es denigrando ni calumniando como se establece y fortalece una relación constructiva y de confianza con el sector productivo y empresarial de México", agrega la organización, cuyas empresas emplean —según sus cifras— a 1,5 millones de mexicanos. En el desplegable, el Consejo Mexicano de Negocios recuerda que el sector privado genera el 90% de los puestos de trabajo formales del país norteamericano. La patronal Coparmex, que reúne a 1.600 compañías responsables de casi la tercera parte del PIB mexicano, ha respaldado explícitamente la crítica frontal del CMN a López Obrador. Fuentes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) —del que forma parte el propio CMN— también han expresado, en declaraciones a este diario, su "sintonía" con el texto. 

La respuesta de López Obrador no se ha hecho esperar. "[Estos empresarios] se sienten dueños del país", ha replicado, a mediodía, el líder de Morena. "Tienen confiscadas las instituciones. Es una minoría rapaz; un pequeño grupo que hace y deshace", ha cargado en declaraciones recogidas por varios periódicos. "Le han hecho mucho daño al país, porque ellos son responsables de la tragedia nacional. No quieren que haya un cambio de régimen".

No es el primer choque entre los representantes empresariales y López Obrador en lo que va de campaña electoral. Hace poco más de dos semanas, el hombre más rico de México, Carlos Slim, criticó —sin nombrarlo en ningún momento— los planes del cabeza de cartel de Morena de cancelar el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México en caso de ganar los comicios presidenciales de este verano. "Suspendería el crecimiento", dijo el máximo accionista de América Móvil y del Grupo Carso, una de las figuras más influyentes de México. En aquella ocasión, la respuesta de López Obrador tampoco se demoró: "Que lo haga con su dinero", afirmó al tiempo que le pedía "serenidad y tranquilidad".

Entonces, el cruce de declaraciones también alcanzó al presidente del CCE, Juan Pablo Castañón, quien, en una entrevista con EL PAÍS, acusó al político de "no estar dispuesto a escuchar" en lo referente a esta infraestructura, la mayor obra civil en México en las últimas décadas. Hoy ha ido más allá: "Lo que vemos es que no hay tolerancia para las discrepancias y, en eso, seremos firmes. [Los proferidos por López Obrador] son calificativos y apelativos que no corresponden y son indignos. Ni somos ladrones, ni explotadores, ni privilegiados que solo abusan. Eso también es una discrminación".

La promesa de revocar la construcción del aeropuerto —ya en marcha— y la potencial reversión de la reforma energética aprobada en el sexenio de Enrique Peña Nieto (PRI), que permitió la entrada de inversión privada en el sector petrolero y sentó las bases para la liberalización parcial del precio de los carburantes, han sido los dos puntos del programa de López Obrador que más han irritado al sector privado mexicano. La tensión está garantizada para lo que resta de campaña.