Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pemex no verificó la calidad del 93% de la gasolina que importó en un año

La división de refinación recibió durante 2014 combustible que no cumplió con la calidad solicitada, revela un informe de la Auditoría Superior de la Federación

Una gasolinera en la Ciudad de México.
Una gasolinera en la Ciudad de México.

La división de refinación de petróleos Mexicanos (Pemex) no realizó en su totalidad las pruebas de calidad al 56,7% de las gasolinas que importó durante 2014. Tampoco contó con los reportes de inspección que acreditaran que se hayan realizado las pruebas de calidad y cantidad en el 36,5% de las descargas de gasolina, revela un informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), el órgano fiscalizador mexicano. “Se detectaron descargas de gasolinas sin reportes de inspección o diferencias en los resultados reportados de las pruebas de laboratorio”, se asentó en el documento.

Pemex Refinación es un organismo subsidiario que se encarga de producir y distribuir combustibles en los Estados del país. Para atender la demanda de gasolina cuenta con seis refinerías en las entidades de Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz, Hidalgo y Guanajuato, pero debido a que la producción de barriles es insuficiente, desde 1992 contrató a la empresa P.M.I. Trading para importar producto y así completar la demanda de abasto de combustibles que se requiere en México. En 2014 la división de Pemex produjo 425.200 barriles diarios e importó otros 365.500.

La Auditoría Superior seleccionó 312 reportes de inspección de la subsidiaria para revisar la calidad de 37,4 millones de barriles de gasolina. En 183 informes (56,7%) las pruebas de calidad no se realizaron en su totalidad, ya que no contienen los resultados de las pruebas de temperatura, periodo de inducción, contenido de fósforo y número de octanos, entre otros indicadores.

Refinación no contó con 114 reportes de inspección (36,5%), por lo que no acreditó que se hayan realizado las pruebas de calidad y cantidad establecidas en diversos convenios. “No nominó a un inspector independiente para realizar una inspección de calidad de las gasolinas recibidas, por lo que no se garantizó que el producto distribuido en el país cumplió con los estándares requeridos”, se establece en la auditoría.

En otros ocho reportes que amparan la calidad de las gasolinas de importación, los datos del análisis no coinciden con los del inspector independiente, en cuanto a las pruebas de temperatura final de ebullición, corrosión, aromáticos y olefinas, entre otros parámetros. Tras esta observación hecha por el órgano auditor, la subsidiaria de Pemex y el inspector independiente conciliaron y corrigieron las ocho observaciones. 

Los estándares de calidad y cantidad para la carga y descarga del combustible son verificadas y certificadas por un inspector independiente que designa y paga el vendedor, en este caso la compañía P.M.I. Trading. La Auditoría Superior considera que esto coloca a Pemex Refinación en una situación de desventaja, ya que el inspector “pierde imparcialidad” en la medición del producto. Sin embargo, la subsidiaria considera que esto no es perjudicial, ya que su personal de almacenamiento y reparto de las terminales marítimas y de las refinerías es el responsable de supervisar y avalar los reportes de certificación elaborados por el inspector.

P.M.I. Trading es la única empresa con la que el área de refinación de la petrolera estatal puede realizar operaciones de importación de petrolíferos. Pemex alertó a la Auditoría mexicana que de llegar a una rescisión del contrato "se estaría eventualmente imposibilitado de completar la demanda de abasto de combustibles en el país".

El órgano superior de fiscalización pidió a la unidad de responsabilidades de Pemex que realice las investigaciones necesarias e inicie el procedimiento administrativo correspondiente en contra de los servidores públicos que omitieron realizar las obligaciones que debían.

Más información