Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallinazos con GPS a la caza de basura

Diez aves con cámaras GoPro sobrevuelan Lima y ofrecen información sobre la acumulación de residuos en la capital peruana

Dos de las aves utilizadas para el control de la basura en Lima.
Dos de las aves utilizadas para el control de la basura en Lima.

“Es tan común que las cosas que están bastante cerca no se miran...”, dice a EL PAÍS el biólogo César Arana al comentar que por primera vez un equipo de biólogos estudia en Lima a los gallinazos —una de las seis especies de buitres que existen en Perú—, característicos del paisaje de la capital peruana. La investigación es posible después de haber equipado a 10 aves con GPS y cámaras que envían datos sobre puntos de acumulación de basura, información que es también usada en una campaña de publicidad para que los ciudadanos alerten de focos de contaminación en las calles.

Arana, coordinador de la división de ecología del Museo de Historia Natural de la Universidad Mayor de San Marcos, es parte de un grupo interdisciplinario que desarrolla la campaña Gallinazo avisa, lanzada el 7 de diciembre, cuando comenzó el monitoreo de los vuelos y de los momentos de reposo y alimentación de las aves.

Letty Salinas, directora de ornitología del mismo museo, señala que los trabajos preliminares —desde la captura con jaulas y redes no dañinas— empezaron en agosto con un veterinario especializado en fauna silvestre, un experto en cetrería, y estudiantes de biología, con quienes diagnosticaron el estado de salud de las aves. “En la ciudad no solo están donde hay basura para tomar alimento: duermen y descansan en lugares muy limpios”, describe. “Imagine lo que significa para un estudiante la posibilidad de medir y tener de cerca a uno de ellos”, añade Arana.

La agencia FCB Mayo Perú recibió el encargo del Ministerio de Ambiente y USAID-Perú (cooperación estadounidense para el desarrollo internacional) de transmitir mensajes sobre erradicación de basura y la necesidad de reciclar, un problema que persiste desde hace décadas. “Teníamos que hacer algo más innovador dado que las campañas de publicidad compiten con una gran saturación de mensajes. Nos dimos cuenta de que la respuesta estaba en el cielo”, explica Flavio Pantigoso, director creativo de Mayo, en alusión a los buitres neotropicales.

Toneladas de residuos eléctricos

Según el Ministerio de Ambiente (Minam), 250 municipalidades urbanas y rurales del país están separando residuos para facilitar el reciclaje, y el 25% de las viviendas de dichas municipalidades está adoptando dicho hábito. Para la autoridad ambiental, el uso cada vez mayor de aparatos eléctricos y electrónicos se ha vuelto un problema sanitario porque los servicios de recogida municipal no aceptan esos residuos y los recicladores informales no conocen los elementos y sustancias peligrosas que manipulan. El Minam proyectó que este año los equipos informáticos y eléctricos generarían 155.200 toneladas de residuos en Perú.

Los publicistas buscaron a los biólogos, quienes tenían una deuda de investigación con los gallinazos y acordaron una colaboración mutua. “Es un ave decisiva para mantener el ecosistema, pues convierte residuos orgánicos en descomposición en materia viva, y taxonómicamente es uno de los más amenazados; sin embargo, no sabemos cuánto tiempo viven, si cambian el desplazamiento cuando se van haciendo viejos, sus lugares de reposo...”, analiza Arana.

Los biólogos han recibido los datos enviados desde los GPS y cámaras GoPro, y aunque la campaña publicitaria debe durar un mes y medio, su investigación se prolongará durante dos años. “Queremos mostrar cómo las aves se han adaptado a las condiciones urbanas: vivimos sin pensar en ellos, en la naturaleza, que se esfuerza en sobrevivir y cumplir su rol”, indica Arana.

Un problema sanitario

Lima, con 8,4 millones de habitantes, concentra la tercera parte de la población de Perú, y personas de todos los sectores socioeconómicos arrojan basura a la calle. Según el Ministerio de Ambiente, en 2013 solo el 41,9% de los residuos recogidos por las municipalidades llegó a contenedores sanitarios autorizados: el país solo cuenta con 10 de estos lugares.

La información recabada por los gallinazos en el aire es compartida con el público en una plataforma en Internet administrada por la agencia de márketing digital SrBurns Perú. Allí, se puede ver la ubicación cambiante de los gallinazos, en Google Maps, y los informes desde tierra enviados por los ciudadanos, quienes con fotos o mensajes en Twitter y Facebook indican puntos de acumulación de basura.

“Hemos recibido mensajes de otras ciudades, de Arequipa y de Huaral, para coordinar si se podía extender la campaña a dichos lugares, pero el cliente final [USAID] tiene que indicar si el proyecto en Lima podría ampliarse”, anota Alejandro Rivas, el ingeniero de sistemas a cargo de Gallinazo avisa en SrBurns. La agencia realizó su propio desarrollo para que la información de los GPS llegue como un correo electrónico cada 30 minutos y sea plasmada en Google Maps.

Más información