Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía alemana cierra una escuela tras descubrir un aviso en Internet

El mensaje, hallado en un 'chat', alertaba de posibles ataques violentos.- Las autoridades siguen investigando el supuesto mensaje enviado por el joven que mató el miércoles a 15 personas

La policía alemana ha acordonado hoy un colegio en el sureoeste del país, después de descubrir una nota de aviso en un chat de Internet alertando de planes violentos para la escuela. Varios agentes investigan desde primera hora de la mañana las instalaciones escolares, a las que ni profesores ni alumnos han podido acceder.

El aviso llega tan sólo dos días después de que un joven de 17 años matara a 15 personas en un instituto de la localidad de Winnenden, en el estado alemán de Baden Würtemberg. La policía alemana trata de esclarecer el origen del mensaje supuestamente difundido por el autor del tiroteo, Tim Kretschmer, y que dejó la noche anterior en otro chat. Aunque todo apunta a que se trata de una falsificación, no se descarta que el autor de la matanza lo lanzara desde un ordenador distinto al suyo.

El ministro del Interior de Baden Württemberg, Heribert Rech, parte de la base de que el mensaje aparecido en el chat fue "construido" a posteriori y que "algún loco" trató de confundir con ello a los investigadores.

El instituto de Albertville, escenario de la matanza, amaneció ayer con velas, peluches y cartas en memoria de los asesinados el pasado miércoles. Uno de los temas más comentados en Winnenden, localidad de 27.000 habitantes, fue el supuesto mensaje de Krestchmer en el que asguraba que estaba harto de la vida que llevaba. "Estoy harto. Harto de esta vida horrible. Siempre lo mismo. La gente se ríe de mí. Nadie me aprecia. Lo digo en serio. Tengo armas; mañana iré a mi ex colegio y haré una barbacoa en condiciones. Oirás hablar de mí. Recuerda el nombre del sitio: Winnenden". La confusión en torno al mensaje se suma a varios deslices más en las horas inmediatas a los asesinatos, ocurridos el pasado miércoles, en que primero se afirmó que el joven había sido abatido por disparos de la policía para corregir luego esa información y asegurar que se suicidó al verse acorralado.

El perfil que hizo el fiscal de Kretschmer describía a un muchacho no demasiado listo, aficionado al ordenador, no muy popular o atractivo en su escuela, pero "amable", que estuvo en tratamiento por depresión; un perfil cercano al de millones de jovenes europeos.

"No hay que endurecer la ley"

La pistola que usó Kerschmer era una Beretta 9mm legalmente registrada por su padre, miembro de un club de tiro que poseía 15 armas guardadas en casa. Un portavoz policial ha asegurado que todo apunta a "negligencia por parte del padre", que se podría enfrentar a acciones legales si se demuestra que violó la ley de alguna forma al almacenar sus armas.

Alemania endureció sus leyes de posesión de armas en 2002 después de que un joven de 19 años matase a 16 personas, principalmente profesores, y después se suicidase en un instituto de la ciudad de Erfurt. El ministro de Interior alemán, Wofgang Schaeuble, aseguró ayer que no ve necesario cambiar las leyes tras los sucesos del miércoles. "No debemos pensar en qué podemos cambiar de las leyes todo el tiempo, sino en qué debemos cambiar en la sociedad", señaló.