Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto de Oriente Próximo

Hamás decreta el 'Día de la Ira' y llama a atacar a Israel por todos los medios

El cruce fronterizo de Erez se ha abierto este viernes para la salida de más de 400 extranjeros.- Protestas violentas en Cisjordania.- La aviación bombardea una mezquita

Miles de palestinos en Cisjordania se han unido a las manifestaciones después de que miembros de Hamás decretaran este viernes el Día de la Ira contra Israel, tras la muerte de su líder Nizar Rayyan en un bombardeo ayer en Gaza. El movimiento islámico ha llamado este viernes a todos los palestinos a atacar por cualquier medio a Israel, que refuerza la seguridad por la posible reanudación de atentados suicidas en su territorio. La ofensiva israelí contra la franja cumple hoy una semana, y según fuentes médicas israelíes, ha dejado hasta ahora más de 420 muertos y 2.200 heridos. En tanto la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos dice que la situación en Gaza en "traumatizante" ya que la población carece de lo mínimo esencial ya que no entra suficiente ayuda al territorio.

Israel ha seguido presionando con más de 30 ataques aéreos, uno de los cuales ha causado hoy la muerte de tres niños palestinos de entre 8 y 12 años que jugaban en una calle en la población de Jan Yunis, en el sur de la franja.

"No descansaremos hasta que destruyamos la entidad sionista", ha dicho Fathi Hammad, miembro del movimiento islamista Hamás, en el funeral de unas 20 personas que murieron en el ataque que se cobró la vida del líder Rayyan, de dos de sus cuatro esposas y ocho hijos. Este viernes, combatientes islamistas han disparado cohetes hacia el puerto israelí de Ashkelon uno de los cuales hizo estallar los ventanales de un edificio de pisos.

En Ramala, cientos de manifestantes han lanzado piedras contra la policía y se han enfrentado con miembros de Al Fatah, facción del presidente palestino Mahmud Abbas, a quienes acusan de "colaboradores" de los ataques.

Salida de extranjeros

En tanto, en la ciudad de Gaza, unos pocos cientos de extranjeros han abordado durante la mañana autobuses que los sacarían de la franja, con la ayuda del Comité Internacional de la Cruz Roja, sus gobiernos y la aprobación de Israel.

Un militar israelí anunció anoche que se permitiría la salida de unos 443 extranjeros que viven en la franja de Gaza, medida que puede ser señal de que Tel Aviv se prepara para intensificar la escalada de los ataques. El cruce fronterizo de Erez ha quedado abierto para ello este viernes por la mañana, por donde además han entrado 72 camiones con ayuda, enviados por Turquía y organizaciones como la Cruz Roja, la Organización Mundial de la Salud y la agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos, según fuentes palestinas.

Peter Lerner, enlace militar israelí, ha indicado que entre las personas a las que se permitirá salir hay estadounidenses, rusos, moldavos, ucranianos, turcos y noruegos, matizando que "no todos los extranjeros se van en este tipo de situaciones". Muchos de ellos, de hecho, son esposos o hijos de palestinos de Gaza.

No hay tregua

En la madrugada de este viernes, los aviones han bombardeado una mezquita en Jabalia, en el norte de la franja, empleada por los terroristas de Hamás como centro de reunión, suministro de armas y lanzamiento de cohetes contra Israel. Según testigos palestinos, tras el ataque se produjeron una serie de explosiones y un gran incendio debido a la munición almacenada en el interior del edificio.

La posible evacuación de los extranjeros de Gaza parece confirmar la intención del Gobierno de Ehud Olmert, expresada de forma tajante en los últimos días por varios de sus representantes, de no ceder por el momento a la petición internacional de alto el fuego.

La secretaria de Estado de EE UU, Condoleezza Rice ha dicho este viernes que Washington estaba trabajando para buscar un alto el fuego en Gaza que fuese "duradero y sostenible". La jefa de la diplomacia estadounidense ha dicho que no viajará a la región en estos momentos de tensión para tratar de poner fin a la violencia.

La ministra de Exteriores, Tzipi Livni, explicó este jueves al presidente francés, Nicolas Sarkozy, que aún no es hora de frenar la ofensiva y que los bombardeos seguirán hasta que Hamás frene sus ataques contra Israel. "Tomaremos nuestra decisión llegado el momento", dijo a la prensa la jefa de la diplomacia israelí a la salida del Palacio del Elíseo de París, donde fue recibida por el jefe del Estado galo, que a su vez tiene previsto visitar la región los próximos lunes y martes, en un nuevo intento de mediación para lograr el cese de la violencia.

Por otra parte, el Consejo de Seguridad de la ONU sigue sin llegar a un acuerdo para emitir una resolución de alto el fuego. La pasada madrugada, los países occidentales rechazaron un texto propuesto por los países árabes a petición del presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, por considerarlo desequilibrado por no hacer referencia a Hamás. La propuesta culpa exclusivamente a Israel de la actual crisis, sin mencionar los lanzamientos de cohetes de Hamás contra el sur del territorio israelí, que el Gobierno de Tel Aviv cita como el motivo de su actual ofensiva.