Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta Militar expulsa al jefe de la misión de la ONU en Birmania

Estados Unidos califica la medida de "escandalosa" e "insultante"

La Junta Militar ha ordenado hoy la expulsión del jefe de Naciones Unidas en Birmania (Myanmar), Charles Petrie, en respuesta al comunicado crítico emitido el pasado octubre por la representación del organismo multilateral en ese país. Esta decisión lanza un velo de incertidumbre a la visita prevista para este fin de semana del enviado especial de la ONU, Ibrahim Gambari, quien busca promover la reconciliación.

La expulsión de Petrie, quien también es coordinador de las tareas humanitarias, ha sido confirmada por el portavoz de la oficina de la ONU en Bangkok, Hak-Fan Lau. Petrie ha viajado hoy a Naypyidaw, la capital administrativa, donde ha recibido una carta del Gobierno militar en la que se le acusa de "actuar más allá de su capacidad al emitir el comunicado".

"El Gobierno de la Unión de Myanmar no quiere que Petrie continúe sirviendo en Myanmar", precisó el portavoz de la oficina regional de la ONU, en un comunicado.

Para el Gobierno de Estados Unidos "esta acción escandalosa es un insulto a las Naciones Unidas y a la

comunidad internacional", ha declarado el portavoz norteamericano en el Consejo de Seguridad de la ONU, Gordon Johndroe, quien además lanzó un mensaje a la Junta para que permita la actuación de la Cruz Roja, y libere a todos los prisioneros políticos.

Petrie ha sido convocado por el ministerio birmano de Asuntos Exteriores para dar explicaciones por el comunicado que su oficina difundió el 24 de octubre, y en el que se apuntaba que las preocupaciones del pueblo birmano "han sido expresadas de forma clara mediante las recientes manifestaciones pacíficas".

El régimen militar reaccionó una semana después con un comunicado de protesta criticando a la misión en ese país por la "declaración sin precedentes". En esa nota, el Gobierno militar añadió que "el comunicado daña la imagen de Myanmar" por su contenido "muy negativo" y que deliberadamente ignora los avances del país y "envía un mensaje erróneo a la comunidad internacional".

La orden de expulsión se ha emitido a menos de 24 horas de la segunda visita del enviado especial de la ONU al país, Ibrahim Gambari, que a partir del mañana se encargará de supervisar un proceso de reconciliación entre el Gobierno y los opositores pro democráticos a la luz de la violenta represión ejercida contra los manifestantes durante los últimos meses.