Ankara bombardea posiciones de los rebeldes kurdos en Irak

Una delegación iraquí viajará mañana a Ankara para buscar soluciones diplomáticas al conflicto

El ejército turco ha intensificado hoy sus ataques contra la guerrilla kurda del Partido de los Trabajadores del Kurdistán en la frontera con Irak y mantiene la amenaza de lanzar una operación a gran escala entrando en territorio iraquí para acabar con las bases de los milicianos más allá de su frontera. Mientras, mantiene activa la vía diplomática y mañana recibirá a una delegación iraquí para tratar sobre la crisis en la frontera.

Más información
En el desfiladero de la libertad

Según ha informado la agencia turca Anatolia, "helicópteros Sikorsky y Cobra, así como aviones de guerra están despegando de la base aérea de Diyarbakir (la ciudad más importante del sureste turco) para dar apoyo aéreo y destruir los nidos terroristas mediante bombardeos". Según la agencia, el objetivo es cortar las vías de comunicación del PKK en una zona especialmente montañosa y de difícil acceso.

Los bombardeos son la respuesta que el ejército turco da al ataque de los guerrilleros kurdos que el domingo se saldó con la muerte de 12 soldados turcos y la desaparición de otros ocho. En el primer día de bombardeos de represalia, Turquía dijo haber matado a 34 rebeldes. Algunos de los bombardeos se han realizado dentro de la frontera iraquí.

Turquía denuncia que los guerrilleros del PKK se refugian en Irak para poder lanzar sus ataques contra los soldados turcos desplegados en la frontera. Por ello, el Gobierno de Ankara pidió, y obtuvo, la semana pasada el permiso del Parlamento para atacar a los rebeldes por tierra en territorio iraquí. EE UU se opone a esa eventual operación porque podría incendiar la única parte de Irak que permanece tranquila.

Mientras, se mantiene activa la vía diplomática para que no estalle una guerra abierta en el norte de Irak. Diplomáticos iraquíes viajarán mañana a Irak para tratar de dar una solución a la crisis con las autoridades turcas. La agencia Anatolia, citando a la embajada iraquí en Ankara, ha informado que la delegación estará compuesta por funcionarios de alto rango de los ministerios iraquíes del Interior y Asuntos Exteriores. Ayer, el ministro turco de Exteriores, Alí Babacan, se entrevistó con el responsable iraquí de Exteriores, Hoshyar Zebari, y con el Presidente, Jalal Talabani, ambos de origen kurdo, para instarles a actuar contra el PKK, partido ilegalizado en Turquía y que figura en las listas de organizaciones terroristas de la UE y EE UU.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

EE UU, por su parte, pide contención a Turquía. El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció el domingo que no lanzaría un gran ataque contra los rebeldes hasta después de su entrevista con el presidente estadounidense, George W. Bush, el próximo 5 de noviembre. No obstante, se encuentra muy presionado por la opinión pública de su país, que le exige una acción contundente ante la muerte de soldados turcos en la frontera.

También el Gobierno autónomo del Kurdistán iraquí, encabezado por Masud Barzani, ha mediado en la situación y ha instado a los guerrilleros del PKK a "renunciar a la violencia y a la lucha armada". Ha rechazado "el uso del territorio iraquí para amenazar la seguridad de sus vecinos", en referencia a Turquía. Barzani controla las fuerzas de seguridad iraquíes en el Kurdistán, que están bastante al margen de las del Gobierno de Bagdad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS