Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Funeral y velatorio de Pinochet

  • Mientras en Chile los partidarios de Pinochet despedían al dictador, en diversos lugares del mundo su muerte ha servido para recordar a las víctimas de la dictadura chilena. En la imagen, protesta en las calles de Madrid.
    1Mientras en Chile los partidarios de Pinochet despedían al dictador, en diversos lugares del mundo su muerte ha servido para recordar a las víctimas de la dictadura chilena. En la imagen, protesta en las calles de Madrid. REUTERS
  • En una despedida que se ha convertido para los seguidores de Pinochet en un canto de defensa de la dictadura militar que dirigió, miles de chilenos han dicho el último adiós, algunos lanzando pétalos de rosa sobre el féretro. El cuerpo de Pinochet será incinerado por deseo expreso del dictador, que no quiso que nadie profanara su tumba.
    2En una despedida que se ha convertido para los seguidores de Pinochet en un canto de defensa de la dictadura militar que dirigió, miles de chilenos han dicho el último adiós, algunos lanzando pétalos de rosa sobre el féretro. El cuerpo de Pinochet será incinerado por deseo expreso del dictador, que no quiso que nadie profanara su tumba. REUTERS
  • La misa funeral por Augusto Pinochet, a la que han acudido cerca de tres mil personas, se ha convertido en un manifestación de apoyo a su dictadura de Pinochet y de rechazo frontal al Ejecutivo de la socialista Michell Bachellet, cuya única representante, la ministra de Defensa Vivianne Blanlot, ha sido recibida con insultos y abucheos. En la imagen, soldados retiran el uniforme de Pinochet del féretro con sus restos mortales.
    3La misa funeral por Augusto Pinochet, a la que han acudido cerca de tres mil personas, se ha convertido en un manifestación de apoyo a su dictadura de Pinochet y de rechazo frontal al Ejecutivo de la socialista Michell Bachellet, cuya única representante, la ministra de Defensa Vivianne Blanlot, ha sido recibida con insultos y abucheos. En la imagen, soldados retiran el uniforme de Pinochet del féretro con sus restos mortales. AP
  • El jefe del Ejército chileno, Oscar Izurieta (a la izquierda) junto a Lucia Hiriart (en primer plano), esposa de Pinochet, durante el funeral militar por el dictador. El general Izurieta ha confiado en que la muerte de Pinochet ayude a mitigar "las pasiones que genera su vida y obra" en Chile.
    4El jefe del Ejército chileno, Oscar Izurieta (a la izquierda) junto a Lucia Hiriart (en primer plano), esposa de Pinochet, durante el funeral militar por el dictador. El general Izurieta ha confiado en que la muerte de Pinochet ayude a mitigar "las pasiones que genera su vida y obra" en Chile. AP
  • El funeral ha sido oficiado por el obispo general castrense, Juan Barros, quien ha ensalzado la figura de Pinochet y de su esposa, Lucía Hiriart. Con todo, el sacerdote ha pedido perdón por los errores que pudo haber cometido aquél, aunque a renglón seguido ha afirmado que el golpe militar se produjo por las "situaciones complejas" que vivía el país en época de Salvador Allende.
    5El funeral ha sido oficiado por el obispo general castrense, Juan Barros, quien ha ensalzado la figura de Pinochet y de su esposa, Lucía Hiriart. Con todo, el sacerdote ha pedido perdón por los errores que pudo haber cometido aquél, aunque a renglón seguido ha afirmado que el golpe militar se produjo por las "situaciones complejas" que vivía el país en época de Salvador Allende. AP
  • Una multitud de adeptos ha dado su último adiós a Augusto Pinochet, que falleció a los 91 años acosado por la justicia y después de causar una profunda grieta en la sociedad chilena por su sangrienta dictadura de 17 años (1973-1990).  Pinochet no será enterrado con honores de jefe de Estado, porque "es una figura que divide a Chile", ha dicho el portavoz del Ejecutivo de la socialista Michelle Bachellet, torturada en la dictadura e hija de otra víctima de Pinochet.
    6Una multitud de adeptos ha dado su último adiós a Augusto Pinochet, que falleció a los 91 años acosado por la justicia y después de causar una profunda grieta en la sociedad chilena por su sangrienta dictadura de 17 años (1973-1990). Pinochet no será enterrado con honores de jefe de Estado, porque "es una figura que divide a Chile", ha dicho el portavoz del Ejecutivo de la socialista Michelle Bachellet, torturada en la dictadura e hija de otra víctima de Pinochet. AP
  • En sus últimos años, Pinochet utilizó todo tipo de tretas y artimañas para eludir el peso de la justicia por las 300 causas abiertas contra él. Las más graves fueron interpuestas por los 3.000 asesinatos y desapariciones en la dictadura, así como los más de 20.000 casos de tortura.
    7En sus últimos años, Pinochet utilizó todo tipo de tretas y artimañas para eludir el peso de la justicia por las 300 causas abiertas contra él. Las más graves fueron interpuestas por los 3.000 asesinatos y desapariciones en la dictadura, así como los más de 20.000 casos de tortura. REUTERS
  • Un grupo de jóvenes simpatizantes hace el saludo fascista frente al ataúd del ex dictador chileno Augusto Pinochet Ugarte, mientras es velado en la Escuela Militar del Libertador Bernardo O'Higgins.
    8Un grupo de jóvenes simpatizantes hace el saludo fascista frente al ataúd del ex dictador chileno Augusto Pinochet Ugarte, mientras es velado en la Escuela Militar del Libertador Bernardo O'Higgins.
  • Aunque en un principio el velatorio iba a ser reservado exclusivamente para la familia, el cuerpo sin vida de Pinochet ha sido trasladado a la Escuela Militar de Santiago de Chile para que todos aquellos que quisieran contemplar a Pinochet por última vez pudieran hacerlo.
    9Aunque en un principio el velatorio iba a ser reservado exclusivamente para la familia, el cuerpo sin vida de Pinochet ha sido trasladado a la Escuela Militar de Santiago de Chile para que todos aquellos que quisieran contemplar a Pinochet por última vez pudieran hacerlo. REUTERS
  • La familia del dictador Augusto Pinochet, que dirigió Chile con mano férrea entre 1973 y 1990, llora frente al féretro con sus restos mortales. De izquierda a derecha, su hija Lucia, su esposa Lucia Hiriart, su otra hiha Jaqueline y su hijo Augusto.
    10La familia del dictador Augusto Pinochet, que dirigió Chile con mano férrea entre 1973 y 1990, llora frente al féretro con sus restos mortales. De izquierda a derecha, su hija Lucia, su esposa Lucia Hiriart, su otra hiha Jaqueline y su hijo Augusto. REUTERS