Columna
i

Bésame, Hardy

La Hardy me despierta imágenes pretéritas de chicas andróginas en vaqueros que hacen mohínes

La cantante francesa Françoise Hardy, en 1968.
La cantante francesa Françoise Hardy, en 1968.ap

De las cosas más ridículas que he hecho en mi vida –y quizá más entrañables– ha sido llevar en la cartera una foto de Françoise Hardy, recortada de una casete, y enseñarla diciendo que era mi novia. En la intimidad la miraba y le decía: “Bésame, Hardy”, sin saber entonces que esa fue la última frase del almirante Nelson, en un contexto mucho menos romántico, en Trafalgar. Se la dijo (“Kiss me, Hardy”), sin ningún matiz erótico –que se sepa, Nelson era más de Lady Hamilton–, herido de muerte en el puente del ...

Más información

Lo más visto en...

Top 50