96 años y un impecable sentido del humor: Isabel II toma el té con el oso Paddington

La reina guardaba una sorpresa para su Jubileo de Platino: un sorprendente vídeo en el que le desvela al osito cinematográfico qué lleva en su misterioso bolso

Isabel II toma el té con el con el oso Paddington.

¿Qué lleva Isabel II en su bolso? Durante los 70 años de reinado de la monarca esa pregunta ha hecho correr ríos de tinta. Las respuestas han sido muy variadas: de nada a pañuelos, caramelos de menta, fotos de sus nietos y bisnietos o, como se ha podido ver alguna vez, una barra de labios con la que Su Graciosa Majestad se ha retocado en algún evento social; sin ir más lejos, hace un par de semanas durante unas carreras de caballos. Pero ahora ha sido ella misma quien lo ha revelado, y lo ha hecho ante un invitado muy especial en el palacio de Buckingham: el oso Paddington.

El encuentro entre Isabel II y el cinematográfico osito ha tenido lugar en un dorado salón del palacio, donde ambos se han juntado para tomar el té con motivo del Jubileo de Platino de la reina. Así se puede ver en un vídeo difundido por la casa real británica de apenas un minuto y que en solo un día ha superado el millón y medio de visualizaciones en YouTube. Bajo el título Ma’amalade sandwich Your Majesty? (¿Un sándwich de mermelada, Su Majestad?), la mascota aparece sentada —en una versión más larga del mismo— junto a la reina y le agradece haberle recibido en Buckingham, además de desearle un feliz Jubileo. “¿Té?”, le ofrece la monarca, sentada frente a él. “Oh, sí, por favor”, replica el osito, a lo que inmediatamente pasa a saltar sobre la tetera y beberse prácticamente todo su contenido. Cuando se da cuenta de su falta de protocolo, trata de servirle a la reina... pero apenas quedan unas gotas. Al regresar cabizbajo a su sitio para disculparse, el oso aplasta un bollo de crema y mancha a un lacayo.

Para rebajar la tensión, Paddington parece encontrar la solución. “Quizá... querría tomar un sándwich de mermelada. Siempre llevo uno conmigo por si surge una emergencia”, desvela el oso, sacando el tentempié de su sombrero. Entonces la reina, con su bolso negro de Launer sobre la mesa, el mismo modelo que lleva desde hace décadas, le responde: “Igual que yo. Siempre llevo uno aquí”. Y abre el bolso y se lo muestra, con una sonrisa divertida, ante lo que su acompañante se queda completamente impresionado. “Para después”, continúa Isabel II.

Foto: Aaron Chown/Pool Photo via AP | Vídeo: REUTERS

Tras ello, el lacayo se acerca al balcón, donde se ven imágenes de las multitudes celebrando a la reina. “Está a punto de comenzar, Su Majestad”, le dice. Isabel II y el oso se miran, y él se quita el sombrero para felicitarla: “Feliz Jubileo, señora. Y gracias. Por todo”. “Muy amable”, concluye la monarca británica.

El vídeo ha sido toda una sorpresa dentro de los cuatro días de festejos del Jubileo de Platino, donde la reina apenas ha aparecido el primer día, jueves 2 de junio, durante el desfile del Trooping The Colour, para saludar desde el balcón de palacio. En la segunda jornada se sintió “indispuesta” y rechazó acudir a la misa de acción de gracias celebrada en la catedral de San Pablo. Tampoco el sábado acudió al derbi de caballos de Epsom —la sustituyó su hija, la princesa Ana— ni al multitudinario concierto celebrado en el palacio de Buckingham, donde cantaron Rod Stewart o Alicia Keys.

De ahí que haya sorprendido especialmente el vídeo en el que la reina aparece junto a Paddington, que ni siquiera es un personaje real, sino creado por ordenador, por lo que la monarca ha tenido que actuar sin tener una referencia enfrente. Las imágenes se proyectaron la noche del sábado en las pantallas situadas en las principales calles británicas para que los ciudadanos puedan seguir las celebraciones del Jubileo, y causaron el fervor de la multitud.

El metraje contiene también un tono de humor que pocos esperaban a estas alturas de la reina, con 96 años y una salud muy debilitada. Pero Isabel II ya demostró que sabe sacar el arma de la risa cuando es necesario hace una década, durante los Juegos Olímpicos de Londres, al acudir desde Buckingham hasta la ceremonia de inauguración junto a James Bond (interpretado por Daniel Craig) y figurar un salto en helicóptero. Esta vez el riesgo ha sido menor, pero el resultado igual de hilarante.

Sobre la firma

María Porcel

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, es Máster de la Escuela de Periodismo UAM-El País, lleva más de una década vinculada a EL PAÍS. Ha pasado por Cadena Ser, SModa y El HuffPost, donde implementó la estrategia de Redes Sociales y trabajó en la sección de Tendencias. También ha escrito para Vanidad, Business Insider o Marie Claire.

Normas

Más información

Archivado En