La Audiencia de Pontevedra dicta orden internacional para detener al salesiano condenado por abusos a alumnos

La Guardia Civil no logró localizar a Segundo Cousido durante medio mes, después de que el religioso no se presentase en prisión el día que tenía que ingresar para cumplir una pena de 32 años

Segundo Cousido, en la Audiencia Provincial de Pontevedra en 2021.
Segundo Cousido, en la Audiencia Provincial de Pontevedra en 2021.EFE/Diario de Pontevedra

El vicario de la parroquia viguesa de María Auxiliadora y profesor de religión del colegio de los Salesianos mintió. Después de dilatar todo el tiempo que pudo la ejecución de la sentencia que lo condenaba a 32 años y medio de cárcel, pidió en el juzgado un margen de unos pocos días para poder despedirse de su madre. Se lo concedieron. Y así, el jueves 23 de febrero le marcaron como fecha límite, para presentarse en el centro penitenciario, el lunes 27. Segundo Cousido Vieites, de 43 años, ganaba tres días, incluido un fin de semana, para asimilar el trance de ese adiós. O para poner tierra de por medio y burlar su castigo. Porque llegó el lunes y el religioso no apareció. Ni tampoco los días siguientes. Durante más de medio mes la Guardia Civil de Cambados, encomendada para su busca y captura por orden judicial, no logró dar con el paradero del pederasta, condenado por abusar de seis alumnos en una convivencia, en el Camino de Santiago y en el propio colegio. La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, encargada de la ejecución de la sentencia, ha emitido hoy un auto en el que acuerda expedir órdenes de detención e ingreso en prisión de ámbito nacional e internacional contra el salesiano. El tribunal destaca en la resolución que, según el informe remitido por la Guardia Civil de Cambados, “ha huido con la única intención de sustraerse a la acción de la justicia y evitar el cumplimiento de las penas privativas de libertad a las que fue condenado”.

La primera orden de detención e ingreso en prisión data del 27 de febrero. El 13 de marzo, la Guardia Civil de Cambados comunicó al tribunal la imposibilidad de dar cumplimiento a esa orden al no haber sido localizado el sacerdote en su domicilio. El cura abusador, que se valió de la cercanía y la confianza que despertaba en los menores para tocar sus partes íntimas, por fuera y por dentro de la ropa, mientras dormían o cuando pasaban la tarde viendo en la tele la final de la Champions League, se ha esfumado. A partir de ahora se le buscará en toda España y en el extranjero. Según informa el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), las órdenes de detención e ingreso en prisión se incluirán en el Sistema Integrado de Registros Administrativos de Apoyo a la Actividad Judicial para que sean efectivas. Además, las juezas han requerido a la Comunidad Colegio María Auxiliadora Salesianos, que prestó el día 30 de abril de 2020 una fianza de 12.000 euros para garantizar la libertad provisional del sacerdote, que, en su condición de entidad fiadora, en el plazo de 10 días presente al condenado ante la Audiencia Provincial de Pontevedra para la ejecución de la sentencia. Si la orden religiosa no lo hace, la Audiencia adjudicará la fianza al Estado.

Cousido Vieites fue condenado por el Tribunal Superior a 32 años y medio de prisión (y 36 de libertad vigilada) el pasado mayo por abusar sexualmente de pupilos de los Salesianos de Vigo en 2019. El profesor de religión y coordinador de un centro de actividades juveniles en el colegio demoró desde entonces lo más posible, con la presentación de sucesivos recursos, la ejecución de la sentencia, que en realidad ya no era la primera, sino la confirmación del fallo dictado por la Audiencia de Pontevedra en 2021. En el juicio por los “tocamientos” a seis estudiantes durante el Camino de Santiago y una convivencia estival en Cambados (Pontevedra), sus víctimas declararon protegidas. La condena definitiva fue menor que la que había reclamado en la última sesión la Fiscalía, 44 años, que tuvo que rebajar la pena de 67 años que solicitaba en el escrito de acusación porque uno de los niños tenía los ojos cerrados y no podía “confirmar” que quien lo manoseaba fuese el cura.

En su fallo, los magistrados del TSXG concluyeron, en contra de lo que sostenía la defensa, que los testimonios de los agredidos eran completamente creíbles, y el salesiano fue condenado por siete delitos de abusos sexuales, tres de ellos continuados, contra seis menores. Además de a la pena de cárcel, él como responsable directo y la orden salesiana como responsable civil subsidiaria fueron condenados a pagar una indemnización de 76.000 euros. Tampoco podría volver a ejercer la enseñanza o cualquier actividad relacionada con niños durante 31 años, ni acercarse a sus víctimas durante periodos de entre cuatro y nueve años. Los menores, recogía la sentencia, consideraban a Cousido Vieites un “segundo padre”: “No era solo un profesor; era su amigo, su referente”, destacaban los magistrados. Los abusos causaron en ellos trastornos y estrés postraumático: “Las víctimas han padecido problemas de sueño, pesadillas recurrentes, bajo rendimiento escolar, síntomas depresivos, irritabilidad y comportamiento desconfiado”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS