_
_
_
_

Espadas achaca la derrota del PSOE en Andalucía al éxito de la “estrategia de acoso” a Pedro Sánchez

Los secretarios provinciales cierran filas y aparcan la autocrítica

Ángeles Férriz, Juan Espadas y Manuel Pezzi, este martes en la Ejecutiva del PSOE andaluz.
Ángeles Férriz, Juan Espadas y Manuel Pezzi, este martes en la Ejecutiva del PSOE andaluz.Francisco J. Olmo (Europa Press)
Lourdes Lucio

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El PSOE de Andalucía, la federación socialista más numerosa, quiere evitar la depresión colectiva tras su segunda derrota en 11 meses. La autocrítica, si existe, no se hace en público y la sorpresiva convocatoria para dentro de 54 días de las elecciones generales ha cortado de raíz cualquier atisbo de agitación interna. Por ahora, todo es subterráneo.

El secretario general del PSOE de Andalucía, Juan Espadas, ha mantenido esta mañana una reunión con los ocho secretarios generales provinciales, los mismos que le apoyaron en su ascenso al liderazgo del socialismo andaluz para desplazar a Susana Díaz hace ya dos años. Ha comprobado que sigue manteniendo su respaldo y mientras eso siga así, Espadas, como ya dijo el lunes, “no dará un paso atrás”. Todos al unísono han apoyado la convocatoria anticipada de elecciones tras superar la sorpresa inicial. “Es la única salida”, aseguró un dirigente provincial.

Ningún secretario provincial ha sacado pecho de los resultados municipales, en los que le PSOE andaluz ha perdido no sólo 133.548 votos respecto a las municipales de 2019. También ha perdido cuatro de las seis diputaciones provinciales que gobernaban (todas menos Sevilla y Jaén) y tres de las cuatro alcaldías de las capitales que tenían (Sevilla, “la catedral del socialismo”, Granada y Huelva). Jaén, donde sí han sido los más votados, dependen de que la candidatura independiente Jaén Merece Más decida si el alcalde es del PP o del PSOE.

La derrota más dura ha sido la de la Diputación de Huelva, que siempre han gobernado los socialistas desde las primeras elecciones democráticas. En esa provincia, PP y Vox apostaron fuerte con su propuesta de ampliar regadíos en el entorno de Doñana.

Solo los responsables provinciales de Sevilla, Javier Fernández de los Ríos, y de Jaén, Paco Reyes, pueden sonreír a medias. Pese al avance del PP en estas circunscripciones los alcaldes socialistas han aguantado por la gestión realizada. “Esto no ha sido una ola, ha sido un tsunami y donde los alcaldes han hecho una buena gestión, lo han frenado”, aseguran varias fuentes.

El análisis que ha hecho Espadas en la ejecutiva —y que anticipó en una entrevista en 7TV— es que el ataque a “degüello” del PP contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “les ha salido bien” y “se ha llevado por delante” a buenos alcaldes. “La estrategia de acoso y derribo, el antisanchismo ha calado, eso no significa que el culpable sea Pedro Sánchez”, ha dicho Espadas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

La otra razón del resultado electoral, según Espadas, es que la división a la izquierda del PSOE les ha dejado sin posibilidad de aspirar a conservar la alcaldía de Sevilla que ostentaba Antonio Muñoz. Este le sucedió a medio mandato para coger las riendas del PSOE andaluz. También ha culpado a Podemos —que sacó 999 votos— de que Cádiz no haya mantenido un gobierno de izquierdas. “Determinadas posiciones de Unidas Podemos [en el Gobierno de coalición] nos han podido perjudicar”, ha dicho.

Otra de las razones de la debacle socialista la ha buscado en Ciudadanos. “El PP se lo ha comido”, ha dicho y en el crecimiento de Vox, que duplicó el número de candidaturas presentadas respecto a 2019.

Espadas ha preferido mirar hacia fuera que hacia dentro para buscar los motivos de la segunda derrota electoral del PSOE en menos de un año. En las autonómicas de junio de 2022, el PP le ganó por 19 puntos; y el domingo pasado, por casi cinco puntos. “Hemos perdido, pero no es una hecatombe, no estamos noqueados”, ha asegurado. La preocupación en la dirección federal es que la hemorragia continúe en las generales de julio y que los 25 diputados socialistas de los 61 que aporta Andalucía al Congreso queden reducidos a la mitad. El PSOE andaluz se fija en 1,3 millones de votos que sacó este domingo y no en los 800.000 votos de las autonómicas.

Según el análisis del secretario general, el PSOE andaluz está en “una situación similar” a la del resto de las federaciones socialistas. “Aportamos el 20% del voto federal. Somos la principal federación”, ha comentado. El secretario general socialista prefiere destacar el dato de que el PSOE es primera fuerza en más municipios (348) que el PP (261) y tiene más concejales. También de que han “recuperado” un 9% de los votos que perdieron en las andaluzas.

En la reunión de la ejecutiva, Espadas pidió que el enfoque de su análisis no se entendiera como conformismo. Estas explicaciones no son compartidas por todos los dirigentes. “Es una manera de justificar lo injustificable. El resultado de Andalucía es un desastre”, asegura un responsable local. En la ejecutiva, se han producido más de una docena de intervenciones, todas en línea con Espadas. Los dirigentes están en modo electoral y lo primero que deben solventar es la elaboración de las listas, donde siempre hay tensiones. “No hay ni tiempo ni fecha para meternos en líos”, asegura un dirigente.

Por ahora, no se prevé ninguna aventura orgánica ni cambios en las direcciones, más allá de la decisión del secretario de Organización, Noel López, de no ejercer como tal -no dirigirá el comité electoral- hasta en tanto el TSJA se pronuncie sobre los indicios de su presunta implicación en el secuestro de una concejal en Maracena. Cualquier movida interna se aplaza hasta conocer el resultado de las elecciones generales en las que Pedro Sánchez y todo el PSOE se la juega.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_