ELECCIONES CATALANAS

Los mapas municipio a municipio con los resultados clave de las elecciones en Cataluña

Cómo se reparte el voto entre ciudades y cuáles son los principales cambios desde 2017

La geografía del voto ayuda a entender unas elecciones sin ganador claro. El casi triple empate entre PSC (33 escaños), Esquerra Republicana (33) y Junts per Catalunya (32) se reflejó también en el mapa de ganadores por municipio: Junts, de color verde, arrasa en Girona –es la primera fuerza en 198 de 223 municipios– y gana en Lleida. En Tarragona la victoria fue para ERC y en Barcelona el más votado ha sido el PSC.

El mapa anterior representa el ganador en cada municipio tomando toda su superficie, lo que puede dar una impresión equivocada: la victoria del PDeCAT en La Baronia de Riald (Lleida) supone 54 votos, pero se ve tanto como la del PSC en Barcelona, que supone medio millón. Para evitar esa distorsión, en los mapas siguientes cada municipio se representa con un punto del tamaño de su población.


El rojo del PSC gana protagonismo porque venció en muchas grandes ciudades. La formación de Salvador Illa se ha impuesto en 37 de las 50 localidades más pobladas de Cataluña. En la provincia de Barcelona ha ganado en 18 de los 20 municipios con más habitantes, incluida la capital y gran parte del área metropolitana.

Es importante recordar que estos mapas se colorean solo con el triunfador. La fuerza de Junts, por ejemplo, parece menor porque ganó en menos lugares, aunque en muchos municipios donde no gana ha sido segunda o tercera fuerza. ERC y Junts ganan en la mayoría de los municipios de las provincias de Girona, Lleida y Tarragona. Las formaciones independentistas consiguen más votos en los más pequeños: hasta dos de cada tres papeletas en los pueblos de menos de 10.000 habitantes.

El apoyo a partidos independentistas ha subido del 47,5% al 51%, pero también varía por geografía. Ganan en Lleida y Girona, en cuya capital suman el 65% de los votos. En cambio, pierden en Barcelona y Tarragona y no llegan al 40% en L’ Hospitalet de Llobregat o Badalona.


Esta situación no es nueva. En realidad el equilibrio entre bloques apenas se ha movido en la mayoría de municipios. En el 82% la suma de los partidos independentistas se ha mantenido en sus cifras de hace cuatro años (en un margen de cinco puntos arriba o abajo). En un 7% de los pueblos han ganado votos y en un 10% de ellos los han perdido. Su ventaja agregada parece venir de un pequeño ascenso en algunas ciudades medianas y grandes.


Donde sí ha habido grandes cambios en estos comicios ha sido en los votos de las formaciones no independentistas. Ciudadanos ha perdido ocho de cada diez votos —casi un millón—, dejando espacio para un PSC que sube del 14% al 23%. En 95 de los 108 municipios donde el PSC ha sido primera fuerza, en 2017 lo fue Ciudadanos. Es lo que ha ocurrido en grandes ciudades como Barcelona, Badalona o Sabadell.

Otra de las noticias de la jornada ha sido la irrupción de Vox, que ha conseguido 217.000 votos. Los de Abascal irrumpen en municipios del cinturón metropolitano de Barcelona, donde se sitúan alrededor del 9% o el 10% en lugares como L’ Hospitales de Llobregat, Terrasa o Badalona. También entran con fuerza en Tarragona (12%) o Reus (10%). Hay localidades de más de 10.000 habitantes, como Salou o Vila-Seca, donde rozan el 20% y son la segunda fuerza.

Más información