_
_
_
_
_

Los 1.000 afectados por la ampliación de la Sagrada Familia

El Ayuntamiento de Barcelona convoca reuniones para abordar el futuro de los vecinos y el templo

La Sagrada Familia
Sagrada Familia de Barcelona. Vecinos de la finca de Mallorca 410, junto delante de la Sagrada Familia, cuyo edificio será previsiblemente demolido por la ampliación del Templo.Carles Ribas

El área de Urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona ha convocado a la asociación de vecinos de la Sagrada Familia para abordar la ampliación del templo por la calle de Mallorca. La asociación han manifestado en reiteradas ocasiones que solo se ha reunido en una ocasión el grupo de trabajo que tiene que abordar los planes expansivos de la Junta Constructora. Esa ampliación afecta a un millar de familias que trabajan y tienen negocios que irían al suelo.

La asociación de vecinos recriminó al Consistorio que no haya convocado también a las partes afectadas —además de los vecinos, la Plataforma de Afectados y la propia Junta Constructora— desde el 5 de marzo de 2020, cuando se celebró la primera reunión —y única— del grupo de trabajo. “Desde entonces, silencio. Y ya hemos pasado lo más duro de la pandemia. No sabemos por qué esperan tanto”, apunta Joan Itxaso, de la asociación de vecinos. La entidad, que se opone a los planes del templo, se queja también del objetivo de los promotores de recuperar el ritmo de visitas turísticas de 2019 porque eran “inasumibles por las calles y la vida de los residentes de su entorno”.

A diferencia de la asociación de vecinos, la plataforma de afectados no ha recibido ninguna convocatoria del Consistorio, precisó uno de sus miembros. Por el momento, los afectados por los derribos de casas y negocios prosiguen con sus acciones ante los tribunales en los que han planteado la nulidad de la licencia concedida al templo para legalizar unas obras sin permiso durante más de un siglo y el plan urbanístico posterior.

El Consistorio, por su parte, no ha convocado formalmente el grupo de trabajo que estudia la ampliación, sino que ha optado por reunirse con cada una de las partes por separado. Así lo expresó la regidora de Ubanismo, Janet Sanz, el pasado martes, al ser preguntada por ERC sobre la inacción municipal aseguró: “La Sagrada Familia nos ha dicho que tiene que ralentizar el proceso por la compleja situación que le ha supuesto la pandemia y que también ha supuesto tener que modificar el convenio al que llegamos (en el sentido de rebajar la aportación económica del templo al Consistorio). Nuestra intención ahora es reunirnos, en las próximas semanas, con cada una de las partes involucradas y convocar el encuentro del grupo de trabajo antes de que acabe el año”.


Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Blanca Cia
Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_