La oposición desaloja a Albiol de la alcaldía de Badalona y nombra al socialista Rubén Guijarro

El pleno del Ayuntamiento consuma la moción de censura contra el alcalde del PP por su implicación en los ‘Papeles de Pandora’

Xavier Garcia Albiol saluda al auditorio tras ser nombrado el socialista Rubén Guijarro como nuevo alcalde de la Ciudad.Foto: MASSIMILIANO MINOCRI | EP

La investigación de los Papeles de Pandora ha provocado este lunes la primera caída en España de un dirigente público: la oposición del Ayuntamiento de Badalona ha consumado su moción de censura contra el popular Xavier García Albiol, y el socialista Rubén Guijarro ha sido nombrado alcalde por 16 votos a favor y 11 en contra. Con la vara de alcalde en las manos, Guijarro se ha comprometido a iniciar una nueva etapa, en la que “se acaban las mentiras” y empieza “el camino de la verdad, la transparencia y la regeneración”. El nuevo primer edil ha asociado directamente la presentación de la moción al hecho de que Albiol se “atrincheró” en la “mentira” al negar su implicación en los Papeles de Pandora como apoderado de una empresa en el paraíso fiscal de Belice. Tras la votación, parte del público se ha puesto en pie y el popular se ha levantado para estrechar la mano a su sucesor.

No ha habido esta vez sorpresas y el pleno de Badalona, por una vez, ha cumplido el guion previsto sin sobresaltos. Con la moción de censura, los cinco partidos de la oposición ―cuatro de ellos ahora gobernarán juntos— confían en acabar con la inestabilidad que sufre el Ayuntamiento. Guijarro, de hecho, es el tercer alcalde desde que arrancó el mandato en 2019. Pese a ganar las elecciones, Albiol accedió a la alcaldía hace apenas 16 meses tras la dimisión del socialista Àlex Pastor, que renunció al ser detenido conduciendo ebrio y saltándose el confinamiento vigente. Con todo, la inestabilidad, única en el área metropolitana de Barcelona (un feudo del PSC), arranca desde mucho antes al gobernar el PP en minoría y por la división de la izquierda. La aparición del popular en los Papeles de Pandora, publicados por EL PAÍS, ha acabado por interrumpir el segundo mandato de Albiol.

Sentado en primera fila del auditorio del Centro Internacional de Negocios de Badalona, enclavado en una colina con unas vistas privilegiadas al mar y elegido para cumplir con las distancias de seguridad, Albiol ha ido negando con la cabeza mientras oía los reproches de Guijarro. El socialista le ha afeado que primero negara la existencia de la empresa en el paraíso fiscal; que asegurara luego que no había nadie más del PP implicado (luego se supo que estaba también el edil popular Ramón Riera), y que en realidad sí que hubo compra venta de acciones. “Le ofrecimos la salida digna de dimitir para redimirse de sus errores”, ha dicho Guijarro. “Badalona merece un gobierno digno y decente. Tenemos la oportunidad de pasar página de estos días tan tristes”.

Rubén Guijarro (PSC) sostiene la vara que simboliza su elección por la asamblea municipal, este lunes, como nuevo alcalde de Badalona.
Rubén Guijarro (PSC) sostiene la vara que simboliza su elección por la asamblea municipal, este lunes, como nuevo alcalde de Badalona.MASSIMILIANO MINOCRI (EL PAÍS)

Ante un auditorio de más 300 personas, muchos de ellos invitados de los grupos políticos, como alcaldes socialistas y las cúpulas del PP, PSC o ERC, la sesión se ha celebrado con cierta tensión desde que Albiol se ha puesto detrás del atril. El popular ha manifestado que la moción de censura descansa “en la excusa” de “un poder mercantil” de hace 16 años. “Era legal y en caso de existir hoy lo seguiría siendo”, ha afirmado. Albiol ha sostenido la teoría del “todos contra Albiol” y que a los 16 concejales de “nueve partidos distintos” solo les mueve desalojarle para lograr el poder como ha venido ocurriendo, ha dicho, desde 2015, cuando por primera vez le desplazaron de la Alcaldía.

“Dieciséis concejales de 9 partidos. Con semejante panorama, ¿se puede saber qué paisaje queda para la ciudad en este año y medio que queda de mandato? ¿Podrá funcionar? Yo digo que no”, ha exclamado mientras se escuchaba un “síííí” desde las sillas del auditorio. Alguien, poco antes, le había reprochado ser “de derechas”. Con tono firme, el popular ha afirmado que Badalona es su “razón de ser” y ha avisado que en 2023 las urnas hablarán. “Antes de aceptar la vara de alcalde de manos de la CUP prefiero tener el cariño de los vecinos. Hoy es el primer día de la cuenta atrás. En 2023, a todos, nos van a situar en el lugar que merecemos”, ha afirmado Albiol con la plana mayor del PP catalán ―entre ellos Manu Reyes, presidente provincial del partido, y Santi Rodríguez, secretario general― puesta en pie.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Toda la oposición ha descrito la necesidad de que se produjera un relevo y no solo por los Papeles de Pandora sino por el bloqueo que a su juicio sufre la ciudad. Àlex Montornès, de ERC, ha pedido a Albiol que no buscara “excusas” y ha afirmado que si hoy ha perdido la vara es por deméritos propios. “Si no se ha dado cuenta de que Badalona está dolida es que usted es el emperador desnudo. Ha fallado en lo peor que puede perder un político: en la ética y en la confianza”, ha afirmado. Aïda Llauradó, de los comunes, ha acusado a Albiol de generar “vergüenza” por incitar el “odio” y de “confrontar”, y David Torrents, de Junts, ha señalado que su único proyecto se limita a plantar un “árbol de Navidad” en octubre.

Nora San Sebastián, la portavoz de Guanyem, el partido de la exalcaldesa Dolors Sabater, ha encarado el desafío de Albiol. “Interrumpiremos el mandato tantas veces como haga falta o podamos. Badalona es antifascista”, ha afirmado. “No se equivoque: nuestro proyecto no es echarle solo a usted. No es tan importante. Representa a los paraísos fiscales; representa al PP, al partido más corrupto del Estado, al clasismo y al racismo. Nunca ha entendido que debería apostar por el bien común”.

Pese a que es una oposición muy politizada —el portavoz de Junts mencionó el 1-O y los atentados yihadistas, la de los comunes a la Asamblea de Cataluña y la de Guanyem la condena al activista Marcel Vivet—, todos los grupos se han conjurado para no fallar esta vez. Los comunes quieren que el proyecto supere la barrera de las elecciones y que se mantenga más allá para no volver a caer en la misma piedra. Con todo, Guijarro gobernará con minoría con 12 concejales al haber quedado los cuatro de Guanyem fuera. Los portavoces de la plataforma de izquierdas garantizan estabilidad, pero alegan que se han sentido excluidos del gabinete municipal. “Este gobierno no emociona ni emociona y se contradice. Dice que tenemos la llave de la gobernabilidad, pero se nos excluye”, han afirmado. El Pleno ha acabado con fotos de familia de los socialistas y Albiol resignado, afirmando que la oposición está obsesionada con él. Ha sido la concejal popular Cristina Agüera la que ha tensado la cuerda y ha recriminado: “¡Viven ustedes en un mundo paralelo! Dejen de inventar y de ganar con mentiras. ¿De qué corrupción hablan? La crisis institucional ocurrió cuando detuvieron a su compañero”, en alusión a Àlex Pastor. “Esto ha sido un mercadillo persa. Han vendido su alma al diablo. Son la indignidad política”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS