_
_
_
_

La licitación pública se desploma un 40% hasta marzo en Cataluña

Los concursos del Gobierno central caen un 80% mientras los contratistas piden mantener la elaboración de proyectos

Dani Cordero
Obras del túnel de Glòries, en Barcelona.
Obras del túnel de Glòries, en Barcelona.Joan Sánchez

La licitación de obra pública en Cataluña se desplomó en el primer trimestre del año un 40%. Tras un discreto mes de enero, como acostumbra a ser habitual, la apertura de concursos por parte de las administraciones creció, pero esa actividad volvió a caer en marzo, a causa de la pandemia del coronavirus. La Cámara de Contratistas de Obras de Cataluña (CCOC) cifra el volumen de obra sacada a licitación entre enero y marzo en 272 millones de euros, una cifra muy inferior al promedio acumulado en la última década, de 385 millones. Durante la segunda mitad de marzo apenas se licitaron 17 obras, todas de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC), por un importe conjunto de 7,3 millones de euros.

La paralización de la actividad afecta a los tres principales niveles de administración, pero afecta especialmente a la del Estado. El volumen de obra sacado a concurso cayó un 80% y se situó en los 25 millones de euros, menos de una décima parte del total. La Generalitat también registró una caída del 25% y presentó obras por un valor de 78 millones de euros. Los ayuntamientos y corporaciones supramunicipales también redujeron su licitación, a un ritmo del 24%, y siguen asumiendo el grueso de la actividad de obra pública (170 millones de euros).

Las estadísticas elaboradas por la patronal de contratistas ponen de manifiesto la ausencia de concursos de grandes infraestructuras. Ha afectado que es el inicio del ejercicio, pero también que tanto Estado como Generalitat funcionan con presupuestos prorrogados y, sobre todo, el impacto de la Covid-19, que ha modificado los criterios de actuación y de inversión de las últimas semanas.

La reducción de la preparación de nueva obra pública coincide con la paralización de las obras dependientes de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona (y otros) para evitar la propagación del coronavirus en los tajos. Fuentes del Departamento de Economía han señalado que no tienen intención de levantar la paralización de la obra pública que corre a su cargo pese a que esta semana el Gobierno central ha levantado la hibernación económica que restringía la actividad a sectores considerados esenciales.

La CCOC demandó hace diez días que las administraciones mantuvieran el ritmo de preparación de concursos para poder salir cuanto antes de la crisis económica vinculada a la Covid-19. Este miércoles ha vuelto a defender esa posición “no solo para reiniciar la actividad constructora tan pronto como sea posible, sino para avanzar la licitación de todos los proyectos y obras previstos”.

Las constructoras demandan también a los diferentes gobiernos que permitan una moratoria de seis meses para pagar impuestos, de forma que se pueda dar liquidez a las empresas para evitar caer en una situación de insolvencia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

----

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Sobre la firma

Dani Cordero
Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_