La EMT de Valencia pedirá un crédito para pagar a la plantilla tras la caída de viajeros por la pandemia

La empresa pública de transporte consensuó con la plantilla un expediente temporal de empleo por el descenso de viajeros que la autoridad laboral denegó

Joan Ribó y Giuseppe Grezzi en una imagen de archivo.
Joan Ribó y Giuseppe Grezzi en una imagen de archivo.Mònica Torres

La Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Valencia solicitará una póliza de crédito de 27,2 millones de euros para hacer frente al abono de las nóminas a sus trabajadores y también para pagar a proveedores y afrontar otros gastos corrientes, según han anunciado este lunes el alcalde de la ciudad, Joan Ribó, y el presidente de la empresa, Giuseppe Grezzi. Ambos han justificado la medida por la precaria situación económica de la EMT, con un descenso de los viajeros y del servicio provocado por la covid-19 y el periodo de confinamiento.

"La situación es muy particular. Tenemos que pagar salarios a final de mes y la situación de la EMT en este momento necesita recursos económicos con urgencia para poder pagar los salarios ya en junio y con más urgencia en julio", ha afirmado Ribó en la rueda de prensa que ha ofrecido junto a Grezzi para dar a conocer la medida.

El alcalde y el concejal de Movilidad Sostenible han recordado que la pandemia y el estado de alarma han llevado a una “situación delicada” por una reducción de viajeros y de ingresos en la EMT que se sitúa “por encima del 90%". A su vez, han insistido en la necesidad de contar ahora con “fondos extra” procedentes del Gobierno central para hacer frente a esta situación y con aportaciones fijas de manera continua para la financiación del transportes público en la capital valenciana.

“Ha habido cifras muy altas de reducción de ingresos. Hemos calculado de aquí a final de año en más de 27 millones de euros la falta de ingresos”, ha apuntado Grezzi, que ha dicho que la decisión de la EMT de recurrir a una póliza de crédito se ha abordado “en coordinación” con la Concejalía de Hacienda del Ayuntamiento de València y con los técnicos de tesorería del consistorio. Ha agregado que la decisión se planteará para su aprobación en el consejo de administración que la compañía celebrará el miércoles con el fin de “tener cuanto antes los recursos”.

El alcalde ha mencionado el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (Erte) planteado en la entidad “consensuado con los trabajadores” y ha recordado que, a diferencia de los presentados en otras ciudades como Sevilla o Málaga, en Valencia la autoridad laboral no lo ha aceptado. Ha reiterado que se recurrirá esa decisión por ser “muy perjudicial para el Ayuntamiento”.

“Ha habido cifras muy altas de reducción de ingresos. Hemos calculado de aquí a final de año en más de 27 millones de euros la falta de ingresos”, ha apuntado Grezzi. Ha dicho que la decisión de la EMT de recurrir a una póliza de crédito se ha planteado “en coordinación” con la Concejalía de Hacienda y con los técnicos de tesorería del Ayuntamiento, con quienes se ha trabajado “en fórmulas para poder tener esos recursos y pagar fundamentalmente nóminas”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El titular de Movilidad Sostenible ha agregado que esta decisión se planteará para su aprobación y con el fin de "tener cuanto antes los recursos" en el consejo de administración que la compañía celebrará el miércoles. Ha precisado que en julio, además del salario normal se debe abonar "la paga extra", y ha expuesto que se ha procurado evitar un "déficit de tesorería por encima de los 19 millones de euros".

Ribó ha agregado que durante el estado de alarma la EMT “ha tenido impactos negativos de 2,6 millones de euros” por la limpieza extra de los vehículos, la adquisición de equipos de protección para la plantilla, la instalación de mamparas y la reducción de la publicidad que se recibe, y “positivos, de ahorro por 2,3 millones de euros por un menor gasto en combustible, reparaciones en talleres externos y horas de trabajadores”. Ha descartado hacer desde el Ayuntamiento aportaciones extra a la EMT más allá de las mensuales previstas en el presupuesto.

Grezzi ha confiado en ir recuperando aunque de manera "lenta" actividad y pasajeros conforme avance la Fase III de desescalada, "se retome la actividad comercial" en la ciudad y el trabajo en las oficinas. Ribó ha apuntado la necesidad de transmitir el mensaje de que viajar en transportes público "es seguro, igual que estar en una terraza".

Ayudas del Gobierno

Tanto el alcalde como el presidente de la EMT han insistido en la necesidad de contar ahora con “fondos extra” procedentes del Gobierno central para hacer frente a la situación económica de la compañía a partir de la covid-19 y con aportaciones fijas de manera continua para la financiación siempre del transportes público. Respecto a esta última han defendido la redacción de una Ley de Financiación de este sector con criterios de reparto “estables”. Ribó ha recordado que estos son planteamientos que se ha trasladado ya al ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y ha insistido en las diferencias entre València y otras grandes ciudades. “Madrid o Barcelona tienen una entidad metropolitana que gestiona el transporte público”, ha dicho.

A la vez, ha comentado que las partidas contempladas por el Gobierno para el transporte metropolitano "no llegan al Ayuntamiento de València a pesar de que ya tenemos una especie de entidad metropolitana que acaba de nacer y está en fase de desarrollo". "Nosotros en València tenemos un consorcio acabado de nacer pero es como si no lo tuviéramos", ha planteado. Ha afirmado que a esta entidad "lo que le falta para funcionar como un consorcio es disponer de los recursos proporcionales que tienen Madrid y Barcelona".

El alcalde ha confiado en que la “segunda línea de ayudas” anunciada por el ministerio de Transportes “para el transporte público de las ciudades” llegue “pronto” y con el “máximo posible” de ayudas. “Día a día lo estamos pidiendo”, ha aseverado, a lo que Grezzi ha añadido que València no renuncia “a las aportaciones estatales”.

La EMT acabó 2019 con cerca de 97 millones de validaciones, un 0,8% más que en 2018, y 1,4 millones de euros de beneficios. También se vio envuelta ese año en una estafa financiera de cuatro millones de euros, que no ha podido recuperar hasta la fecha.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS