"A los españoles hay que decirles que España es lo mejor"

Amadeo Albuquerque capitanea un crucero por el Mediterráneo con cabida para 3600 personas

Amadeo Albuquerque ni se pone el gorro ni suele agarrar el timón. "Esta profesión está llena de tópicos, no tengo barba, no fumo en pipa... Dice que tampoco lleva vida de marinero. "¡Si paso hasta 15 días sin pisar tierra!". Este señor portugués de buenas maneras lleva 27 años capitaneando barcos. Ahora está al frente del Sovereing, un crucero de la compañía Pullmantur que navega por el Mediterráneo, un monstruo en cuya panza caben hasta 3600 almas entre viajeros y tripulación.

¿No les da problemas el bufet libre?

Pues sí, con frecuencia... Hay gente que revienta. En Villefranche (Francia, a dos pasos de Mónaco) tuvimos que dejar en puerto a un señor. Tanto nuestro médico como el que le vio en tierra le prohibieron subir al barco.

Más información
Lujo y candilejas
Niños gratis y otras ofertas contra la crisis

Pero si era la primera escala...

Sí, pero es que este hombre era mayor, tenía varias dolencias... (Amadeo muestra en el ordenador la ficha del viajero abandonado. Tienen las fichas de todos los viajeros. Efectivamente, el señor es un rosario: enfermedades coronarias, diabetes, hipertensión...).

¿Qué tal los españoles?

En el bufet los españoles no son los peores ni de lejos. Los americanos no perdonan. A los españoles hay que decirles: España es lo mejor. Y cuidar las comidas, poner un turno de cena a las 10.00, aceite de oliva, vino en la mesa, algo más familiar... Y que todo tenga un toque español.

¿Y el resto?

Los italianos y los portugueses son al revés. Se quejan constantemente de su país, pero no dan muchos problemas... Los franceses entran el barco quejándose de la vida, en general. Son protestones pero, curiosamente, luego son los primeros en mandar cartas contando lo bien que se lo han pasado en el crucero. Los ingleses no se quejan mucho, pero tienen sus peculiaridades. Puede haber treinta parejas de ingleses bailando en la pista de la discoteca, si no llega alguien y los presenta, regresarán a sus camarotes sin haber hablado entre ellos... Y acabarán el crucero sin haberse conocido.

Y hay personal del barco pendiente de estas cosas...

Claro. Procuramos organizar mesas de gente de la misma edad, del mismo idioma, recién casados... Y actividades para todos: bingo, casino, clases de tango, musicales por la noche, manualidades...

¿Cuánta gente trabaja aquí?

Unos 800. Tenemos hasta 30 nacionalidades, argentinos, sirios, franceses, filipinos, algunos españoles...

Qué follón de nóminas, de idiomas...

El idioma del barco es el inglés. Pero, lógicamente, no se le pide el mismo inglés a un almirante que al cantaor flamenco del 360 (un bar redondo situado en el piso 14, escenario habitual de Javi de Huelva y su trío Mediterráneo).

Y cada nacionalidad con sus costumbres

Es complejo. En Filipinas, por ejemplo, es de mala educación pedirle a alguien que te repita algo porque no le has entendido. ¡Imagínese, aquí hay cientos de filipinos trabajando! Le pides que le lleven el boli a Pepe, te dice amablemente que sí, crees que te han entendido, y lo ves con un bidón camino de la lavandería. (Amadeo se ríe, parece que no es un ejemplo, que visualiza al hombre del bidón).

Creo que la tripulación no se puede mezclar con el pasaje

Está terminante prohibido. Hace años hubo muchos problemas porque se montaban numeritos para simular presuntos intentos de violación. Las compañías perdieron miles de dólares, créame... Ahora la tripulación tiene su bar, su discoteca, su gimnasio... Trabajan seis meses, a veces hasta 10 horas, es un trabajo duro, pero está bien pagado. Un camarero, por ejemplo, cobra unos 2000 euros...

¿Hay capitanas?

Hay muchas mujeres capitanas. La verdad, no sé cifras de España, en Portugal se sumaron en el año 78, y en Suecia las mujeres capitanean barcos desde los años 60...

Seis meses a bordo, 27 años navegando... ¿Qué tal la familia?

Bueno, mi mujer trabaja en el barco. Y no tenemos hijos. Es que antes ella era bailarina profesional, y ya sabe, no hay Lago de los cisnes embarazados...

Amadeo Albuquerque capitanea un crucero por el Mediterráneo
Amadeo Albuquerque capitanea un crucero por el MediterráneoJUAN MUNGUÍA
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS