Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA | RICARDO NKOSI

“El deporte es un placer y me ha dado de comer”

El actor y cantante combina su trabajo en 'La que se avecina' con su papel de Mufasa en la producción teatral de 'El rey león'

Este angoleño de 31 años vive un momento especial aunque se pase las horas entre platós y escenarios y duerma poco. Durante el día encarna a Ongombo en la delirante comedia de Telecinco La que se avecina. Por las noches se mete en la peluda piel de Mufasa, el padre de Simba, para protagonizar la versión escénica de El Rey León, que lleva nueve temporadas llenando el teatro Lope de Vega de la Gran Vía madrileña. Entremedias saca tiempo para practicar deporte, algo sin lo que no puede vivir. Empezó haciendo atletismo en Vallecas, el barrio donde se crio. Después pasó al voleibol y más tarde al baloncesto. Su primer papel en un musical llegó precisamente por sus habilidades deportivas. “Buscaban a un actor negro que bailara, cantara y jugara al baloncesto”.

“El deporte es un placer y me ha dado de comer”

¿Es más agotadora una jornada de rodaje que una función teatral? Yo creo que una función de El Rey León es más dura. Tengo que cantar, bailar y correr, aunque también paso más horas en el plató de La que se avecina.

¿Qué se siente al estar en dos proyectos de éxito? Me siento muy afortunado de estar en una serie que ven muchísimos españoles y de participar en el mejor musical de España. ¿Cómo lo compagino? En el rodaje estoy desde las seis de la mañana hasta las cinco de la tarde, como algo en casa después y a las siete de la tarde estoy en el teatro. Paso siete meses del año con esta rutina. Tengo que ser muy disciplinado.

¿Saca tiempo para descansar? A veces duermo tres horas o directamente ninguna, porque termino en el teatro a las 23.30 y me cuesta desconectar. Menos mal que en el estudio de La que se avecina hay camas.

¿El deporte es para usted una obligación o un placer? Es un placer, pero a veces me obligo. El deporte me ha dado de comer. He jugado al ­voleibol, pero, como mi familia no tenía recursos, no podía pagar las matrículas y lo dejé para jugar al baloncesto. Estuve en el Club Deportivo Vallecas (CDV).

¿Cuándo dio el paso a la actuación? Siempre he sido artista. Tocaba la batería en la iglesia y en bodas africanas. También cantaba un poco. Un día me llamaron de Stage Entertainment y me dijeron que mi primo les había pasado mi teléfono porque estaban buscando un jugador de baloncesto que cantara y bailara para High School ­Musical. Así aterricé en mi primer musical ­profesional

¿Cómo celebra la Navidad? Somos ocho hermanos y para mí, de pequeños, era maravilloso estar con todos en casa, la mesa llenísima de comida, con música. Ahora es más complicado, nos hacemos mayores y están desperdigados por Europa, pero cuando puedo los reúno a todos.

¿Son muy deportistas sus hermanos? ¿Qué le regalaría a alguien muy deportista? Un reloj con cuentapulsaciones o unas buenas zapatillas de correr.

¿Y qué le gustaría que le regalaran? Una equipación del Atlético de Madrid, aunque también soy rayista y culé. La primera vez que estuve en un campo fue en el del Rayo Vallecano. Fui a hacer las pruebas. ¡No me cogieron!

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >