Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La espectacular transformación del estilo de Aznar, en imágenes

26 fotos

De político vestido de verde caza a sofisticado ciudadano del mundo. El estilo del expresidente, que acaba de presentar su libro, ha vivido una evolución tan sustancial como el personaje

  • Gesto travieso, bigote frondoso, mata de pelo engominada hacia atrás, guedejas de pelo tras las orejas… El José María Aznar de 1983 estaba sin pulir, pero ya prometía. Rato también, a juzgar por su elegante combinación de camisa y gemelos.
    1Año 1983 Gesto travieso, bigote frondoso, mata de pelo engominada hacia atrás, guedejas de pelo tras las orejas… El José María Aznar de 1983 estaba sin pulir, pero ya prometía. Rato también, a juzgar por su elegante combinación de camisa y gemelos.
  • Aznar, por entonces presidente de la Junta de Castilla y León, posó para EL PAÍS disfrazado de El Cid en Castillo de Villafuerte de Esgueva (Valladolid). Hay que decir que el traje formaba parte de la sección 'Locas pasiones', pero ya metidos en gestas gloriosas, es inevitable pensar en la gran boda española de su hija Ana, años después, en el monasterio de El Escorial.
    2Año 1987 Aznar, por entonces presidente de la Junta de Castilla y León, posó para EL PAÍS disfrazado de El Cid en Castillo de Villafuerte de Esgueva (Valladolid). Hay que decir que el traje formaba parte de la sección 'Locas pasiones', pero ya metidos en gestas gloriosas, es inevitable pensar en la gran boda española de su hija Ana, años después, en el monasterio de El Escorial.
  • Chaqueta de franela, camisa a rayas, corbata de amebas, bigote domesticado para todos los públicos. Adiós a los caracolillos tras las orejas. España estaba entre la resaca de La Movida y el precalentamiento olímpico, un momento particularmente sensible a todo lo que oliera a estatus y modernidad, y aquí Aznar representa las dos cosas. A su manera.
    3Año 1989 Chaqueta de franela, camisa a rayas, corbata de amebas, bigote domesticado para todos los públicos. Adiós a los caracolillos tras las orejas. España estaba entre la resaca de La Movida y el precalentamiento olímpico, un momento particularmente sensible a todo lo que oliera a estatus y modernidad, y aquí Aznar representa las dos cosas. A su manera.
  • La irrupción de la franela gris hizo olvidar el verde caza leonés y la mirada al frente adivinaba su próximo objetivo: la presidencia del recién renombrado PP.
    4Año 1989 La irrupción de la franela gris hizo olvidar el verde caza leonés y la mirada al frente adivinaba su próximo objetivo: la presidencia del recién renombrado PP.
  • ¿Joven integrante de una banda psicodélica en un festival de verano en Manchester? ¿'Clubber' en el exterior de una discoteca de Ibiza? No: Aznar con 'bucket hat' y traje de baño en Benicàssim.
    5Año 1991 ¿Joven integrante de una banda psicodélica en un festival de verano en Manchester? ¿'Clubber' en el exterior de una discoteca de Ibiza? No: Aznar con 'bucket hat' y traje de baño en Benicàssim.
  • aznar
    6Año 1991 

    El loden es ese abrigo de lana verde caza de origen austríaco que durante la Transición era el opuesto natural a la trenca. En su Manual de elegancia masculina, de 1983, Tatiana Tolstoï dice que la verdadera utilidad del loden es poder ponerse un sombrero tirolés: ”Dé unos pasos por el bosque así vestido y lo tomarán por un gran cazador”, recomendaba la autora. “Esta es la forma de caza que más recomiendo para la gente que odia matar animalitos”. Ocho años después, Aznar demostraba con audacia que la tradición va por dentro y caminaba con su loden sin sombrero, por la ciudad y aprovechando el dramatismo de su corte holgado abriéndose al viento.

  • El joven presidente del PP se atrevía a eso tan de principios de los noventa que era usar chaquetas de 'sport' para ir a la oficina, salir al cine o bromear con el frutero en un mercado de Chamberí (literal).
    7Año 1992 El joven presidente del PP se atrevía a eso tan de principios de los noventa que era usar chaquetas de 'sport' para ir a la oficina, salir al cine o bromear con el frutero en un mercado de Chamberí (literal).
  • Si fuera un cuadro, podría llamarse 'Presidente del Gobierno con dos Mercedes al fondo', 'Presidente español en París' o 'Lo guapo que iba yo aquel día por Rue de Rivoli'. Mírele a los ojos y no volverá a subestimar la confianza en uno mismo que infunde un abrigo camel de cachemir.
    8Año 1995 Si fuera un cuadro, podría llamarse 'Presidente del Gobierno con dos Mercedes al fondo', 'Presidente español en París' o 'Lo guapo que iba yo aquel día por Rue de Rivoli'. Mírele a los ojos y no volverá a subestimar la confianza en uno mismo que infunde un abrigo camel de cachemir.
  • Pues nada, aquí, descansando, directo a mi segunda legislatura gracias a una mayoría absoluta, con un traje azul y calcetines Ejecutivos a juego. Entonces era aceptable, pero el viajadísimo Aznar de hoy jamás permitiría ese paso en falso medio transparente a la altura del tobillo.
    9Año: 1999 Pues nada, aquí, descansando, directo a mi segunda legislatura gracias a una mayoría absoluta, con un traje azul y calcetines Ejecutivos a juego. Entonces era aceptable, pero el viajadísimo Aznar de hoy jamás permitiría ese paso en falso medio transparente a la altura del tobillo.
  • Pues nada, aquí, descansando en Menorca, es agosto. Y fumando un puro en el barco. Si esta imagen fuera una publicidad, las convenciones del comentarismo de moda de 2018 obligarían a aludir al privilegio blanco, al heteropatriarcado y qué sé yo qué más. Pero no lo es. Por cierto, bonito traje de baño.
    10Año: 2002 Pues nada, aquí, descansando en Menorca, es agosto. Y fumando un puro en el barco. Si esta imagen fuera una publicidad, las convenciones del comentarismo de moda de 2018 obligarían a aludir al privilegio blanco, al heteropatriarcado y qué sé yo qué más. Pero no lo es. Por cierto, bonito traje de baño.
  • La tragedia del esquiador pillado en cualquier cosa que no sea descenso: ese invierno de 2003 hacía frío en Baqueira, pero no tanto, y entre el forro polar y el sol se sudaba un poco. Sobre todo si no ibas tan rápido como tus gafas amarillas prometían.
    11Año 2003 La tragedia del esquiador pillado en cualquier cosa que no sea descenso: ese invierno de 2003 hacía frío en Baqueira, pero no tanto, y entre el forro polar y el sol se sudaba un poco. Sobre todo si no ibas tan rápido como tus gafas amarillas prometían.
  • aznar
    12Año 2003 El hombro construido y la solapa con bocado bajo son típicos de la sastrería española, de la que nuestro bipartidismo ha sido siempre muy defensor. Comparado con el traje arrugado de Tony Blair y la chaqueta descolocada de George Bush, nuestro expresidente gana. Sería precioso que esto fuera lo único memorable de esta simpática foto de tres amigos en las Azores, ¿verdad?
  • Otro verano, otra isla, otro bañador rojo. Y un nuevo cuerpo. Aznar ha perdido unos cuantos kilos y presume antes de darse un chapuzón. Decimos “presume” porque suponemos que impera la moral que Paris Hilton, Nicole Richie y las hermanas Olsen acuñaron a principios de los dosmiles: cuanto mayor tu estilo de vida, menor tu talla de pantalón.
    13Año 2003 Otro verano, otra isla, otro bañador rojo. Y un nuevo cuerpo. Aznar ha perdido unos cuantos kilos y presume antes de darse un chapuzón. Decimos “presume” porque suponemos que impera la moral que Paris Hilton, Nicole Richie y las hermanas Olsen acuñaron a principios de los dosmiles: cuanto mayor tu estilo de vida, menor tu talla de pantalón.
  • De recio político español a pulido ciudadano del mundo. El Aznar expresidente se convirtió en un señor sofisticado con gafas de fina montura metálica, coqueta melena y pulseritas a lo Kyril de Bulgaria. Nótese el gesto: es un elegante intelectual casi sin bigote, sí, pero muy contento no está.
    14Año 2006 De recio político español a pulido ciudadano del mundo. El Aznar expresidente se convirtió en un señor sofisticado con gafas de fina montura metálica, coqueta melena y pulseritas a lo Kyril de Bulgaria. Nótese el gesto: es un elegante intelectual casi sin bigote, sí, pero muy contento no está.
  • Las camisas de rayas Ralph Lauren siempre han sido la opción perfecta para toda madre que pretenda que su hijo vaya guapo: evoca niños rubios y señores en yate en las costas de Nueva Inglaterra. Para un político conservador, es como ponerse una funda más neutra y cosmopolita que una camisa con iniciales.
    15Año 2007 Las camisas de rayas Ralph Lauren siempre han sido la opción perfecta para toda madre que pretenda que su hijo vaya guapo: evoca niños rubios y señores en yate en las costas de Nueva Inglaterra. Para un político conservador, es como ponerse una funda más neutra y cosmopolita que una camisa con iniciales.
  • 'No pain no gain', que dicen los ingleses. Si no hay dolor, no hay ganancia. Aznar fue a Washington a visitar a George Bush y antes salió a echar una carrera con sus guardaespaldas por los frondosos bosques de la zona, todo piernas, 'shorts' y capa exterior en tejido tecnológico amarillo. Correr ya estaba de moda en esta época (2008), pero no tanto la protección del medio ambiente: un mes antes, en una visita a la República Checa, Aznar dijo que el cambio climático era “científicamente cuestionable”.
    16Año 2008 'No pain no gain', que dicen los ingleses. Si no hay dolor, no hay ganancia. Aznar fue a Washington a visitar a George Bush y antes salió a echar una carrera con sus guardaespaldas por los frondosos bosques de la zona, todo piernas, 'shorts' y capa exterior en tejido tecnológico amarillo. Correr ya estaba de moda en esta época (2008), pero no tanto la protección del medio ambiente: un mes antes, en una visita a la República Checa, Aznar dijo que el cambio climático era “científicamente cuestionable”.
  • De político español a… ¿seductor internacional? Aznar debió romper un par de corazoncitos con su camisa a cuadritos desabrochada, chaqueta de algodón con cuello de pana, gafas de aviador bien encajadas y ese clásico accesorio del hombre duro de alto mantenimiento: el Rolex de submarinista.
    17Año 2009 De político español a… ¿seductor internacional? Aznar debió romper un par de corazoncitos con su camisa a cuadritos desabrochada, chaqueta de algodón con cuello de pana, gafas de aviador bien encajadas y ese clásico accesorio del hombre duro de alto mantenimiento: el Rolex de submarinista.
  • Pese a la timidez que evidencia su gesto arrogante (es una forma de defenderse), Aznar nunca le ha hecho ascos a un poco de teatralidad indumentaria. Aquí, en el aciago día que fue a dar una charla a la Universidad de Oviedo y algunos alumnos le increparon: la peineta habría quedado muy deslucida si su perfecto 'look' a la inglesa hubiera estado desprovisto del elegante movimiento de su finísima bufanda burdeos.
    18Año 2010 Pese a la timidez que evidencia su gesto arrogante (es una forma de defenderse), Aznar nunca le ha hecho ascos a un poco de teatralidad indumentaria. Aquí, en el aciago día que fue a dar una charla a la Universidad de Oviedo y algunos alumnos le increparon: la peineta habría quedado muy deslucida si su perfecto 'look' a la inglesa hubiera estado desprovisto del elegante movimiento de su finísima bufanda burdeos.
  • Fíjense en la chaqueta de esmoquin: un solo botón, solapa de raso en pico y manga un poco corta que descubre el puño de la camisa. Fíjense también en la sobria botonadura negra de la camisa. El único pero, y es muy pequeño, es la pajarita, que parece de esas que ya vienen hechas: cualquier hombre elegante se sabe anudar la suya. Aunque eso ya habría sido frivolidad.
    19Año 2011 Fíjense en la chaqueta de esmoquin: un solo botón, solapa de raso en pico y manga un poco corta que descubre el puño de la camisa. Fíjense también en la sobria botonadura negra de la camisa. El único pero, y es muy pequeño, es la pajarita, que parece de esas que ya vienen hechas: cualquier hombre elegante se sabe anudar la suya. Aunque eso ya habría sido frivolidad.
  • Qué bien se está en Marbella, rodeado de absolutamente todo el mundo que conoces. Razón de más para no perder de vista las normas del decoro y bajar a la playa peinado, con la camiseta planchada, traje de baño azul y mocasines a juego. Un momento, ¿mocasines a juego?
    20Año 2012 Qué bien se está en Marbella, rodeado de absolutamente todo el mundo que conoces. Razón de más para no perder de vista las normas del decoro y bajar a la playa peinado, con la camiseta planchada, traje de baño azul y mocasines a juego. Un momento, ¿mocasines a juego?
  • Una camisa blanca 'slim fit' y pantalón de cinco bolsillos beis es un uniforme tan válido para el padre como para el hijo. El problema es que uno de los grandes dilemas que ha provocado la eclosión del ‘fitness’, y la eclosión de las rutinas de gimnasio en general, es que quien antes no era más que el padre del novio de repente se convierte en un potencial novio también, aunque peine canas. Ay. ¡Es que tampoco peina canas!
    21Año 2015 Una camisa blanca 'slim fit' y pantalón de cinco bolsillos beis es un uniforme tan válido para el padre como para el hijo. El problema es que uno de los grandes dilemas que ha provocado la eclosión del ‘fitness’, y la eclosión de las rutinas de gimnasio en general, es que quien antes no era más que el padre del novio de repente se convierte en un potencial novio también, aunque peine canas. Ay. ¡Es que tampoco peina canas!
  • Ejercicio físico y política, qué malos compañeros. Hasta ahora. Aznar combate con sus propias armas la efebocracia de la política actual armado con su ya clásico estilo Macho Niño Bueno: Rolex, abdominales, bañador de florecitas y desafío en la mirada. En esta foto el expresidente tenía 62 años.
    22Año 2015 Ejercicio físico y política, qué malos compañeros. Hasta ahora. Aznar combate con sus propias armas la efebocracia de la política actual armado con su ya clásico estilo Macho Niño Bueno: Rolex, abdominales, bañador de florecitas y desafío en la mirada. En esta foto el expresidente tenía 62 años.
  • Los fuertes hombros de lo liberal en lo económico y conservador en lo social aguantan hasta una foto de espaldas.
    23Año 2015 Los fuertes hombros de lo liberal en lo económico y conservador en lo social aguantan hasta una foto de espaldas.
  • Andrea Casiraghi pasó unos cuantos veranos en Ibiza y, desde las páginas del '¡Hola!', su felizmente indolente 'look' (melena rubia, pareo, panamá y camisa abierta) fue catapultado a lo más alto del imaginario colectivo vacacional. Aznar lo traduce aquí a su idioma y en Marbella.
    24Año 2016 Andrea Casiraghi pasó unos cuantos veranos en Ibiza y, desde las páginas del '¡Hola!', su felizmente indolente 'look' (melena rubia, pareo, panamá y camisa abierta) fue catapultado a lo más alto del imaginario colectivo vacacional. Aznar lo traduce aquí a su idioma y en Marbella.
  • Un traje de franela gris es el complemento perfecto para el hombre maduro y seguro de sí mismo, o para el hombre no tan maduro que quiere proyectar lo contrario. Este traje de Aznar conseguiría su objetivo si no fuera víctima del gran elefante en la habitación en la imagen del expresidente: la tensión entre esa melena marrón (¡joven!) y el bigote blanco (¿maduro?).
    25Año 2018 Un traje de franela gris es el complemento perfecto para el hombre maduro y seguro de sí mismo, o para el hombre no tan maduro que quiere proyectar lo contrario. Este traje de Aznar conseguiría su objetivo si no fuera víctima del gran elefante en la habitación en la imagen del expresidente: la tensión entre esa melena marrón (¡joven!) y el bigote blanco (¿maduro?). Getty
  • El discreto encanto del 'chic' conservador tiene mucho que ver con la capacidad de combinar azul marino y gris en casi todas las ocasiones y hasta el final de los tiempos. Dios está en los detalles: Aznar lo lleva con camisa blanca e imponente corbata oscura. Pablo Casado, su delfín, con zapatos negros, camisa azul y lo que parece ser una de sus habituales corbatas estrechas de punto. Decida usted en qué detalles está Dios y en cuáles el demonio.
    26Año 2018 El discreto encanto del 'chic' conservador tiene mucho que ver con la capacidad de combinar azul marino y gris en casi todas las ocasiones y hasta el final de los tiempos. Dios está en los detalles: Aznar lo lleva con camisa blanca e imponente corbata oscura. Pablo Casado, su delfín, con zapatos negros, camisa azul y lo que parece ser una de sus habituales corbatas estrechas de punto. Decida usted en qué detalles está Dios y en cuáles el demonio.