Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Aventura BLOGS Por Rosa Cullell
y Javier Martín del Barrio

El método para aparcar fatal en Lisboa sin que te multen

La capital portuguesa es una de las peores del mundo en accesibilidad por el pasotismo policial

Aparcamiento junto al monasterio de los Jerónimos.
Aparcamiento junto al monasterio de los Jerónimos.

Lisboa es una ciudad maravillosa para disfrute de todos excepto de la gente que anda por las aceras. Si usted es una persona con ese vicio, elija otro destino; si precisa desplazarse en silla de ruedas o viaja con un carrito infantil, Lisboa es ciudad prohibida.

En Lisboa es costumbre aparcar impunemente encima de la acera. Da igual que el peatón no pueda pasar. Un coche encima de la acera puede tirarse el día con guardias a su alrededor y no merecerles el mínimo interés; eso, si hay guardas a su alrededor, normalmente, no.

Aparcamiento en una acera del barrio de Restelo.
Aparcamiento en una acera del barrio de Restelo.

Hace unos años,  la revista Time Out incluía una sección con el retador título ¿Te crees que sabes aparcar? Publicaba fotografías de automóviles estacionados en las más inverosímiles posiciones, que enviaban los lectores. Se podría poner la mano en el fuego, por experiencias visuales similares, asegurando que en ningún caso hubo sanciones.

El hábito solo sorprende a los extranjeros. No es que el guardia no multe, es que el mismo lisboeta no entiende que a un visitante le extrañe que los coches aparquen sobre las aceras. No es tema. Las únicas quejas locales proceden de colectivos dedicados a la inclusión de personas parapléjicas, como la Fundación Salvador. ¿Cómo normalizar su vida, animarles a salir de su piso si cuando lo logran se encuentran con un coche sobre la acera?

Aparcamiento en el barrio noble del parque Eduardo VII.
Aparcamiento en el barrio noble del parque Eduardo VII.

La laxitud policial se extiende también a las carreteras. En el primer año de aplicación del carné por puntos, ningún conductor perdió su licencia, sin duda caso único en la historia del automovilismo mundial. Y en dos años, solo 59 se quedaron sin carné. Y no es por la pericia de los portugueses al volante, pues si así fuera no habría accidentes en calles y carreteras, y, sin embargo, van a más.

Quizás sea una secuela por los 40 años de dictadura, pero el portugués siente que multar es un acto represivo, violento e injusto. Y limitar el aparcamiento también. En una especie de Fuenteovejuna local, en el barrio de Carnide, aparecieron una mañana todos los parquímetros nuevos rotos.

El concejal de movilidad advierte que las cámaras no son para multar sino para apelar "al sentido común" de los conductores

Recientemente, el Ayuntamiento instaló cámaras en los semáforos. El concejal de movilidad tuvo que aclarar que su función “no es multar a los conductores sino apelar a su sentido común”. ¿Sentido común? ¡Pero si aparcan sobre la vía del trolebús!

El mismo concejal anunció que se iba a empezar “a vigilar el aparcamiento en segunda fila”. Aparcar en segunda fila en Lisboa es sinónimo de colapso si se da el caso, muy habitual, de que por allí pasa el tranvía. El transporte público no puede maniobrar para esquivar el coche mal estacionado y el tráfico se interrumpe. Por ese motivo, el pasado año los tranvías estuvieron parados 937 horas y su velocidad media fue del 13,9 kilómetros por hora.

Aparcamiento en el barrio de Algés.
Aparcamiento en el barrio de Algés.

El creciente turismo ha provocado que el Ayuntamiento se decida a encarar la situación, especialmente después de haber renovado su victoria electoral. La solución no pasa por exigir mayor disciplina, sino por gastar más: comienza a colocar palotes para que los coches no asalten los paseos. La medida es muy impopular. Si además, las ciclovías también se comen espacio de los coches, la protesta vecinal está garantizada.

El problema tiene difícil solución. Las viejas viviendas no cuentan con aparcamientos, cuando son rehabilitadas tampoco se contempla esta mejora y los estacionamientos públicos son escasos. Además, claro, hay que pagar.

Porque si, a veces con razón, se critica la falta de aparcamiento, la realidad es que aparcar encima de la acera es un hábito incluso en calles donde hay espacios públicos regulados. Es más rápido, más barato (gratis)  y, sobre todo, más seguro.

No hay mayor riesgo de ser multado que aparcar correctamente. No es un decir, es una realidad. En mis cuatro años en Lisboa, solo he recibido multas porque había excedido el tiempo del parquímetro, nunca por aparcar encima de la acera. Sí, porque las malas costumbres se contagian, ya he estacionado más de una vez -con mala conciencia- sobre la acera. Nunca fui multado.