Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El año triunfal de Julia Roberts a los 50

“Hacía mucho que no trabajaba tanto”, confiesa la actriz, que estrena película con aspiraciones en los Oscar y participa en una serie de televisión. Concilia el trabajo con una sólida vida personal

Julia Roberts
La actriz Julia Roberts. GTRESONLINE

“Hacía mucho que no trabajaba tanto”, confesó Julia Roberts a EL PAÍS. Lo dijo a su paso por el Festival de Cine de Toronto, toda sonrisas, toda poderío, toda belleza, sin que sus 50 años y sus tres hijos la frenen. Acudió a esta cita del cine con olor a Oscar para presentar su nuevo estreno, Ben is Back. Los rumores dicen que esta película podría proporcionarle a la actriz una nueva candidatura. Roberts tiene ya la estatuilla por Erin Brockovich (2000). También promocionó la primera serie de televisión de su carrera, Homecoming, a las órdenes de Sam Esmail. Pero durante la gala también se habló de la radiante belleza que conserva la actriz de Pretty Woman, ahora rubia, y de su delgadez, que causó alarma a su paso por la alfombra roja. Preocupante para otros, no para ella. “Hace años me convertí en una malabarista. A todos nos pasa. Hay que ocuparnos de nuestra pareja, de nuestros hijos. Y tenemos que acordarnos también de nosotras, prestarnos atención. Es fundamental para que nada se venga abajo”, dice en un intento de demostrar que parece tenerlo todo bajo control. “Es cierto que hace mucho tiempo que no trabajaba tanto y tan seguido, pero el momento fue perfecto porque acabé coincidiendo con el final del colegio de los chicos y pudimos pasar juntos unas vacaciones realmente especiales”, detalló.

Roberts no necesitaría trabajar más. Según la revista Forbes, está entre las diez actrices que durante 2017 recibieron más dinero de Hollywood, una posición que disfrutan otras estrellas como Angelina Jolie, Jennifer Lawrence, Scarlett Johansson, Emma Stone o Jennifer Aniston. Además, está su campaña con Lancôme, una importante fuente de ingresos que además la traslada al menos una vez al año a su ciudad preferida, París. Y en lo que se refiere a su vida personal, a la conocida desde hace años como "la novia de América" se le llena la boca cuando habla de su marido desde hace 16 años, el director de fotografía Daniel Moder. “Encontré a mi media naranja. Y no es nada fácil encontrar algo así en un mundo tan grande como este. Por eso considero mi boda como uno de los momentos más importantes de mi vida, lo mismo que fue nacer o tener a mis hijos”, confiesa.

Sus hijos, dice, son los que mandan: Hazel Patricia y Phinneaus, en los 13, y Henry Daniel, de 11. De su marido asegura que es incapaz de "guardar secretos". “Supongo que somos buenos padres hasta cierto punto. Como todos. Nos alternamos los papeles de policía bueno, policía malo”. Así se manejan en su hogar de Malibú, esa casa donde nunca nadie entra o sale sin un beso de recibimiento o de despedida. Según confiesa la actriz, es una besucona con los que ama, una rutina de la que no se avergüenza y que, asegura, mantiene a su familia unida.  A Julia Roberts le gusta la rutina, los pequeños rituales como disfrutar un año más de su familia en Navidades -“antes de que se me empiecen a ir por ahí”, dice- o tener todos los regalos preparados, muchos de ellos tejidos a mano por ella, gran aficionada a las agujas.

Pero de su rutina no puede sacar a Hollywood, que no sabe vivir sin su reina. Mientras habla de su familia, menciona los nombres de tres directores -Gary Marshall, Steven Soderbergh y Mike Nichols- como las personas más importantes de su vida profesional. El primero le proporcionó una carrera, el segundo, un Oscar, y el tercero fue una gran influencia en ella, “como actriz y como persona”.

Sus hijos están descubriendo ahora las películas que la hicieron famosa. Está encantada de acercarse a la gente joven. Eso le ha llevado, pese a ser celosa de su intimidad, a abrirse una cuenta en Instagram en la que ya cuenta con 1,7 millones de seguidores. Bueno, 1,7 millones menos uno, un hater al que puso en su sitio por meterse con sus uñas, durante el Festival de Toronto. “Llevo esmalte azul marino con cristales granates. Por si quieres editar tu comentario de ‘esmalte negro y feo’ a ‘azul marino con cristales granates y feo’. Piénsalo”, le comentó con ese humor ácido que siempre ha caracterizado a la actriz.