Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al volante

Estamos en el puente del 1 de Mayo que debería concienciarnos para, de una vez por todas, no conducir bajo los efectos del teléfono móvil, ni tampoco bajo los efectos del alcohol y las drogas. Y no correr, por favor, para “llegar a comer” o para que nos dé tiempo “a ir a la playa”. Conductores: no corramos, no bebamos, no nos droguemos... y que el teléfono móvil no deje a nuestros vehículos (y a nuestros seres más queridos) en riesgo de un grave accidente.— José Luis Gardón. Madrid.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.