Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El diario de Melenas durante el SXSW de Austin
27 fotos

El diario de Melenas durante el SXSW de Austin

El cuarteto de Pamplona nos cuenta su paso por el festival estadounidense 'South by Southwest'

  • Hemos llegado a Austin, vía Dallas, y antes que nos demos cuenta de que estamos en suelo americano, nuestro amigo Josh Stricker nos recoge en su furgoneta. A nosotras, a Dani, y a todos los instrumentos y maletas que necesitábamos para el viaje.
    1'JOSH’ TRUCK, WHAT THE FUCK': Hemos llegado a Austin, vía Dallas, y antes que nos demos cuenta de que estamos en suelo americano, nuestro amigo Josh Stricker nos recoge en su furgoneta. A nosotras, a Dani, y a todos los instrumentos y maletas que necesitábamos para el viaje.
  • El cuerpo nos pide una cervecita americana, que nos ayude a entender dónde estamos. En el Yellow Jacket, típico bar que parece una cabaña de montaña, suenan TV Personalities y nos tomamos unas 'Lonestars' y unas 'Pearls', justo antes de quedar con Ryan y Kyle de Holy Wave, que nos han ayudado a montar algunos de los conciertos de este viaje. La felicidad y la ilusión nos invaden.
    2El cuerpo nos pide una cervecita americana, que nos ayude a entender dónde estamos. En el Yellow Jacket, típico bar que parece una cabaña de montaña, suenan TV Personalities y nos tomamos unas 'Lonestars' y unas 'Pearls', justo antes de quedar con Ryan y Kyle de Holy Wave, que nos han ayudado a montar algunos de los conciertos de este viaje. La felicidad y la ilusión nos invaden.
  • Nos damos cuenta de la influencia del Nébula hasta ese punto: Holy Wave han tocado en Pamplona varias veces y ahora nos devuelven la amistad siendo los mejores anfitriones posibles en su Austin. Kyle, Laura, Alex y Julian son todo amor y nos acogen en su casa, a la que llegamos tan muertas que ni podemos abrir un ojo para cuando llega la pizza.
    3Nos damos cuenta de la influencia del Nébula hasta ese punto: Holy Wave han tocado en Pamplona varias veces y ahora nos devuelven la amistad siendo los mejores anfitriones posibles en su Austin. Kyle, Laura, Alex y Julian son todo amor y nos acogen en su casa, a la que llegamos tan muertas que ni podemos abrir un ojo para cuando llega la pizza.
  • Esperamos un par de envíos en casa, pero cuando llegan los paquetes nadie quiere abrirlos. Nos han dicho que han explotado ya dos cartas sorpresa en casas aleatorias de Austin. El formato es siempre el mismo: paquete de remitente desconocido y el que lo abre muere por la explosión. El último ha sido un chico de 17 años. Una de nuestras cajas viene de China y contiene las cintas de la reedición de nuestro primer disco (agotado en vinilo), y hasta que María no se lanza sobre ella, nadie toca la maldita caja. La otra contiene las amadas chistorras de Kyle. Este lo reconocemos porque lo enviamos desde Pamplona hace unos días. Todas a salvo.
    4HAVE A CRUSH ON VEGAS Esperamos un par de envíos en casa, pero cuando llegan los paquetes nadie quiere abrirlos. Nos han dicho que han explotado ya dos cartas sorpresa en casas aleatorias de Austin. El formato es siempre el mismo: paquete de remitente desconocido y el que lo abre muere por la explosión. El último ha sido un chico de 17 años. Una de nuestras cajas viene de China y contiene las cintas de la reedición de nuestro primer disco (agotado en vinilo), y hasta que María no se lanza sobre ella, nadie toca la maldita caja. La otra contiene las amadas chistorras de Kyle. Este lo reconocemos porque lo enviamos desde Pamplona hace unos días. Todas a salvo.
  • Por la tarde tenemos nuestro primer concierto en Hotel Vegas, y da la casualidad que es con los gallegos Bifannah, a los que Dani ha encontrado en una cantina de camino. Nos enamoramos del sitio y de paso nos hacemos mejores colegas de los Biffannah y de unos hermanos escoceses de acento asturiano y granadino. Este extraño triángulo será nuestro grupo más cercano y Hotel Vegas, donde tocamos tres veces en una semana, el lugar favorito de reunión.
    5Por la tarde tenemos nuestro primer concierto en Hotel Vegas, y da la casualidad que es con los gallegos Bifannah, a los que Dani ha encontrado en una cantina de camino. Nos enamoramos del sitio y de paso nos hacemos mejores colegas de los Biffannah y de unos hermanos escoceses de acento asturiano y granadino. Este extraño triángulo será nuestro grupo más cercano y Hotel Vegas, donde tocamos tres veces en una semana, el lugar favorito de reunión.
  • Nos despertamos hambrientas y no dudamos en arrasar con bacon, huevos, tostadas, café y tarta de arándanos en el Star Seeds. Ya nos vamos dando cuenta de que algunos estereotipos americanos son reales y en nuestra cabeza ya visualizamos la Green Card que queremos pedir todas para echar raíces aquí.
    6Austin no es una ciudad Nos despertamos hambrientas y no dudamos en arrasar con bacon, huevos, tostadas, café y tarta de arándanos en el Star Seeds. Ya nos vamos dando cuenta de que algunos estereotipos americanos son reales y en nuestra cabeza ya visualizamos la Green Card que queremos pedir todas para echar raíces aquí.
  • Volvemos a pasar por Hotel Vegas, a dejar los instrumentos (tocamos esa noche) y a ver a SASS, el grupo de Alex, nuestra anfitriona. Punk directo a la yugular en canciones de veinte segundos. De ahí, a la fiesta de 'She Shreds', una revista sólo de chicas que tocan la guitarra, porque queremos ver a La Luz. El concierto no es oficial y parece que lo han tenido que mover de localización por presiones de la policía al Sahara Lounge. Antes de que actúen las californianas una responsable de la revista agradece el "esfuerzo en conseguir mover entre todas el material y los instrumentos". Casi llora de la emoción y nos damos cuenta que SXSW es más que la feria que todo el mundo habla.
    7Volvemos a pasar por Hotel Vegas, a dejar los instrumentos (tocamos esa noche) y a ver a SASS, el grupo de Alex, nuestra anfitriona. Punk directo a la yugular en canciones de veinte segundos. De ahí, a la fiesta de 'She Shreds', una revista sólo de chicas que tocan la guitarra, porque queremos ver a La Luz. El concierto no es oficial y parece que lo han tenido que mover de localización por presiones de la policía al Sahara Lounge. Antes de que actúen las californianas una responsable de la revista agradece el "esfuerzo en conseguir mover entre todas el material y los instrumentos". Casi llora de la emoción y nos damos cuenta que SXSW es más que la feria que todo el mundo habla.
  • Dos revelaciones del festival: las suecas Rome is not a Town, que nos dejan de piedra con su concierto, y el musicón que ponen en los taxis, que hace que más de una vez les pidamos que suban el volumen. En Hotel Vegas, de nuevo, nuestro público son japoneses con cara de negocio, que venían a ver a nuestros teloneros, también japoneses. Arrancamos con la frase ‘Hola, we’re Melenas and we’re from the Basque Country, from Pamplona’. Es casi nuestro grito de guerra.
    8Dos revelaciones del festival: las suecas Rome is not a Town, que nos dejan de piedra con su concierto, y el musicón que ponen en los taxis, que hace que más de una vez les pidamos que suban el volumen. En Hotel Vegas, de nuevo, nuestro público son japoneses con cara de negocio, que venían a ver a nuestros teloneros, también japoneses. Arrancamos con la frase ‘Hola, we’re Melenas and we’re from the Basque Country, from Pamplona’. Es casi nuestro grito de guerra.
  • Acabamos la noche en una residencia de estudiantes que cumple todos los clichés de las pelis americanas, solo que sobre su escenario actuarán Baywaves, Girl Ray y las Hinds. Pasamos un rato con la comitiva en un camerino que es en realidad un gimnasio y vemos como los americanos se vuelven tan locos con el concierto de las madrileñas que, en los empujones, les desconectan los pedales. Como colofón, dos chicos que iban en canoa por la piscina, caen al agua y todo el mundo aplaude y grita. Esto cada vez parece más una película.
    9Acabamos la noche en una residencia de estudiantes que cumple todos los clichés de las pelis americanas, solo que sobre su escenario actuarán Baywaves, Girl Ray y las Hinds. Pasamos un rato con la comitiva en un camerino que es en realidad un gimnasio y vemos como los americanos se vuelven tan locos con el concierto de las madrileñas que, en los empujones, les desconectan los pedales. Como colofón, dos chicos que iban en canoa por la piscina, caen al agua y todo el mundo aplaude y grita. Esto cada vez parece más una película.
  • Andar sin dirección en Austin apunta a desastre, ahora entendemos por qué la gente va siempre en coche. Para encontrar un sitio decente para desayunar nos acabamos recorriendo toda la calle Guadalupe como zombies. Suerte que después nos dejamos caer en Antonne’s Records, sitio del que Alex, de nuestro sello Elsa, solo habla maravillas.
    10AUSTIN RECORDS Andar sin dirección en Austin apunta a desastre, ahora entendemos por qué la gente va siempre en coche. Para encontrar un sitio decente para desayunar nos acabamos recorriendo toda la calle Guadalupe como zombies. Suerte que después nos dejamos caer en Antonne’s Records, sitio del que Alex, de nuestro sello Elsa, solo habla maravillas.
  • Laura nos ha pedido que no faltemos a la fiesta en la tienda de discos Breakaway y, cuando llegamos, nos sorprende que la organiza el sello barcelonés La Castanya. La conexión ya es brutal, a nuestros amigos les diseñó las portadas el mismo que hizo las de The Zephyr Bones, Jaime de Hidden Ritual. Y todos estamos allí. Nos quedamos prendadas de la música de Hidden Ritual, que ya nos habían recomendado nuestros amigos.
    11Laura nos ha pedido que no faltemos a la fiesta en la tienda de discos Breakaway y, cuando llegamos, nos sorprende que la organiza el sello barcelonés La Castanya. La conexión ya es brutal, a nuestros amigos les diseñó las portadas el mismo que hizo las de The Zephyr Bones, Jaime de Hidden Ritual. Y todos estamos allí. Nos quedamos prendadas de la música de Hidden Ritual, que ya nos habían recomendado nuestros amigos.
  • En casa, María prepara unas tortillas de patata de muerte y unas chistorras y chorizos a la cerveza para nuestros anfitriones que son para caerse. Han estado ya todos en España así que no les estamos engañando, son buenísimas. Con el estómago lleno vamos a nuestro primer concierto oficial en The Main, donde, al contrario de lo que nos tenían acostumbrados en Hotel Vegas, el trato es frío y el público la verdad que reacciona poco. Para resarcirnos, volvemos al Vegas donde nos dejan entrar como si fuéramos de la casa, con instrumentos y todo.
    12En casa, María prepara unas tortillas de patata de muerte y unas chistorras y chorizos a la cerveza para nuestros anfitriones que son para caerse. Han estado ya todos en España así que no les estamos engañando, son buenísimas. Con el estómago lleno vamos a nuestro primer concierto oficial en The Main, donde, al contrario de lo que nos tenían acostumbrados en Hotel Vegas, el trato es frío y el público la verdad que reacciona poco. Para resarcirnos, volvemos al Vegas donde nos dejan entrar como si fuéramos de la casa, con instrumentos y todo.
  • Nos hemos pasado los días alimentándonos de comida mexicana. No el Tex Mex que la gente se piensa, en Austin mandan los tacos, migas y quesadillas y nosotras las devoramos cada día. El desayuno en Los Altos, a pie de carretera, no puede ser diferente, aunque Dani y Oihana les de por pedirse pancakes. En casa, Laura, nos hace una sesión con una Polaroid del rastro, mientras Dani pone a los americanos el disco de Sant Miquel. Es un momento mágico con el sol entrando por sus ventanas con filtros de colores. Hemos perdido ya la sensación de que nos estamos perdiendo muchas cosas, aunque así fuera. Lo llaman FOMO y, aunque Alex se agobie, manda el ‘no se puede hacer todo’ y preferimos tirarnos en casa un rato y disfrutar de nuestro hogar y compañía americana.
    13'Holy wave, Holy love' Nos hemos pasado los días alimentándonos de comida mexicana. No el Tex Mex que la gente se piensa, en Austin mandan los tacos, migas y quesadillas y nosotras las devoramos cada día. El desayuno en Los Altos, a pie de carretera, no puede ser diferente, aunque Dani y Oihana les de por pedirse pancakes. En casa, Laura, nos hace una sesión con una Polaroid del rastro, mientras Dani pone a los americanos el disco de Sant Miquel. Es un momento mágico con el sol entrando por sus ventanas con filtros de colores. Hemos perdido ya la sensación de que nos estamos perdiendo muchas cosas, aunque así fuera. Lo llaman FOMO y, aunque Alex se agobie, manda el ‘no se puede hacer todo’ y preferimos tirarnos en casa un rato y disfrutar de nuestro hogar y compañía americana.
  • Es nuestro día libre (o lo era), pero nos han ofrecido tocar en una Garage Sale, en casa de Dylon de los Holy Wave. El barrio es tan de película que por el camino tenemos la sensación que estamos en el Show de Truman y todo lo han construído en cartón piedra para nosotras, un Bienvenido Mr. Melenas o algo así. En el garage tocan nuestros amigos mejicanos de Jóvenes Adultos y Kristen, una americana, nos sorprende con una sesión de hits en castellano: Ataque de Caspa, La Mode, Mecano, Décima Víctima. Con unos tacos milanesa en la mano, gritamos sin querer Green Card. Inventamos el ‘pero bueno’, nuestro nuevo himno del festival, y no paramos de repetirlo mientras esperamos a ver a nuestros amigos de Holy Wave. Nos estalla la cabeza de pensar que hemos pasado de verlos en el Nébula a este escenario al otro lado del charco, a miles de kilometros, todos juntos otra vez. Nos dedican el ‘Mejor no hablar de ciertas cosas’ de SUMO, sobre el escenario y les dicen a todos que ‘Melenas is such a great band’. Es imposible quererles más.
    14Es nuestro día libre (o lo era), pero nos han ofrecido tocar en una Garage Sale, en casa de Dylon de los Holy Wave. El barrio es tan de película que por el camino tenemos la sensación que estamos en el Show de Truman y todo lo han construído en cartón piedra para nosotras, un Bienvenido Mr. Melenas o algo así. En el garage tocan nuestros amigos mejicanos de Jóvenes Adultos y Kristen, una americana, nos sorprende con una sesión de hits en castellano: Ataque de Caspa, La Mode, Mecano, Décima Víctima. Con unos tacos milanesa en la mano, gritamos sin querer Green Card. Inventamos el ‘pero bueno’, nuestro nuevo himno del festival, y no paramos de repetirlo mientras esperamos a ver a nuestros amigos de Holy Wave. Nos estalla la cabeza de pensar que hemos pasado de verlos en el Nébula a este escenario al otro lado del charco, a miles de kilometros, todos juntos otra vez. Nos dedican el ‘Mejor no hablar de ciertas cosas’ de SUMO, sobre el escenario y les dicen a todos que ‘Melenas is such a great band’. Es imposible quererles más.
  • La mitad de los conciertos del SXSW se consiguen de manera extraoficial, aunque te alerten de que no puedes. Es gente que tiene un programa de radio o una revista, que quiere hacer algo totalmente DIY. Uno de los primeros en escribirnos fue Orlando, del programa Music For Listeners, tenía nuestro disco y nos ponía a menudo en su radio, para nosotras era un placer tocar en su fiesta. Todos ellos nos dan mil facilidades para llevar a cabo su fiesta particular, cuidan de nosotras. Hace mucho calor, pero nos lo pasamos muy bien y Laura se pone a bailar Michael Jackson sobre el escenario, lo subimos a Instagram y se convierte en un fenómeno inmediato. Nuestro hobby es mirar cuanta vistas tenía el vídeo (ahora casi 47.000) y echarnos unas risas. Al acabar nos sentamos con un sello americano que quiere echarnos una mano, nos asegura que esta será la primera de muchas visitas a Estados Unidos.
    15¿Esto es la vida real? La mitad de los conciertos del SXSW se consiguen de manera extraoficial, aunque te alerten de que no puedes. Es gente que tiene un programa de radio o una revista, que quiere hacer algo totalmente DIY. Uno de los primeros en escribirnos fue Orlando, del programa Music For Listeners, tenía nuestro disco y nos ponía a menudo en su radio, para nosotras era un placer tocar en su fiesta. Todos ellos nos dan mil facilidades para llevar a cabo su fiesta particular, cuidan de nosotras. Hace mucho calor, pero nos lo pasamos muy bien y Laura se pone a bailar Michael Jackson sobre el escenario, lo subimos a Instagram y se convierte en un fenómeno inmediato. Nuestro hobby es mirar cuanta vistas tenía el vídeo (ahora casi 47.000) y echarnos unas risas. Al acabar nos sentamos con un sello americano que quiere echarnos una mano, nos asegura que esta será la primera de muchas visitas a Estados Unidos.
  • Otra de las cosas del SXSW es que está plagado por fiestas de marcas, de todo tipo. Alquilan casas y meten los grupazos que se pueden permitir. Por toda la ciudad es la manera de ver conciertos sin gastarse los 1.200$ de la acreditación. Nosotras descubrimos que hay una de estas cerca del Hotel Vegas y aprovechamos para ver a U.S. Girls en concierto. El sonido es tan malo que Meghan Remy acaba cantando a capella entre el público y entre todas le hacemos un corro de la patata y bailamos con ella.
    16Otra de las cosas del SXSW es que está plagado por fiestas de marcas, de todo tipo. Alquilan casas y meten los grupazos que se pueden permitir. Por toda la ciudad es la manera de ver conciertos sin gastarse los 1.200$ de la acreditación. Nosotras descubrimos que hay una de estas cerca del Hotel Vegas y aprovechamos para ver a U.S. Girls en concierto. El sonido es tan malo que Meghan Remy acaba cantando a capella entre el público y entre todas le hacemos un corro de la patata y bailamos con ella.
  • En Vegas tocamos en el showcase del sello Burger, pero en su versión LATAM, y acaba allí todo el mundo, desde Joe Crepúsculo a los Biffannah, los Wilds, Zephyr Bones e incluso La Luz o los chicos de The Mystery Lights! Andamos animadas así que les preguntamos por sus conciertos y al parecer cada uno ha tenido su festival muy diferente. Poco público, mal sonido.. Nosotras no podemos ocultar que lo estamos pasando genial. La clave parece ser que andamos con locales y eso nos ha llevado a un festival diferente... Por allí se pasea también el guitarrista de The Black Angels y The Ripe y nosotras alucinamos de estar rodeadas de toda esta gente. “Is this real life?”.
    17En Vegas tocamos en el showcase del sello Burger, pero en su versión LATAM, y acaba allí todo el mundo, desde Joe Crepúsculo a los Biffannah, los Wilds, Zephyr Bones e incluso La Luz o los chicos de The Mystery Lights! Andamos animadas así que les preguntamos por sus conciertos y al parecer cada uno ha tenido su festival muy diferente. Poco público, mal sonido.. Nosotras no podemos ocultar que lo estamos pasando genial. La clave parece ser que andamos con locales y eso nos ha llevado a un festival diferente... Por allí se pasea también el guitarrista de The Black Angels y The Ripe y nosotras alucinamos de estar rodeadas de toda esta gente. “Is this real life?”.
  • Aún con energías que ya no sabemos ni de dónde salen, nos vamos a ver a Anna Burch al Lazarus y a Baywaves al Hotel Vegas, antes de volver a casa a comer la ‘taquiza’ que Erick Trejo nos tenía prometida. Vamos a explotar de lo buenos que están. Comeríamos más, pero mientras estamos allí nos avisan de última hora si queremos tocar en la fiesta que monta un festival de chicas de LA, Girlschool, en una tienda de zapatillas. Y con un taco en la mano nos vamos corriendo.
    18Misión: Green card Aún con energías que ya no sabemos ni de dónde salen, nos vamos a ver a Anna Burch al Lazarus y a Baywaves al Hotel Vegas, antes de volver a casa a comer la ‘taquiza’ que Erick Trejo nos tenía prometida. Vamos a explotar de lo buenos que están. Comeríamos más, pero mientras estamos allí nos avisan de última hora si queremos tocar en la fiesta que monta un festival de chicas de LA, Girlschool, en una tienda de zapatillas. Y con un taco en la mano nos vamos corriendo.
  • Por la noche es nuestro último oficial, andamos enfadadas porque nos han obligado a pagar entre todos los grupos el backline del show. A cada grupo le sale 120$ lo que no hace nada de gracia. Nuestros colegas en Austin dicen que no es normal, pero que la gente empieza a aprovecharse así de los grupos de fuera. No nos volverá a ocurrir, eso aprendido que tenemos.
    19Por la noche es nuestro último oficial, andamos enfadadas porque nos han obligado a pagar entre todos los grupos el backline del show. A cada grupo le sale 120$ lo que no hace nada de gracia. Nuestros colegas en Austin dicen que no es normal, pero que la gente empieza a aprovecharse así de los grupos de fuera. No nos volverá a ocurrir, eso aprendido que tenemos.
  • La noche se vuelve turbia porque es San Patricio, llueve y los conciertos de las salas de cerca son demencialmente malos.
    20La noche se vuelve turbia porque es San Patricio, llueve y los conciertos de las salas de cerca son demencialmente malos.
  • Antes de volver a casa nos encontramos con Tall Juan que es un sol y se acuerda de media Pamplona. Viva de nuevo el Nébula.
    21Antes de volver a casa nos encontramos con Tall Juan que es un sol y se acuerda de media Pamplona. Viva de nuevo el Nébula.
  • Nos han invitado a tocar en una casa en el Lago. Sí, ese era nuestro último concierto, el último de nueve bolos en siete días, que según Álex y Dani, han sido de lo mejor. Rodaje hemos pillado, eso seguro, y se nos ve más seguras sobre el escenario. Hace apenas un año que empezamos a tocar y esto es una oportunidad increíble.
    22El último bolo: demasiados sentimientos Nos han invitado a tocar en una casa en el Lago. Sí, ese era nuestro último concierto, el último de nueve bolos en siete días, que según Álex y Dani, han sido de lo mejor. Rodaje hemos pillado, eso seguro, y se nos ve más seguras sobre el escenario. Hace apenas un año que empezamos a tocar y esto es una oportunidad increíble.
  • Antes de ir, tocan algunas compras por South Congress, cotillear en la tienda de botas Allen, que huele a caballo. Empieza la sensación de nudo en la garganta
    23Antes de ir, tocan algunas compras por South Congress, cotillear en la tienda de botas Allen, que huele a caballo. Empieza la sensación de nudo en la garganta
  • Nos encontramos con Oihana, Dani y todos nuestros amigos en Lake Haus, que resulta no ser un lago sino un riachuelo, pero no pasa nada, los bañadores se quedan en la maleta mientras tomamos unos cocktails, miramos unas ropitas del mercadillo y disfrutamos del paisaje, las preciosas decoraciones de lucecitas, ver a la gallinas danzar a ritmo de Moon Duo y otras cuantas maravillas más. El concierto no es el mejor porque el calor hace que Laura casi se desmaye, pero la gente es increíble. Dani les explica a los americanos la letra de ‘Una Voz’, que tocamos penúltima, y casi todo el mundo hiper sensible. Chicken skin, que le dicen.
    24Nos encontramos con Oihana, Dani y todos nuestros amigos en Lake Haus, que resulta no ser un lago sino un riachuelo, pero no pasa nada, los bañadores se quedan en la maleta mientras tomamos unos cocktails, miramos unas ropitas del mercadillo y disfrutamos del paisaje, las preciosas decoraciones de lucecitas, ver a la gallinas danzar a ritmo de Moon Duo y otras cuantas maravillas más. El concierto no es el mejor porque el calor hace que Laura casi se desmaye, pero la gente es increíble. Dani les explica a los americanos la letra de ‘Una Voz’, que tocamos penúltima, y casi todo el mundo hiper sensible. Chicken skin, que le dicen.
  • El cartel de esa noche es inmejorable: Pearl Earl, The Zoltars, Thee MVP’s y unos vibrantes Ringo Deathstarr que dan un bolazo que hipnotiza a Alex. La chica que lo ha montado todo, Shannon de Howdy Gals, nos reconoce que es muy fan nuestra y pronto queremos proponerle que sea nuestra agente. O irnos a vivir con ella.
    25El cartel de esa noche es inmejorable: Pearl Earl, The Zoltars, Thee MVP’s y unos vibrantes Ringo Deathstarr que dan un bolazo que hipnotiza a Alex. La chica que lo ha montado todo, Shannon de Howdy Gals, nos reconoce que es muy fan nuestra y pronto queremos proponerle que sea nuestra agente. O irnos a vivir con ella.
  • La noche acaba en casa de Joey, una casa típica de paredes de madera y muebles años cincuenta. Apuramos todas las cervezas del mundo hasta que algunos acaban en el sofá, hemos decidido matar la nostalgia con alcohol y bailes. Demasiados sentimientos se nos pasan por la cabeza, pero entre tanto exaltamiento de la amistad, no dudamos que ha sido una de las mejores experiencias de nuestra vida. No lloramos, pero casi.
    26La noche acaba en casa de Joey, una casa típica de paredes de madera y muebles años cincuenta. Apuramos todas las cervezas del mundo hasta que algunos acaban en el sofá, hemos decidido matar la nostalgia con alcohol y bailes. Demasiados sentimientos se nos pasan por la cabeza, pero entre tanto exaltamiento de la amistad, no dudamos que ha sido una de las mejores experiencias de nuestra vida. No lloramos, pero casi.
  • Sin tiempo ni para pasar la resaca nos subimos en el coche de camino al aeropuerto. Laura hace que suene ‘Burning Airlines give you so much more’ de Brian Eno y nos recorre un escalofrío. Decimos adiós al cielo de Texas sabiendo que el año que viene volvemos, aunque no nos hayan seleccionado, para ver de nuevo a todos nuestros amigos. Hoy sí lloramos, nos invade ese sentir de la alegría de lo vivido y de la pena de que se acaba. See you soon Austin, see you soon amigos! Love forever! <3
    27See you soon Austin, see you soon amigos! Sin tiempo ni para pasar la resaca nos subimos en el coche de camino al aeropuerto. Laura hace que suene ‘Burning Airlines give you so much more’ de Brian Eno y nos recorre un escalofrío. Decimos adiós al cielo de Texas sabiendo que el año que viene volvemos, aunque no nos hayan seleccionado, para ver de nuevo a todos nuestros amigos. Hoy sí lloramos, nos invade ese sentir de la alegría de lo vivido y de la pena de que se acaba. See you soon Austin, see you soon amigos! Love forever! <3