Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los juguetes de los niños de la guerra
7 fotos

Los juguetes de los niños de la guerra

Estos son los más preciados tesoros para los menores sirios que viven en el campo de refugiados de Azraq, en Jordania. Muchos solo han conocido su país en conflicto

  • Este es Mohammad-Wisam. Su juguete favorito es un collar con cuentas, porque lo agita cada vez que baila 'dabkeh', un baile tradicional, y escucha viejas canciones sirias. “Mi abuelo todavía está allí. Me encantaría ir a verlo algún día porque me pusieron su nombre”.
    1Este es Mohammad-Wisam. Su juguete favorito es un collar con cuentas, porque lo agita cada vez que baila 'dabkeh', un baile tradicional, y escucha viejas canciones sirias. “Mi abuelo todavía está allí. Me encantaría ir a verlo algún día porque me pusieron su nombre”.
  • Sahar tiene una pequeña ardilla porque su primo tiene otra igual y prometieron ser amigos para siempre. “Siria es verde y hermosa, llena de árboles y hierba. Me encantaría regresar y correr por el campo”.
    2Sahar tiene una pequeña ardilla porque su primo tiene otra igual y prometieron ser amigos para siempre. “Siria es verde y hermosa, llena de árboles y hierba. Me encantaría regresar y correr por el campo”.
  • Un avión rojo es el juguete favorito de Ayman, porque le encanta el color y los aviones. “Con ellos puedes volar y me gustaría volar a Siria. Allí teníamos dos conejos con los que jugaba todo el tiempo, pero los perdí con la guerra. Algún día me gustaría tener otros”.
    3Un avión rojo es el juguete favorito de Ayman, porque le encanta el color y los aviones. “Con ellos puedes volar y me gustaría volar a Siria. Allí teníamos dos conejos con los que jugaba todo el tiempo, pero los perdí con la guerra. Algún día me gustaría tener otros”.
  • Esta es Kafaá y posa con su pequeño muñeco que conduce un coche, porque le encantan los viajes por carretera y la naturaleza. Siempre se imagina a sí misma en un auto recorriendo los sitios más bonitos. “Mi casa en Siria es mucho más bonita. Tiene paredes de verdad, no falsas como las de la caravana en la que vivimos”.
    4Esta es Kafaá y posa con su pequeño muñeco que conduce un coche, porque le encantan los viajes por carretera y la naturaleza. Siempre se imagina a sí misma en un auto recorriendo los sitios más bonitos. “Mi casa en Siria es mucho más bonita. Tiene paredes de verdad, no falsas como las de la caravana en la que vivimos”.
  • A Wassim le encanta su león porque representa la fortaleza y siempre que lo sostiene se siente más fuerte. “No recuerdo mucho de Siria, pero mis padres me han contado muchas cosas buenas, como el jardín que rodea nuestra casa. Algún día volveremos”.
    5A Wassim le encanta su león porque representa la fortaleza y siempre que lo sostiene se siente más fuerte. “No recuerdo mucho de Siria, pero mis padres me han contado muchas cosas buenas, como el jardín que rodea nuestra casa. Algún día volveremos”.
  • Noor ha elegido posar con su muñeca porque es un regalo de su abuela y la ha llamado como ella, Amina. "No la trato como a un juguete, sino como a una amiga". “Me encanta Hama [su ciudad] y todo Siria. Recuerdo los árboles preciosos, donde jugaba con mis primos”.
    6Noor ha elegido posar con su muñeca porque es un regalo de su abuela y la ha llamado como ella, Amina. "No la trato como a un juguete, sino como a una amiga". “Me encanta Hama [su ciudad] y todo Siria. Recuerdo los árboles preciosos, donde jugaba con mis primos”.
  • Este es Mohammad. Su juguete favorito es un pez porque su padre era pescador y siempre hablaba de ello. Algún día quiere ser como él. Su animal es muy especial, no es como cualquier otro, y usa un casco para poder mantenerlo a salvo. “Mi familia en Siria siempre nos envía fotos de donde vivíamos y de los pájaros que vuelan, me encantan”.
    7Este es Mohammad. Su juguete favorito es un pez porque su padre era pescador y siempre hablaba de ello. Algún día quiere ser como él. Su animal es muy especial, no es como cualquier otro, y usa un casco para poder mantenerlo a salvo. “Mi familia en Siria siempre nos envía fotos de donde vivíamos y de los pájaros que vuelan, me encantan”.