Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

También es la economía, estúpidos

La RAE no tiene la culpa. El diccionario no decide el significado de las palabras; lo recoge

La biblioteca de la sede de la Real Academia Española.
La biblioteca de la sede de la Real Academia Española. Inma Flores

La RAE no tiene la culpa. El diccionario no decide el significado de las palabras, lo recoge. Sus definiciones son decantaciones de la vida, un destilado de sus ecos. No son estipulativas, como en la ciencia, que nos precisan e imponen el significado. Los científicos, cuando introducen un concepto (triángulo, átomo, consumidor) no hacen sociología. Definen el nuevo a partir de otros definidos previamente. Triángulo, a partir de polígono: un polígono de tres lados. El concepto no tiene otro significado que el fijado por la definición y cuando se utiliza en una teoría, que para eso sirven las definiciones, cualquier cosa que la teoría afirme se referirá únicamente a las entidades que cumplen los requisitos que precisa la definición.

Más información
Portavoza
Feminismo y gramática

El diccionario es otra cosa. Allí no hay jerarquía conceptual. Las palabras se iluminan unas a otras, simultáneamente, como las piezas de un rompecabezas. Uno entra en ellas como entra en la vida, con el juego ya comenzado. Un juego cuyas reglas aprende con el uso. Nadie manda. Cosa del pueblo, esta vez sí, que quiere entenderse. Porque utilizamos las palabras para entendernos. Son convenciones en sentido estricto, esto es, pautas compartidas que persisten porque a nadie le sale a cuenta unilateralmente cambiar su significado. No puede. Como conducir por la derecha. Nos interesa conducir por la derecha mientras los demás hagan lo mismo. Es un equilibrio de Nash. En algún momento, por lo que sea, se recala en una convención y luego la vida sigue, incluso prescindiendo del sentido inicial. No es una imposición del sistema que conduzcamos por la derecha. No hay otro significado que el que determina el uso. No defendemos el cristianismo por despedirnos con un “adiós” o por decirle de alguien que es un “viva la virgen” y, aunque detestemos el boxeo, recomendamos a nuestros seres queridos que “no bajen la guardia ante los golpes bajos”. Nos sucede con esas expresiones como con el encendedor del coche, que para muchos es solo el cargador del móvil.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

En los hablantes se impone la ley del mínimo esfuerzo, la propensión a la brevitas que expuso Sánchez de Brozas en 1587 y sistematizó Zipf en 1949. Preferimos Pepa a Josefa y Edu a Eduardo. Y desde luego, pocos de los que comienzan sus discursos con un “ciudadanos y ciudadanas” siguen con un que “estáis cansados y cansadas de ser engañados y engañadas”…. Rigen la economía y las necesidades prácticas.

En la realidad hay machismo, racismo y mil indecencias más. También insultos y metáforas políticas, tramposas y mal intencionadas, que deben combatirse, pero sin descuidar que cambiar de palabras no cambia la realidad como cambiar el nombre de una enfermedad no cura. La RAE, si acaso, nos recuerda lo que somos. No se dedica a los conjuros. Va, y tiene que ir, detrás de la vida. Y va, y tiene que ir, despacio. Pero yo, cuando tengo alguna duda, tiro de Google y elijo por la opción con más entradas. El vulgo y el uso, que decía Cervantes. El pueblo empoderado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS