Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El personaje detallista

“Recuerdo el estuche de dos pisos, lleno de colores y ese olor a papelería”

Lo que más valora el actor Cristóbal Araque a la hora de regalar es la oringinalidad, "que se note que has pensado en la persona a quien va dirigido"

El actor Cristóbal Areque.
El actor Cristóbal Areque.

Todos queremos sentirnos especiales estas fiestas y hacer sentir especiales a otros. Por ello, el regalo es la pieza fundamental de la Navidad. El detalle es fundamental a la hora de regalar. El obsequio puede ser clásico, una corbata, por ejemplo, pero que sea una corbata especial, con un estampado único o un color impactante. O una colonia, pero aquella cuyo aroma le recuerda al obsequiado una época feliz y relajada. O unas simples velas, pero que vayan acompañadas de una invitación a una cena íntima. Hay mil ejemplos. Porque lo importante no es el regalo en sí, sino la intención que se pone al regalar, el mimo para pensar en ese objeto idóneo, escogerlo entre toda la oferta y luego prepararlo y envolverlo para que sea una auténtica sorpresa. Según un estudio de Deloitte, ropa, libros y perfumes y cosméticos será lo que más vamos a recibir estas fiestas. Hacer que ese libro sea “el libro”, que ese perfume te refleje o que sientas esa prenda de ropa como exclusiva para ti es lo menos que se espera de un buen regalador. Aunque los estudios dicen que este año gastaremos entre un 4% y un 5% más en las compras navideñas, no importa cuántos euros invirtamos, un detallista mira más allá y aporta ese toque original y personal fácilmente reconocible. Déjate querer y quiere a los demás, dedícales tiempo. Ese es el mejor regalo.

Le hemos visto en varias series de televisión, también en algún cortometraje, en anuncios de publicidad y en el teatro, donde ahora interpreta la comedia Teoría y práctica sobre los principios mecánicos del sexo, en el teatro Lara, en Madrid, hasta el 8 de febrero. Pero Cristóbal Araque (La Guardia, Toledo, 1972) es un hombre polifacético e inquieto. Es también maquillador (su último trabajo ha sido en la serie Ella es tu padre, de Tele 5) y pintor.

Cine, televisión, publicidad, teatro. ¿Dónde se encuentra más cómodo?

Me gusta mucho el teatro. Sentir el calor del público y luego sus aplausos es algo que llena como en ningún otro medio. Tienes que estar al 300% durante toda la función.

Comedia, drama… ¿Qué prefiere?

Hago más comedia, creo tener una vis cómica. Pero también me siento cómodo en el drama.

¿Cómo fueron sus comienzos?

En el pueblo había mucha actividad cultural. Se celebraba el mes del Teatro, la semana de la Mujer… Mis amigos y yo siempre participábamos.

¿Qué dijeron en su casa cuando supieron que quería ser actor?

Mis padres nunca se han metido mucho en lo que hago o dejo de hacer. Eso sí, les hubiera gustado que tuviera un trabajo más estable. Saben lo difícil que es vivir de esto.

Ha vivido en otros países. ¿Qué le ha aportado la experiencia?

Estuve cuatro años trabajando en París y después un año en Montreal. Siempre digo que hay que tener la maleta preparada. Salir fuera, viajar, es una forma de abrir la mente. Eso si se hace por ganas, ahora hay mucha gente que tiene que irse fuera por necesidad.

¿Cuándo va a ser su salto a la pantalla grande?

He hecho varios cortometrajes. El último, Cartas ciegas, de Ángel Jaquem, muy cuidado y que ha tenido muy buena aceptación. Y ahora va a salir, un largometraje, El final del tríptico, de William Corr. Está terminado y falta que se exhiba.

Donde sí se ha prodigado es en la publicidad…

A los actores siempre se nos ha dicho que no hagamos publicidad, que quema mucho la imagen. Pero últimamente todos están haciendo publicidad, hasta los más consagrados como Antonio Banderas. Es un trabajo más.

¿Cuáles son sus sueños?

Los míos tienen que ver siempre con la interpretación.

¿Qué importancia le da a la formación?

Siempre hay que estar formándose. Pero hay que elegir bien los cursos, que te aporten algo diferente cada vez. También conozco actrices magníficas que nunca han hecho un curso. Son animales de escena.

¿Qué le aporta la pintura?

Es un placer ponerse a pintar y olvidarme de todo lo demás. Es increíble la satisfacción que siento en ese momento en el que estoy completamente enfocado en el cuadro.

¿Qué consejos le daría a alguien que empieza en la actuación?

Que no pierda la ilusión, que este no es un camino fácil, que confíe mucho en sí mismo, que sepa manejarse en los tiempos difíciles, que vendrán. Y, evidentemente, que se forme.

¿Cuáles son sus proyectos más inmediatos?

Seguir con la obra de teatro. De gira por España. Que se estrene la película. Y pintar.

¿Cómo celebra las Navidades?

Las disfruto mucho, en familia. Y en fin de año, con los amigos.

¿Qué recuerdos tiene de estas fiestas en su infancia?

Somos cuatro hermanos, dos chicos y dos chicas, y estas fechas en casa eran una fiesta. De mis regalos, recuerdo mucho el estuche de dos pisos con cremallera, lleno de colores y ese olor maravilloso a papelería.

Más información