Tentaciones
LO QUE HAY QUE VER

Alienígenas en Benidorm: estrenamos el corto del cineasta Jiajie Yu Yan

El director catalán hace que nos replanteemos la imagen que tenemos de esta extraña ciudad con 'Aliens', un trabajo hipnótico de estética retrofuturista

Hortera, excesivo, kitch, artificial... De Benidorm siempre se han dicho muchas cosas, pero nadie nos había hecho replantearnos que quizás lo único que no encaje, lo que perturbe la imagen de esa ciudad de sol y sombra, seamos nosotros. De sentirse fuera de lugar habla el corto del director y guionista Jiajie Yu Yan (Barcelona, 1989) Aliens, un trabajo que se fue forjando sobre la marcha, entre cuatro amigos, una sola cámara y ningún guion. El punto de partida, como no podría ser de otra manera, fue una fotografía de Martin Parr, pero la idea de sacar unas simples fotografías se transformó en un proyecto experimental protagonizado por la actriz Lina Gorbaneva (Águila Roja, B&b) con una estética retrofuturista que presenta la imagen más inquietante y absorbente del lugar. Un trabajo que ha sido seleccionado en la sección oficial del Festival de Cine de Málaga, ha pasado por el Curtocircuito Festival y ha estado en otros internacionales como Thess International Short Film Festival (Grecia) o Transilvania Shorts (Rumania).

Lo más curioso de Aliens es que se trata de un corto sin ningún guion. ¿Cómo surgió la idea?

La directora de arte me propuso ir a Benidorm para hacer unas fotografías, con el fotógrafo Martin Párr como referencia. Y ya que estábamos, le planteé hacer un corto sobre la marcha. Como le pareció bien, hablé con la actriz protagonista, que es amiga mía, y con el director de foto fija que se sumó al proyecto. Hicimos como un Pinterest con referencias visuales de Martin Parr o Philip-Lorca diCorcia, alquilamos un coche y nos fuimos a Benidorm en un viaje de dos días improvisado. Lo que hicimos fue construir el proyecto sobre la marcha. También es verdad que al contar con un equipo pequeño de cámara y material -tampoco teníamos luces-, pasábamos bastante desapercibidos. La gente se pensaba que estábamos haciendo fotos porque íbamos con una 5D, que parece una cámara de fotos. Cuando volvimos a Barcelona lo monté y una vez terminado, hablé con una escritora que creó el texto y la voz en off. Fue un proceso sobre la marcha.

¿Hasta qué punto Aliens es metafórico?

La pieza se llama Aliens, pero me gustaba plantear la duda. La idea de si la alienígena era ella o el resto de la gente. En realidad, allí lo normal eran los otros. A nivel conceptual, a través de la imagen y sonido, quería hacer algo bastante hipnótico. Desde el principio tuve claro que no quería hacer un cortometraje narrativo como tal, quería algo inmersivo. Por ejemplo, el sonido es muy subjetivo y de alguna manera refuerza la empatía con la protagonista, quería que la gente percibiese el mundo ese extraño y raro a través de sus ojos. Por eso, la imagen y el sonido son muy hipnóticos, para jugar con las localizaciones y reflejar mi idea de Benidorm.

"El sonido es muy subjetivo y de alguna manera refuerza la empatía con la protagonista, quería que la gente percibiese el mundo ese extraño y raro a través de sus ojos"

¿Benidorm es el sitio más alienígena que tenemos cerca?

Yo creo que sí, es el sitio más alienígena y más artificial. Es un lugar donde nada parece real, como una copia barata de Las Vegas. El objetivo allí es emborracharse, pasárselo bien, sin que importe nada más. Una cosa que me llamó mucho la atención es que parece que viven en una despedida de soltero constante, porque todo el mundo iba disfrazado o vestían de forma muy rara. Lo curioso es que una vez allí, la gente nos miraba de manera rara, preguntándose que hacíamos nosotros allí.

El corto además tiene una imagen un tanto retrofuturista. ¿Ha sido casual o intencionada?

En realidad, no lo pensamos mucho. Yo no tenía Blade Runner como referencia, pero una vez que lo acabé mucha gente lo ha comentado. Creo que sobre todo fue por los neones, que le dan un toque futurista. El hecho de que la protagonista lleve esa peluca también puede recordar a una replicante, pero no fue algo muy buscado. Por otro lado, me gustaba crear una distopía. Me hacía gracia que mucha gente creyese que esto podría ser falso. En cambio, la pieza mezcla ficción y documental, ya que retratamos la fauna que había allí.

¿Qué nos puedes contar sobre el rodaje?

No fue un rodaje al uso. El hecho de que no haya guion, ya hace que sea un proyecto distinto. Además, lo tomamos con bastante calma. El domingo, por ejemplo, estuvimos comiendo una paella e hicimos una sobremesa de cinco horas. Un parón así es inconcebible en un rodaje. Teníamos ese idea: cuatro amigos de vacaciones que aprovechaban para rodar.

A nivel personal, ¿cuáles son tus referentes cinematográficos?

Me gusta mucho Wong Kar Wai, sobre todo sus primeras películas. También me mola un taiwanés mucho más desconocido que se llama Tsai Ming Liang o el director Yasujiro Ozu. La mayoría de mis referencias son orientales, aunque también me gusta mucho Jim Jarmusch. En general, me gustan directores cuyas películas no tienen una narrativa tan clásica. Probablemente no destaque por el guion como tal, sino el tono, la iluminación o la fotografía. 

De hecho, en el corto lo último que añadisteis fue la voz en off.

Exacto, la voz en off fue lo último que hicimos. Una vez que montamos el material se lo pasé a Nerea Arrojería, que es escritora y poeta. Le di bastante libertad porque quería que cada uno aportara su granito de arena. Hizo una primera versión que tenía un tono un tanto lírico y poético, pero luego lo rebajó un poco para que fuese más reflexivo.

A la hora de realizar un corto, ¿a qué aspectos le das más importancia?

Estoy muy obsesionado con los encuadres y composiciones. Me gusta que cada plano tenga un peso importante en la historia, y me gusta expresar un sentimiento con cada composición. También me parece muy importante el acting, -aunque en este caso es más contenido-, y a nivel de postproducción cada vez estoy más pendiente del sonido. Hoy en día quizás es la parte menos explotada, y yo quiero darle más importancia: desde la voz en off, la música o los efectos sonoros. Creo que también aporta otra dimensión. Este corto no sería nada sin el sonido. Llevo mucho tiempo trabajando con la chica de sonido y ya conoce mis gustos. Me encanta exagerarlos. Por ejemplo, que un paso o la calada de un cigarro suenen más fuerte de lo normal.

¿En qué otros proyectos estás trabajando?

Ahora estoy terminando un videoclip de un grupo de Mallorca bastante emergente. También quiero empezar a trabajar en una pieza de temática erótica y mucho más experimental. Tengo de referencia The Handmaiden, que se estrenó el año pasado. Me encantó y me vinieron varias ideas para hacer este proyecto. Pero esta vez, quiero hacer una historia con un guion previo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS