Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis libros de esta semana

Del brillante ensayo de Roberto Blatta sobre las religiones monoteístas a la nueva entrega de la irlandesa Edna O'Brien

  • "El lugar pagano es la Irlanda rural de los años treinta y cuarenta del pasado siglo, con la Segunda Guerra Mundial al fondo y, paradójicamente, la envoltura del cerril mundo católico violentando las almas de los naturales del lugar. Esta es la historia de una mujer que se recuerda a sí misma sus años de infancia y adolescencia. La creadora de la voz de esta mujer, que ha de tener mucho de autobiográfica, es la mejor escritora irlandesa de nuestro tiempo, nacida en 1932. Su trilogía sobre la iniciación al mundo de dos jóvenes irlandesas (Las chicas de campo, La chica de ojos verdes y Chicas felizmente casadas, todas publicadas por Errata Naturae) es un auténtico soplo de aire fresco dentro de la literatura sobre la condición de la mujer y una verdadera obra maestra en su conjunto". Por JOSÉ MARÍA GUELBENZU
    1Maldad, ternura, inocencia "El lugar pagano es la Irlanda rural de los años treinta y cuarenta del pasado siglo, con la Segunda Guerra Mundial al fondo y, paradójicamente, la envoltura del cerril mundo católico violentando las almas de los naturales del lugar. Esta es la historia de una mujer que se recuerda a sí misma sus años de infancia y adolescencia. La creadora de la voz de esta mujer, que ha de tener mucho de autobiográfica, es la mejor escritora irlandesa de nuestro tiempo, nacida en 1932. Su trilogía sobre la iniciación al mundo de dos jóvenes irlandesas (Las chicas de campo, La chica de ojos verdes y Chicas felizmente casadas, todas publicadas por Errata Naturae) es un auténtico soplo de aire fresco dentro de la literatura sobre la condición de la mujer y una verdadera obra maestra en su conjunto". Por JOSÉ MARÍA GUELBENZU Errata Naturae Ir a noticia
  • "Hay novelas que no tienen final, las hay que lo tienen pero es como si les faltara el principio. Luego las hay que tienen todo ello pero carecen de centro de gravedad. Me parece que La lengua es fascista, de Justo Serna y Juan Calabuig, participa de todas estas características, que no son otras que las de las vanguardias cuando hacen su aparición, sean en el siglo o la década que sean. Pero además a este libro arriesgado e hilarante le sucede que pareciera que su centro de gravedad fueran muchos, multiplicados en meollos por todo el paisaje de su escritura insubordinada e inteligente". Por J. ERNESTO AYALA-DIP
    2Loca locura "Hay novelas que no tienen final, las hay que lo tienen pero es como si les faltara el principio. Luego las hay que tienen todo ello pero carecen de centro de gravedad. Me parece que La lengua es fascista, de Justo Serna y Juan Calabuig, participa de todas estas características, que no son otras que las de las vanguardias cuando hacen su aparición, sean en el siglo o la década que sean. Pero además a este libro arriesgado e hilarante le sucede que pareciera que su centro de gravedad fueran muchos, multiplicados en meollos por todo el paisaje de su escritura insubordinada e inteligente". Por J. ERNESTO AYALA-DIP Huerga & Fierro Ir a noticia
  • "La historia, la economía y la política de cada país configuran su sistema de salud con rasgos singulares. En la práctica, cada sistema nacional es único. En todos, sin embargo, conviven paralelas la sanidad pública y la sanidad privada: aquellos en los que la financiación y la provisión públicas predominan, la participación de la sanidad privada siempre es significativa (en 2015, el 21% del gasto sanitario total en Reino Unido o el 31% en España), y en los que prevalece la asistencia privada, la aportación del Estado es en todo caso apreciable e incluso sustancial (el 49% del gasto total en EE UU a pesar del acentuado liberalismo de su sistema)". Por ENRIQUE COSTAS LOMBARDÍA
    3A nuestra salud "La historia, la economía y la política de cada país configuran su sistema de salud con rasgos singulares. En la práctica, cada sistema nacional es único. En todos, sin embargo, conviven paralelas la sanidad pública y la sanidad privada: aquellos en los que la financiación y la provisión públicas predominan, la participación de la sanidad privada siempre es significativa (en 2015, el 21% del gasto sanitario total en Reino Unido o el 31% en España), y en los que prevalece la asistencia privada, la aportación del Estado es en todo caso apreciable e incluso sustancial (el 49% del gasto total en EE UU a pesar del acentuado liberalismo de su sistema)". Por ENRIQUE COSTAS LOMBARDÍA CIPP Ir a noticia
  • "Medio en broma y de pasada (o quizás no), el filósofo Eugenio Trías afirma en Pensar la religión (Galaxia Gutenberg, 2015) que si los vascos fueran hugonotes y los catalanes chiíes, hace siglos que serían independientes. No hace falta ser lingüista para entenderlo. Las religiones, como los idiomas, son necesariamente rivales y han mostrado con frecuencia su lado más peligroso. Pero no conviene exagerar, al menos sin entrar muy al fondo de la cuestión. Lo hace de manera enciclopédica Roberto Blatt en 'Biblia, Corán, Tanaj. Tres lecturas sobre un mismo Dios". Por JUAN G. BEDOYA
    4Llámalo Dios "Medio en broma y de pasada (o quizás no), el filósofo Eugenio Trías afirma en Pensar la religión (Galaxia Gutenberg, 2015) que si los vascos fueran hugonotes y los catalanes chiíes, hace siglos que serían independientes. No hace falta ser lingüista para entenderlo. Las religiones, como los idiomas, son necesariamente rivales y han mostrado con frecuencia su lado más peligroso. Pero no conviene exagerar, al menos sin entrar muy al fondo de la cuestión. Lo hace de manera enciclopédica Roberto Blatt en 'Biblia, Corán, Tanaj. Tres lecturas sobre un mismo Dios". Por JUAN G. BEDOYA Turner Ir a noticia
  • "Echar una mirada a la legendaria portada de 'Cien años de soledad' ilustrada por Vicente Rojo sería un buen preludio a la lectura de la nueva novela de Sònia Hernández (Terrassa, 1976). El título ya nos advierte de que no es el verdadero Vicente Rojo el que interviene como personaje en una narración que trata de quiénes somos y cómo nos conducimos. Una novela que se enmarca en la época actual, pero haciendo abstracción de situaciones políticas y sociales explícitas, para incidir con mayor peso en otras cuestiones, la dificultad de constituirse uno mismo como persona o la manera incontrolada en que se dan los acontecimientos. Cuestiones de interés filosófico que, sin embargo, no impiden que sea una narración que atrae enormemente por su claridad, su lenguaje cercano y coloquial y por el interés de lo que sucede". Por SÒNIA HERNÁNDEZ
    5El ibis y el pintor "Echar una mirada a la legendaria portada de 'Cien años de soledad' ilustrada por Vicente Rojo sería un buen preludio a la lectura de la nueva novela de Sònia Hernández (Terrassa, 1976). El título ya nos advierte de que no es el verdadero Vicente Rojo el que interviene como personaje en una narración que trata de quiénes somos y cómo nos conducimos. Una novela que se enmarca en la época actual, pero haciendo abstracción de situaciones políticas y sociales explícitas, para incidir con mayor peso en otras cuestiones, la dificultad de constituirse uno mismo como persona o la manera incontrolada en que se dan los acontecimientos. Cuestiones de interés filosófico que, sin embargo, no impiden que sea una narración que atrae enormemente por su claridad, su lenguaje cercano y coloquial y por el interés de lo que sucede". Por SÒNIA HERNÁNDEZ Acantilado Ir a noticia
  • "La lectura de 'El color del silencio' deja la impresión de que Elia Barceló (Elda, Alicante, 1957) ha sumado un buen número de ingredientes de probado interés para un amplio espectro de lectores, dado el éxito que algunos de estos temas cosecharon en títulos que aún resuenan en nuestra memoria. La fórmula elegida para desplegar esa tupida red de intrigas y sucesos es asimismo eficaz, dada la capacidad de resonancia que incluso lo más nimio tiene en el cerrado ámbito de una familia, y ya no hablemos de cuanto se refiera a sentimientos y emociones de todo tipo, o de las relaciones que se establecen entre los miembros de tres generaciones distintas. No es discutible la madurez del oficio que muestra Elia Barceló a la hora de construir la estructura narrativa y dosificar la distribución de los diversos componentes de la intriga, aunque también en este aspecto los modelos están ya bien sedimentados: desde los resortes del folletín clásico, con sus dosis de suspense pospuesto a base de interrupciones en el relato, la alternancia entre dos o más enigmas repartidos en franjas temporales que permiten contrastar el pasado y el presente, o la composición al modo de un 'collage', incluida la incorporación de materiales —fotos, cartas, hojas de diario, recortes de prensa— guardados por una madre en una caja para ser entregada a su hija". Por ANA RODRÍGUEZ FISCHER
    6Secretos de familia "La lectura de 'El color del silencio' deja la impresión de que Elia Barceló (Elda, Alicante, 1957) ha sumado un buen número de ingredientes de probado interés para un amplio espectro de lectores, dado el éxito que algunos de estos temas cosecharon en títulos que aún resuenan en nuestra memoria. La fórmula elegida para desplegar esa tupida red de intrigas y sucesos es asimismo eficaz, dada la capacidad de resonancia que incluso lo más nimio tiene en el cerrado ámbito de una familia, y ya no hablemos de cuanto se refiera a sentimientos y emociones de todo tipo, o de las relaciones que se establecen entre los miembros de tres generaciones distintas. No es discutible la madurez del oficio que muestra Elia Barceló a la hora de construir la estructura narrativa y dosificar la distribución de los diversos componentes de la intriga, aunque también en este aspecto los modelos están ya bien sedimentados: desde los resortes del folletín clásico, con sus dosis de suspense pospuesto a base de interrupciones en el relato, la alternancia entre dos o más enigmas repartidos en franjas temporales que permiten contrastar el pasado y el presente, o la composición al modo de un 'collage', incluida la incorporación de materiales —fotos, cartas, hojas de diario, recortes de prensa— guardados por una madre en una caja para ser entregada a su hija". Por ANA RODRÍGUEZ FISCHER Roca editorial Ir a noticia