Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis libros de esta semana

Edgardo Dobry, Ian Gibson y Luna Miguel, entre los autores destacados

  • "Una silueta cuyo rasgo fundamental es la insaciable voracidad numérica; un personaje mítico que carece de referencia definitiva, un nombre del que cada tradición nacional (desde la España de los siglos de oro hasta nuestros días) se apropia para ofrecer una versión que no colma ni puede colmar el ansia de definición: don Juan. Casi podría decirse (y Edgardo Dobry lo capta con extremada penetración) que el burlador es un contable —su instrumento es un secretario— y que es incidental que sean mujeres lo que enumere. Aunque sólo puede contar mujeres; mujeres de otro propietario. Las mujeres son el lado oscuro de este ensayo luminoso. De esta manera lo incidental —las mujeres— se transforma en necesario (es lo único que don Juan puede contar), y ata a don Juan a la peor de las servidumbres, a la enfermedad del moderno: ese bulímico e inagotable que se complace en el presentimiento de que su “gozar” (el verbo es de Tirso) será insatisfecho”. Por NORA CATELLI
    1El contador de mujeres "Una silueta cuyo rasgo fundamental es la insaciable voracidad numérica; un personaje mítico que carece de referencia definitiva, un nombre del que cada tradición nacional (desde la España de los siglos de oro hasta nuestros días) se apropia para ofrecer una versión que no colma ni puede colmar el ansia de definición: don Juan. Casi podría decirse (y Edgardo Dobry lo capta con extremada penetración) que el burlador es un contable —su instrumento es un secretario— y que es incidental que sean mujeres lo que enumere. Aunque sólo puede contar mujeres; mujeres de otro propietario. Las mujeres son el lado oscuro de este ensayo luminoso. De esta manera lo incidental —las mujeres— se transforma en necesario (es lo único que don Juan puede contar), y ata a don Juan a la peor de las servidumbres, a la enfermedad del moderno: ese bulímico e inagotable que se complace en el presentimiento de que su “gozar” (el verbo es de Tirso) será insatisfecho”. Por NORA CATELLI Arpa Ir a noticia
  • "En 1879, el economista estadounidense Henry George publicó Progreso y pobreza, un influyente ensayo en el que esbozaba una propuesta de reforma social cuya piedra angular sería eliminar la fiscalidad sobre el capital y el trabajo y sustituirlos por un impuesto sobre las rentas de la tierra (IRT), universal, fija e independiente de los usos que se le den al suelo. Para muchos expertos, esta tasa tiene la ventaja de que no causa ineficiencias en el conjunto de la economía, es fácil de entender e impulsa un uso eficiente del suelo. ¿Hubiera podido evitar España la burbuja inmobiliaria y la crisis posterior si hubiera implementado un IRT? Esa es la tesis de este pequeño libro, en el que los autores afirman que este sistema convertiría en antieconómica la especulación con el suelo, el gran mal de la economía nacional". Por THIAGO FERRER
    2Rentas de la tierra "En 1879, el economista estadounidense Henry George publicó Progreso y pobreza, un influyente ensayo en el que esbozaba una propuesta de reforma social cuya piedra angular sería eliminar la fiscalidad sobre el capital y el trabajo y sustituirlos por un impuesto sobre las rentas de la tierra (IRT), universal, fija e independiente de los usos que se le den al suelo. Para muchos expertos, esta tasa tiene la ventaja de que no causa ineficiencias en el conjunto de la economía, es fácil de entender e impulsa un uso eficiente del suelo. ¿Hubiera podido evitar España la burbuja inmobiliaria y la crisis posterior si hubiera implementado un IRT? Esa es la tesis de este pequeño libro, en el que los autores afirman que este sistema convertiría en antieconómica la especulación con el suelo, el gran mal de la economía nacional". Por THIAGO FERRER Lola Books Ir a noticia
  • "En la nutrida bibliografía de Ian Gibson, cuyos libros se ocupan de algunas de las figuras artísticas y políticas más significadas de nuestra historia reciente, Machado, Lorca, Dalí, Buñuel, Cela, José Antonio, Calvo Sotelo, Queipo de Llano, Aventuras ibéricas es un precipitado de biografía del entusiasmo del hispanista irlandés por España, y un recorrido, menos viajero de lo que presume su título, por la historia y la arqueología de la península Ibérica, al que se añade el sueño recurrente de Gibson de una República Federal Ibérica que debía cancelar “la indiferencia y falta de curiosidad en España hacia Portugal”. Un sueño que no tiene visos de cumplimiento, pero que resalta uno de tantos aspectos que lo lleva a ver España como “el país culturalmente más complicado de Occidente”. Lo cierto es que estas páginas concentran generalizaciones inevitables, sin duda fehacientes, con su reconvención a la desidia de los españoles por conocer en profundidad su historia y geografía, y en particular en ponerse de acuerdo “sobre asuntos de interés nacional”, incapacidad ya señalada por el hispanista inglés Richard Ford (1796-1858), cuyos libros fueron decisivos para que España dejara de ser, en el siglo XIX, “la gran desconocida”. Richard Ford es aquí el valedor de los “curiosos impertinentes”, en los que buenamente se incluye Gibson, fascinados por las “cosas de España”. Por FRANCISCO SOLANO
    3El país más complicado de Occidente "En la nutrida bibliografía de Ian Gibson, cuyos libros se ocupan de algunas de las figuras artísticas y políticas más significadas de nuestra historia reciente, Machado, Lorca, Dalí, Buñuel, Cela, José Antonio, Calvo Sotelo, Queipo de Llano, Aventuras ibéricas es un precipitado de biografía del entusiasmo del hispanista irlandés por España, y un recorrido, menos viajero de lo que presume su título, por la historia y la arqueología de la península Ibérica, al que se añade el sueño recurrente de Gibson de una República Federal Ibérica que debía cancelar “la indiferencia y falta de curiosidad en España hacia Portugal”. Un sueño que no tiene visos de cumplimiento, pero que resalta uno de tantos aspectos que lo lleva a ver España como “el país culturalmente más complicado de Occidente”. Lo cierto es que estas páginas concentran generalizaciones inevitables, sin duda fehacientes, con su reconvención a la desidia de los españoles por conocer en profundidad su historia y geografía, y en particular en ponerse de acuerdo “sobre asuntos de interés nacional”, incapacidad ya señalada por el hispanista inglés Richard Ford (1796-1858), cuyos libros fueron decisivos para que España dejara de ser, en el siglo XIX, “la gran desconocida”. Richard Ford es aquí el valedor de los “curiosos impertinentes”, en los que buenamente se incluye Gibson, fascinados por las “cosas de España”. Por FRANCISCO SOLANO Ediciones B Ir a noticia
  • "En 2001 la escritora y guionista Ana Esteban (Madrid, 1954) publicaba su primera novela, Es sólo lluvia (Debate), a la que siguió un libro de relatos, La luz bajo el polvo (Ediciones del Viento). Ahora la autora madrileña regresa al cuento con un libro titulado Peces de charco, 12 piezas muy en la línea temática de su primera obra. En Es sólo lluvia había una galería de parejas de distinto color humano y psicológico empeñadas en entenderse a sí mismos y a los demás. Así, desfilaban la desilusión, las traiciones y los remordimientos. Una lengua literaria madura y sin afectaciones retóricas redondeaba una primera novela muy buena. Ahora Ana Esteban ofrece piezas de desigual consecución". Por J. ERNESTO AYALA-DIP
    4Calma, llega el incendio "En 2001 la escritora y guionista Ana Esteban (Madrid, 1954) publicaba su primera novela, Es sólo lluvia (Debate), a la que siguió un libro de relatos, La luz bajo el polvo (Ediciones del Viento). Ahora la autora madrileña regresa al cuento con un libro titulado Peces de charco, 12 piezas muy en la línea temática de su primera obra. En Es sólo lluvia había una galería de parejas de distinto color humano y psicológico empeñadas en entenderse a sí mismos y a los demás. Así, desfilaban la desilusión, las traiciones y los remordimientos. Una lengua literaria madura y sin afectaciones retóricas redondeaba una primera novela muy buena. Ahora Ana Esteban ofrece piezas de desigual consecución". Por J. ERNESTO AYALA-DIP Ir a noticia
  • "Casi todos los poetas acaban siendo rehenes de la imagen que irradian en el momento de su presentación en sociedad. Si se trata, además, de una voz joven y provocadora, la persistencia del cliché amenaza con imponerse a cualquier signo de evolución. Un caso paradigmático es el de Luna Miguel (1990), que a su dedicación poética suma la condición de agitadora cultural, bloguera efervescente, antóloga generacional, y actualmente redactora y editora de PlayGround Books. La hiperactividad de la autora y la vocación polémica de sus escritos la convirtieron a los 20 años en una suerte de It Poet, al tiempo influencer de la nueva lírica y víctima de la moda juvenil que ella misma había contribuido a diseñar". Por LUIS BAGUÉ QUÍLEZ
    5Amor y dolor en carne viva "Casi todos los poetas acaban siendo rehenes de la imagen que irradian en el momento de su presentación en sociedad. Si se trata, además, de una voz joven y provocadora, la persistencia del cliché amenaza con imponerse a cualquier signo de evolución. Un caso paradigmático es el de Luna Miguel (1990), que a su dedicación poética suma la condición de agitadora cultural, bloguera efervescente, antóloga generacional, y actualmente redactora y editora de PlayGround Books. La hiperactividad de la autora y la vocación polémica de sus escritos la convirtieron a los 20 años en una suerte de It Poet, al tiempo influencer de la nueva lírica y víctima de la moda juvenil que ella misma había contribuido a diseñar". Por LUIS BAGUÉ QUÍLEZ la bella varsovia Ir a noticia
  • "A través de una urdimbre formada por personajes de diferentes nacionalidades (franceses, italianos, belgas, ingleses), Laurent Mauvignier nos va introduciendo en el infierno de las masas: conglomeraciones de individuos que solo dejan de serlo cuando se diluyen en la muchedumbre. Lo que ocurrió en el estadio de Heysel en 1985 fue la transformación de dos multitudes beligerantes, pero amordazadas por el tabú de matar, en dos fuerzas en guerra capaces de generar una matanza. Algo que está siempre en el horizonte de todos los ritos que dan cabida a la doble masa". Por JESÚS FERRERO
    6Infierno de las masas "A través de una urdimbre formada por personajes de diferentes nacionalidades (franceses, italianos, belgas, ingleses), Laurent Mauvignier nos va introduciendo en el infierno de las masas: conglomeraciones de individuos que solo dejan de serlo cuando se diluyen en la muchedumbre. Lo que ocurrió en el estadio de Heysel en 1985 fue la transformación de dos multitudes beligerantes, pero amordazadas por el tabú de matar, en dos fuerzas en guerra capaces de generar una matanza. Algo que está siempre en el horizonte de todos los ritos que dan cabida a la doble masa". Por JESÚS FERRERO Nocturna Ediciones Ir a noticia