Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pastrami: ¿tontuna moderna o manjar de dioses?

Después del torrezno y del ahumado, ahora no eres nadie si no comes un sándwich de esta carne

  • Acusar al pastrami de ser la última modernez pasajera es la salida fácil. Porque hay indicios de que esta exquisitez ha llegado para quedarse. Como, por ejemplo, que desde la empresa barcelonesa  Paprika Gourmet  envían 500 kilos de pastrami al mes a toda España. "Es un producto libre de todo tipo de intolerancias. No tiene gluten ni lactosa y solo lleva un 2% de grasa. No creo que sea una moda porque es un producto muy asentado. Además, se puede consumir de decenas de formas", asegura Mario Ponce, socio de Paprika. Según Ponce, el pastrami tiene un público fiel enganchado a su sabor. Pero, ¿qué diantres es el pastrami? Pues carne del pecho de vaca, especiada, ahumada y cocida. Este plato se lo debemos a los judios de Europa del Este que emigraron a Nueva York a finales del siglo XIX. En Rumanía, lo elaboraban de ganso o de oveja (pastrama), pero cuando estos emigrantes llegaron a Manhattan lo sustituyeron por carne de vaca, más barata y disponible. El nombre derivó en pastrami porque rimaba con salami, otro de los productos que se vendían en las delis judias. Como pasó con otros platos viejunos rescatados por modernos, el pastrami se ha convertido en ese alimento a reivindicar. "El sabor ahumado transporta al campo, a noches frente a la chimenea... Ese punto idílico atrapa, por eso comer pastrami es una experiencia para los sentidos", afirma Buster Turner, fundador de  Rooftop Smokehouse . La manera más común de tomarlo es en sándwich con mostaza y pepinillo. Ahora que el tradicional sándwich es conocido, los restaurantes han dado el siguiente paso y utilizan esta carne en recetas más imprevisibles, algunas sensatas y otras más audaces. Vamos a ver unas cuantas...
    1Acusar al pastrami de ser la última modernez pasajera es la salida fácil. Porque hay indicios de que esta exquisitez ha llegado para quedarse. Como, por ejemplo, que desde la empresa barcelonesa Paprika Gourmet envían 500 kilos de pastrami al mes a toda España. "Es un producto libre de todo tipo de intolerancias. No tiene gluten ni lactosa y solo lleva un 2% de grasa. No creo que sea una moda porque es un producto muy asentado. Además, se puede consumir de decenas de formas", asegura Mario Ponce, socio de Paprika. Según Ponce, el pastrami tiene un público fiel enganchado a su sabor. Pero, ¿qué diantres es el pastrami? Pues carne del pecho de vaca, especiada, ahumada y cocida. Este plato se lo debemos a los judios de Europa del Este que emigraron a Nueva York a finales del siglo XIX. En Rumanía, lo elaboraban de ganso o de oveja (pastrama), pero cuando estos emigrantes llegaron a Manhattan lo sustituyeron por carne de vaca, más barata y disponible. El nombre derivó en pastrami porque rimaba con salami, otro de los productos que se vendían en las delis judias. Como pasó con otros platos viejunos rescatados por modernos, el pastrami se ha convertido en ese alimento a reivindicar. "El sabor ahumado transporta al campo, a noches frente a la chimenea... Ese punto idílico atrapa, por eso comer pastrami es una experiencia para los sentidos", afirma Buster Turner, fundador de Rooftop Smokehouse. La manera más común de tomarlo es en sándwich con mostaza y pepinillo. Ahora que el tradicional sándwich es conocido, los restaurantes han dado el siguiente paso y utilizan esta carne en recetas más imprevisibles, algunas sensatas y otras más audaces. Vamos a ver unas cuantas...
  •  Dónde.   La Sanducherie  (Madrid).rn Precio.  11 euros.rnFinas lonchas de pastrami, cebolla salteada, rúcula, provolone y mostaza de Dijon en pan de chapata. La madrileña Sanducherie ofrece un bocadillo de pastrami de inspiración mediterránea. El ahumado se camufla y el protagonismo recae en el queso y la mostaza.
    2Mediterráneo Dónde. La Sanducherie (Madrid). Precio. 11 euros. Finas lonchas de pastrami, cebolla salteada, rúcula, provolone y mostaza de Dijon en pan de chapata. La madrileña Sanducherie ofrece un bocadillo de pastrami de inspiración mediterránea. El ahumado se camufla y el protagonismo recae en el queso y la mostaza.
  •  Dónde.   Katz’s  (Nueva York).rn Precio.  20 euros.rnAunque de origen rumano, el pastrami (chacina de vaca, especiada y ahumada) se popularizó en Nueva York. La neoyorquina ‘deli’ judía Katz’s sirve este sándwich desde 1888. Mostaza, pepinillo y lonchas de pastrami. Pesa 492 gramos.
    3El clásico Dónde. Katz’s (Nueva York). Precio. 20 euros. Aunque de origen rumano, el pastrami (chacina de vaca, especiada y ahumada) se popularizó en Nueva York. La neoyorquina ‘deli’ judía Katz’s sirve este sándwich desde 1888. Mostaza, pepinillo y lonchas de pastrami. Pesa 492 gramos.
  •  Dónde.  Brooklyn Wok Shop (Nueva York).rn Precio.  6 euros.rnLa versión más oriental, en forma de' dumpling'. En el restaurante neoyorquino Brooklyn Wok Shop han reinterpretado la receta de estas empanadillas al vapor de origen cantonés y han sustituido su relleno original (carne o gambas) por pastrami, mostaza de Dijon y chucrut.
    4Oriental Dónde. Brooklyn Wok Shop (Nueva York). Precio. 6 euros. La versión más oriental, en forma de' dumpling'. En el restaurante neoyorquino Brooklyn Wok Shop han reinterpretado la receta de estas empanadillas al vapor de origen cantonés y han sustituido su relleno original (carne o gambas) por pastrami, mostaza de Dijon y chucrut.
  •  Dónde.   Rooftop Smokehouse  (Barcelona).rn Precio.  24 euros.rnEl restaurante barcelonés Rooftop Smokehouse envía a domicilio sándwiches de pastrami deconstruidos. Ensambla el ahumado artesanal con la col fermentada, los pepinillos y el pan ecológico y obtendrás uno de los mejores emparedados de pastrami a esta lado del Atlántico.
    5Deconstruido Dónde. Rooftop Smokehouse (Barcelona). Precio. 24 euros. El restaurante barcelonés Rooftop Smokehouse envía a domicilio sándwiches de pastrami deconstruidos. Ensambla el ahumado artesanal con la col fermentada, los pepinillos y el pan ecológico y obtendrás uno de los mejores emparedados de pastrami a esta lado del Atlántico.
  •  Dónde.   Eska  (República Checa).rnEn Eska, un restaurante de Praga, devuelven el pastrami a su esencia centroeuropea. Lo hacen cocinándolo en un ragú y acompañado de ñoquis. Guiso contundente contra el frío y homenaje a la patata, el tubérculo que salvó a Europa.
    6Ragú Dónde. Eska (República Checa). En Eska, un restaurante de Praga, devuelven el pastrami a su esencia centroeuropea. Lo hacen cocinándolo en un ragú y acompañado de ñoquis. Guiso contundente contra el frío y homenaje a la patata, el tubérculo que salvó a Europa.
  •  Dónde.   Coolhaus  (Los Ángeles).rn Precio.  5 euros.rnUna singular mezcla de pastrami caramelizado, galleta de centeno y vainilla, todo a -18 grados, elaborado en la heladería de Los Ángeles Coolhaus. Es un helado con el que no había atinado a fantasear y que, a partir de ahora, no logrará sacarse de la cabeza.
    7Helado Dónde. Coolhaus (Los Ángeles). Precio. 5 euros. Una singular mezcla de pastrami caramelizado, galleta de centeno y vainilla, todo a -18 grados, elaborado en la heladería de Los Ángeles Coolhaus. Es un helado con el que no había atinado a fantasear y que, a partir de ahora, no logrará sacarse de la cabeza.
  •  Dónde.   Downey Pizza  (California).rn Precio.  20 euros.rnA diferencia de la paella, la pizza admite cualquier ingrediente y no por ello la llaman pan con cosas. El restaurante Downey Pizza, en Los Ángeles, es conocido por su famoso producto de pastrami, pepinillos y mostaza. ¿Acaso una de jamón y queso no sería la pizza sándwich mixto?
    8Pizza Dónde. Downey Pizza (California). Precio. 20 euros. A diferencia de la paella, la pizza admite cualquier ingrediente y no por ello la llaman pan con cosas. El restaurante Downey Pizza, en Los Ángeles, es conocido por su famoso producto de pastrami, pepinillos y mostaza. ¿Acaso una de jamón y queso no sería la pizza sándwich mixto?
  •  Dónde.   Jul’s Kitchen  (Florencia).rn Precio.  9,9 euros.rnJul’s Kitchen, en Florencia (Italia), lo forman una bloguera y un fotógrafo florentinos. En el pasado Pitti Taste se unió a la casa de bocadillos Il Panino Tondo para crear un sándwich de pastrami pasado por la plancha y presentado en formato ‘cheeseburger’.
    9Italoamericano Dónde. Jul’s Kitchen (Florencia). Precio. 9,9 euros. Jul’s Kitchen, en Florencia (Italia), lo forman una bloguera y un fotógrafo florentinos. En el pasado Pitti Taste se unió a la casa de bocadillos Il Panino Tondo para crear un sándwich de pastrami pasado por la plancha y presentado en formato ‘cheeseburger’.
  •  Dónde.   Food and People  (Cracovia).rn Precio.  5,5 euros.rnUnas empanadillas típicas del este de Europa blancas y finas. En el restaurante Food and People, en Cracovia (Polonia), sustituyen la tradicional receta de patata, cebolla y queso por esta carne ahumada y especiada para modernizar un plato que no falta en bodas y comuniones.
    10Pierogi Dónde. Food and People (Cracovia). Precio. 5,5 euros. Unas empanadillas típicas del este de Europa blancas y finas. En el restaurante Food and People, en Cracovia (Polonia), sustituyen la tradicional receta de patata, cebolla y queso por esta carne ahumada y especiada para modernizar un plato que no falta en bodas y comuniones.
  •  Dónde.   M&P’s  (París).rnEn el restaurante parisino M&P’s, especializado en cocina de oriente medio, los hacen con carne picada que se sazona, madura y ahúma para convertirla en pastrami. Acompañada de una ensalada de ricota, granada y vinagreta de dátil se convierte en uno de sus platos del día.
    11Carne picada Dónde. M&P’s (París). En el restaurante parisino M&P’s, especializado en cocina de oriente medio, los hacen con carne picada que se sazona, madura y ahúma para convertirla en pastrami. Acompañada de una ensalada de ricota, granada y vinagreta de dátil se convierte en uno de sus platos del día.

Más información