Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Migrantes y moda flamenca

Una veintena de mujeres latinoamericanas, árabes y africanas acuden cada miércoles al taller de costura de la Fundación Sevilla Acoge. Con dos máquinas de coser del Lidl y la ayuda de sus profesoras, este año han confeccionado dos trajes de flamenca.

  • Guillermina García luce uno de los trajes confeccionados por Kenana Alsalti y Loubna Day. Guillermina, voluntaria de la Fundación Sevilla Acoge y hermana de una de las profesoras del taller de costura, tenía guardada la tela desde hace cuatro años pero esperó a conocer a Kenana y Loubna, inmigrantes de Siria y Marruecos, para encargarles su traje de flamenca. Dice estar encantada con el resultado.
    1Guillermina García luce uno de los trajes confeccionados por Kenana Alsalti y Loubna Day. Guillermina, voluntaria de la Fundación Sevilla Acoge y hermana de una de las profesoras del taller de costura, tenía guardada la tela desde hace cuatro años pero esperó a conocer a Kenana y Loubna, inmigrantes de Siria y Marruecos, para encargarles su traje de flamenca. Dice estar encantada con el resultado.
  • Loubna Day (centro) escucha las indicaciones de su profesora Chelo García durante una clase. En el taller Cadenetas las mujeres aprenden desde pequeños arreglos a mano hasta la confección de moda flamenca. Chelo, una médico jubilada, se hizo profesora voluntaria de costura cuando hace dos años su hermana Guillermina le habló acerca del proyecto.
    2Loubna Day (centro) escucha las indicaciones de su profesora Chelo García durante una clase. En el taller Cadenetas las mujeres aprenden desde pequeños arreglos a mano hasta la confección de moda flamenca. Chelo, una médico jubilada, se hizo profesora voluntaria de costura cuando hace dos años su hermana Guillermina le habló acerca del proyecto.
  • De izquierda a derecha, Chelo García, profesora; Ángela Paschoeto, directora de Sevilla Acoge; Ana Vera, profesora; Denise González, cliente; Loubna Day, costurera; Guillermina García, cliente y Kenana Asalti, costurera.
    3De izquierda a derecha, Chelo García, profesora; Ángela Paschoeto, directora de Sevilla Acoge; Ana Vera, profesora; Denise González, cliente; Loubna Day, costurera; Guillermina García, cliente y Kenana Asalti, costurera.
  • Una de las alumnas del taller de costura coloca un hilo en la máquina de coser básica, comprada en el supermercado Lidl. Las mujeres del taller financiaron esta máquina y algunos materiales elementales con la venta de manualidades en Navidad.
    4Una de las alumnas del taller de costura coloca un hilo en la máquina de coser básica, comprada en el supermercado Lidl. Las mujeres del taller financiaron esta máquina y algunos materiales elementales con la venta de manualidades en Navidad.
  • Denise González, estudiante de secundaria, posa con el traje que le confeccionó Loubna Day para la Feria de Sevilla de este año. Ella eligió el color de la tela y el modelo, con la espalda descubierta y en dos pruebas tuvo listo su traje que estrenó en el Real este año.
    5Denise González, estudiante de secundaria, posa con el traje que le confeccionó Loubna Day para la Feria de Sevilla de este año. Ella eligió el color de la tela y el modelo, con la espalda descubierta y en dos pruebas tuvo listo su traje que estrenó en el Real este año.
  • Kenana Alsalti enseña a una compañera como plegar adecuadamente una tela. Aunque todavía no habla bien español esta siria de 63 años ya era profesora y diseñadora de moda en Damasco.
    6Kenana Alsalti enseña a una compañera como plegar adecuadamente una tela. Aunque todavía no habla bien español esta siria de 63 años ya era profesora y diseñadora de moda en Damasco.
  • La costurera Loubna Day posa frente a un mural en el que se ve la Torre del Oro momentos antes de entrar en la clase de confección.
    7La costurera Loubna Day posa frente a un mural en el que se ve la Torre del Oro momentos antes de entrar en la clase de confección.
  • Una de las alumnas del taller de costura aprende cómo hacer los nudos de los flecos de un mantoncillo.
    8Una de las alumnas del taller de costura aprende cómo hacer los nudos de los flecos de un mantoncillo.
  • La diseñadora senegalesa Mamy Awa Thioune mira una de sus prendas expuesta en la tienda Ópalo Negro, en el centro de Sevilla. Su negocio, Lago Rosa, es fundamentalmente online. Lo hace todo ella: compra telas wax en Senegal, las trae a España, diseña los modelos, paga a una costurera local para que los confeccione y los envía por correo ordinario a Madrid, Barcelona o Canarias.
    9La diseñadora senegalesa Mamy Awa Thioune mira una de sus prendas expuesta en la tienda Ópalo Negro, en el centro de Sevilla. Su negocio, Lago Rosa, es fundamentalmente online. Lo hace todo ella: compra telas wax en Senegal, las trae a España, diseña los modelos, paga a una costurera local para que los confeccione y los envía por correo ordinario a Madrid, Barcelona o Canarias.