Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rincón del Lector: “Era necesario abrir ventanas y purificar el aire de este partido centenario”

Los lectores de EL PAÍS opinan de los resultados de primarias en el Partido Socialista. Reunimos varias cartas

  • Militantes, votantes y simpatizantes del PSOE deben estar orgullosos del esfuerzo realizado por sus candidatos y sus equipos. Los militantes han elegido según sus intereses. No sabemos si la fractura que ha sufrido el partido sanará en el tiempo previsto, tampoco se sabe si esta forma de desnudarse ante la ciudadanía es más higiénica que en aquellos partidos herméticos, que lo son todos. Sin embargo, era necesario abrir ventanas y purificar el aire de este partido centenario que nos acompaña marcando el rumbo en nuestra reciente historia democrática.
    1Militantes, votantes y simpatizantes del PSOE deben estar orgullosos del esfuerzo realizado por sus candidatos y sus equipos. Los militantes han elegido según sus intereses. No sabemos si la fractura que ha sufrido el partido sanará en el tiempo previsto, tampoco se sabe si esta forma de desnudarse ante la ciudadanía es más higiénica que en aquellos partidos herméticos, que lo son todos. Sin embargo, era necesario abrir ventanas y purificar el aire de este partido centenario que nos acompaña marcando el rumbo en nuestra reciente historia democrática. EFE
  • Aún está fresco el recuerdo de la voz temblorosa de Pedro Sánchez el 29 de octubre del pasado año. “Dejo el escaño como diputado porque no renuncio a mis ideas, y anuncio que a partir del lunes cojo mi coche para recorrer de nuevo todos los rincones de España y escuchar a quienes no han sido escuchados” decía afectado. Hoy asistimos a su regreso. Y aquí está, victorioso y exultante. No soy votante socialista, pero es de justicia reconocer que Pedro Sánchez no solo ha dado una lección de política, tenacidad y trabajo, ha dado también una lección sobre valores. Los afiliados alzaban la voz para ser oídos, mientras los barones hacían oídos sordos. Hoy han recuperado la voz. La partida continúa.
    2Aún está fresco el recuerdo de la voz temblorosa de Pedro Sánchez el 29 de octubre del pasado año. “Dejo el escaño como diputado porque no renuncio a mis ideas, y anuncio que a partir del lunes cojo mi coche para recorrer de nuevo todos los rincones de España y escuchar a quienes no han sido escuchados” decía afectado. Hoy asistimos a su regreso. Y aquí está, victorioso y exultante. No soy votante socialista, pero es de justicia reconocer que Pedro Sánchez no solo ha dado una lección de política, tenacidad y trabajo, ha dado también una lección sobre valores. Los afiliados alzaban la voz para ser oídos, mientras los barones hacían oídos sordos. Hoy han recuperado la voz. La partida continúa. EFE
  • Como resultado tanto de la propia evolución de sus planteamientos ideológicos, como de un largo proceso de reflexión teórica, el principal candidato de la oposición cambió su antigua proclama, “no es no”, por el “sí es sí”. Arrasó entre las multitudes. Se prevé, por tanto, un enfrentamiento en breve entre este insigne político y el gran timonel de la nave patria, aquel que en su día nos iluminara con su máxima “un vaso es un vaso y un plato es un plato”. Alta política.
    3Como resultado tanto de la propia evolución de sus planteamientos ideológicos, como de un largo proceso de reflexión teórica, el principal candidato de la oposición cambió su antigua proclama, “no es no”, por el “sí es sí”. Arrasó entre las multitudes. Se prevé, por tanto, un enfrentamiento en breve entre este insigne político y el gran timonel de la nave patria, aquel que en su día nos iluminara con su máxima “un vaso es un vaso y un plato es un plato”. Alta política. EFE
  • Las imágenes históricas de grupos de trabajadores cantando La Internacional con el puño en alto me conmueven. Sin embargo, la imagen de Pedro Sánchez y sus confundidos seguidores haciendo lo propio, denotativa del triunfo de un liderazgo personalista, ambicioso y empecinado, después de dos elecciones generales consecutivas e innecesarias que registraron los resultados más bajos del PSOE en la historia de la actual democracia, me desazonan e inquietan por su sinrazón. Vuelve a triunfar el rencoroso espíritu del Brexit y de Trump. Pobre PSOE. Pobre España. Pobres de todos nosotros.
    4Las imágenes históricas de grupos de trabajadores cantando La Internacional con el puño en alto me conmueven. Sin embargo, la imagen de Pedro Sánchez y sus confundidos seguidores haciendo lo propio, denotativa del triunfo de un liderazgo personalista, ambicioso y empecinado, después de dos elecciones generales consecutivas e innecesarias que registraron los resultados más bajos del PSOE en la historia de la actual democracia, me desazonan e inquietan por su sinrazón. Vuelve a triunfar el rencoroso espíritu del Brexit y de Trump. Pobre PSOE. Pobre España. Pobres de todos nosotros. AFP
  • A cambio de proporcionar a sus 180.000 militantes la oportunidad de expresarse, a mí me ha dejado sin palabras. Y sin voto. El socialismo español ha tenido en mí a un votante leal desde que en 1982 acudí a las urnas por primera vez. Alguna vez, por circunstancias diversas, mi voto ha sido para otras opciones de izquierda o se ha quedado en blanco. Pero nunca he dejado de ejercer mi derecho. Sr. Sánchez, cuando llegue el momento de buscar votos, por favor, a mí ya no me busque. Yo soy un votante leal, pero no un militante. Busque a sus fieles e intente formar con sus votos una alternativa de gobierno. Grite con ellos eso de “no es no”, o lo de “sí es sí”, lo mismo me dará. Sospecho que con usted se me acaban de terminar mis opciones políticas. Volveré al voto en blanco. Pero nunca dejaré de votar.
    5A cambio de proporcionar a sus 180.000 militantes la oportunidad de expresarse, a mí me ha dejado sin palabras. Y sin voto. El socialismo español ha tenido en mí a un votante leal desde que en 1982 acudí a las urnas por primera vez. Alguna vez, por circunstancias diversas, mi voto ha sido para otras opciones de izquierda o se ha quedado en blanco. Pero nunca he dejado de ejercer mi derecho. Sr. Sánchez, cuando llegue el momento de buscar votos, por favor, a mí ya no me busque. Yo soy un votante leal, pero no un militante. Busque a sus fieles e intente formar con sus votos una alternativa de gobierno. Grite con ellos eso de “no es no”, o lo de “sí es sí”, lo mismo me dará. Sospecho que con usted se me acaban de terminar mis opciones políticas. Volveré al voto en blanco. Pero nunca dejaré de votar. EFE
  • No solo iba a ganar Susana Díaz, sino que pretendía conjurarse con los otros dos candidatos para "coser" su PSOE. No solo su victoria estaba asegurada en Andalucía, también en otras comunidades. No solo era la virtualmente vencedora en avales, sino en apoyos de los secretarios regionales y en el del aparato del partido. Por todo ello, quizá, la derrota siempre amarga lo es aún más para ella. Sánchez ha recuperado su puesto. Si no vuelve a equivocarse y se "macroniza", podrá fundar el partido que muchos le auguraban, un nuevo PSOE.
    6No solo iba a ganar Susana Díaz, sino que pretendía conjurarse con los otros dos candidatos para "coser" su PSOE. No solo su victoria estaba asegurada en Andalucía, también en otras comunidades. No solo era la virtualmente vencedora en avales, sino en apoyos de los secretarios regionales y en el del aparato del partido. Por todo ello, quizá, la derrota siempre amarga lo es aún más para ella. Sánchez ha recuperado su puesto. Si no vuelve a equivocarse y se "macroniza", podrá fundar el partido que muchos le auguraban, un nuevo PSOE. EFE
  • ¿Quién va primero PSOE o Pedro? Al parecer Pedro, pero ¿son suficientes 74.000 votos para ganar unas elecciones? A simple vista no, por tanto, el trabajo de Pedro no es entrar como elefante en una cacharrería o ir a degüello, sino unir con humildad, hablar, escuchar, contrastar...., de lo contrario la batalla esta pérdida y el país es mucho más que Pedro y su PSOE y la sociedad está harta de chulerías.
    7¿Quién va primero PSOE o Pedro? Al parecer Pedro, pero ¿son suficientes 74.000 votos para ganar unas elecciones? A simple vista no, por tanto, el trabajo de Pedro no es entrar como elefante en una cacharrería o ir a degüello, sino unir con humildad, hablar, escuchar, contrastar...., de lo contrario la batalla esta pérdida y el país es mucho más que Pedro y su PSOE y la sociedad está harta de chulerías. AFP