Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete libros de esta semana

Joydeep Roy-Bhattacharya, A. B. Yehoshua y Aroa Moreno, entre los autores destacados

  • "Después de la 'Ilíada', contar una guerra se ha vuelto algo imposible. Porque Homero agotó casi todos los registros morales, argumentales, simbólicos y retóricos relativos al tema, y porque hoy día las guerras ya no se rigen por códigos de honor universales, sino por intereses económicos y políticos más o menos disfrazados. Joydeep Roy-Bhattacharya (Jamshedpur, India, 1971) sabe esto y por eso, para relatar el episodio de la guerra de Afganistán que protagoniza 'La guardia', les pide a los clásicos griegos que le guíen. Para no perderse en ese laberinto de tribus (pastunes, talibanes, uzbekos, afganos y norteamericanos), de sectas religiosas y de cosmovisiones diminutas que se creen gigantescas, usa como principal hilo de Ariadna la 'Antígona' de Sófocles, pero también cita a Heródoto, Tucídides, Esquilo, Pericles o Tácito. Este libro, que de hecho estuvo a punto de titularse 'Antígona en Kandahar', regresa a los territorios transitados por Alejandro Magno (Kandahar proviene de Iskandar-Alejandro) para reflexionar sobre una guerra actual con los instrumentos mitológicos y filosóficos de las guerras antiguas". Por JESÚS AGUADO
    1Antígona en Kandahar "Después de la 'Ilíada', contar una guerra se ha vuelto algo imposible. Porque Homero agotó casi todos los registros morales, argumentales, simbólicos y retóricos relativos al tema, y porque hoy día las guerras ya no se rigen por códigos de honor universales, sino por intereses económicos y políticos más o menos disfrazados. Joydeep Roy-Bhattacharya (Jamshedpur, India, 1971) sabe esto y por eso, para relatar el episodio de la guerra de Afganistán que protagoniza 'La guardia', les pide a los clásicos griegos que le guíen. Para no perderse en ese laberinto de tribus (pastunes, talibanes, uzbekos, afganos y norteamericanos), de sectas religiosas y de cosmovisiones diminutas que se creen gigantescas, usa como principal hilo de Ariadna la 'Antígona' de Sófocles, pero también cita a Heródoto, Tucídides, Esquilo, Pericles o Tácito. Este libro, que de hecho estuvo a punto de titularse 'Antígona en Kandahar', regresa a los territorios transitados por Alejandro Magno (Kandahar proviene de Iskandar-Alejandro) para reflexionar sobre una guerra actual con los instrumentos mitológicos y filosóficos de las guerras antiguas". Por JESÚS AGUADO Sexto Piso Ir a noticia
  • "El arabista y profesor Ignacio Álvarez-Ossorio ha publicado un libro-vademécum utilísimo para circular por la múltiple guerra de Siria. Un texto tan urgente hoy como de referencia para el futuro. Es un libro frío superdocumentado, pero activista. Un relato de posiciones muy específicas: la primavera árabe, desencadenada en 2011, tiene su correlato en Siria en una protesta prodemocrática inicialmente pacífica que provoca la brutal reacción del régimen de Bachar el Asad. Hacia 2012 aparecen en el interior de la disfuncional coalición de fuerzas contra Damasco los yihadistas, que, también divididos en facciones, aspiran a sustituir una férrea dictadura por otra, la del, en su caso, nada misericordioso Alá. Y el régimen tampoco es inocente porque, sabedor de lo que inquieta en Occidente el crecimiento del ISIS, inyecta todo el yihadismo que puede, soltando a sus presos de esa condición, en la revuelta para que la contaminen. El epílogo hasta el momento es que Occidente no sostiene a los rebeldes como estos esperaban y la represión de la protesta degenera en guerra". Por M. Á. BASTENIER
    2Guía de la guerra siria "El arabista y profesor Ignacio Álvarez-Ossorio ha publicado un libro-vademécum utilísimo para circular por la múltiple guerra de Siria. Un texto tan urgente hoy como de referencia para el futuro. Es un libro frío superdocumentado, pero activista. Un relato de posiciones muy específicas: la primavera árabe, desencadenada en 2011, tiene su correlato en Siria en una protesta prodemocrática inicialmente pacífica que provoca la brutal reacción del régimen de Bachar el Asad. Hacia 2012 aparecen en el interior de la disfuncional coalición de fuerzas contra Damasco los yihadistas, que, también divididos en facciones, aspiran a sustituir una férrea dictadura por otra, la del, en su caso, nada misericordioso Alá. Y el régimen tampoco es inocente porque, sabedor de lo que inquieta en Occidente el crecimiento del ISIS, inyecta todo el yihadismo que puede, soltando a sus presos de esa condición, en la revuelta para que la contaminen. El epílogo hasta el momento es que Occidente no sostiene a los rebeldes como estos esperaban y la represión de la protesta degenera en guerra". Por M. Á. BASTENIER CATARATA Ir a noticia
  • "Abraham B. Yehoshua se dio a conocer en España con la traducción de una novela excepcional: 'Un divorcio tardío' (Alfaguara, 1984), que narraba el regreso de un padre de familia ya maduro a Israel para tramitar su divorcio. La novela cuenta la crisis que ello genera en la familia y es a la vez un retrato de la sociedad israelí a pequeña escala. 'La figurante' es también una novela de familia escrita 30 años más tarde. Ahora la protagoniza una mujer en la cuarentena, intérprete de arpa, divorciada, que tiempo atrás se fue a Holanda para integrarse con satisfacción en una orquesta municipal en Amberes. En esta ocasión, la vuelta de la mujer, Noga, se produce contra su voluntad, pues debe renunciar a un concierto muy importante para ella. La razón es que su madre ha quedado viuda y el hijo menor pretende que se mude a Tel Aviv, pues el barrio de su vieja casa en Jerusalén se ha ido llenando de ortodoxos". Por JOSÉ MARÍA GUELBENZU
    3Rendir cuentas a la vida "Abraham B. Yehoshua se dio a conocer en España con la traducción de una novela excepcional: 'Un divorcio tardío' (Alfaguara, 1984), que narraba el regreso de un padre de familia ya maduro a Israel para tramitar su divorcio. La novela cuenta la crisis que ello genera en la familia y es a la vez un retrato de la sociedad israelí a pequeña escala. 'La figurante' es también una novela de familia escrita 30 años más tarde. Ahora la protagoniza una mujer en la cuarentena, intérprete de arpa, divorciada, que tiempo atrás se fue a Holanda para integrarse con satisfacción en una orquesta municipal en Amberes. En esta ocasión, la vuelta de la mujer, Noga, se produce contra su voluntad, pues debe renunciar a un concierto muy importante para ella. La razón es que su madre ha quedado viuda y el hijo menor pretende que se mude a Tel Aviv, pues el barrio de su vieja casa en Jerusalén se ha ido llenando de ortodoxos". Por JOSÉ MARÍA GUELBENZU DUOMO EDICIONES Ir a noticia
  • "El 1 de enero de 2012, Rafael Argullol (Barcelona, 1949) inició un particular diario donde se propuso registrar, a lo largo de tres años y sin faltar un día, salvo que la Dama dispusiese otra cosa, pensamientos, sentimientos o sucesos vinculados a su vida. El resultado es un texto caudaloso, regido por un plan organizativo más que por las afluencias caprichosas de la inspiración. El título del volumen, 'Poema', expresa su concepción unitaria; también su pretendida condición de poesía. Ahora bien, ¿es esto poesía? ¿Puede la poesía prescindir del pneuma, que llega cuando llega, y presentarse como fruto programado de un ejercicio de voluntad? A mi juicio, sí; díganlo, si no, Lucrecio o Milton. Y ello pese a que los “poemas” del libro no se someten a metro, ni cuantitativo ni acentual, y a menudo podrían sin detrimento disponerse en renglones de prosa. Solo alguna vez atienden a un ritmo de ideas, con reiteraciones, anáforas y secuencias salmódicas; léase, por ejemplo, la entrada del 30 de mayo de 2014: “Una primera copa para la amistad.  Una segunda copa para el gozo…”; y, tras varios versos y copas, un corolario sentencioso, con dos oraciones semánticamente enfrentadas en espejo, como es frecuente en los libros sapienciales de la Biblia". Por ÁNGEL L. PRIETO DE PAULA
    4La vida en verso "El 1 de enero de 2012, Rafael Argullol (Barcelona, 1949) inició un particular diario donde se propuso registrar, a lo largo de tres años y sin faltar un día, salvo que la Dama dispusiese otra cosa, pensamientos, sentimientos o sucesos vinculados a su vida. El resultado es un texto caudaloso, regido por un plan organizativo más que por las afluencias caprichosas de la inspiración. El título del volumen, 'Poema', expresa su concepción unitaria; también su pretendida condición de poesía. Ahora bien, ¿es esto poesía? ¿Puede la poesía prescindir del pneuma, que llega cuando llega, y presentarse como fruto programado de un ejercicio de voluntad? A mi juicio, sí; díganlo, si no, Lucrecio o Milton. Y ello pese a que los “poemas” del libro no se someten a metro, ni cuantitativo ni acentual, y a menudo podrían sin detrimento disponerse en renglones de prosa. Solo alguna vez atienden a un ritmo de ideas, con reiteraciones, anáforas y secuencias salmódicas; léase, por ejemplo, la entrada del 30 de mayo de 2014: “Una primera copa para la amistad. / Una segunda copa para el gozo…”; y, tras varios versos y copas, un corolario sentencioso, con dos oraciones semánticamente enfrentadas en espejo, como es frecuente en los libros sapienciales de la Biblia". Por ÁNGEL L. PRIETO DE PAULA ACANTILADO Ir a noticia
  • "Leo, con la lógica consternación, el libro de la valerosa catalana (aunque de alma gallega) Mercedes Núñez Targa (1911-1986), preparado por su hijo, Pablo Iglesias Núñez, en torno a la experiencia de aquella como presa republicana en los años cuarenta. El primero de ellos fue el influyente 'Cárcel de Ventas' (París, 1967), un libro pionero en la descripción de la durísima vida de las mujeres en las cárceles franquistas (seguirían los testimonios de Juana Doña, Soledad Real y Tomasa Cuevas). El segundo fue 'El carretó dels gosos. Una catalana a Ravensbrück' (1980), traducido como 'Destinada al crematorio' (Renacimiento, 2011). Ahora, 'El valor de la memoria. De la cárcel de Ventas al campo de Ravensbrück' nos permite acceder al compendio de aquella doble y terrible experiencia, y la edición va acompañada de un apéndice documental que aporta valiosa información sobre una figura casi desconocida". Por ANNA CABALLÉ
    5Almas y fieras "Leo, con la lógica consternación, el libro de la valerosa catalana (aunque de alma gallega) Mercedes Núñez Targa (1911-1986), preparado por su hijo, Pablo Iglesias Núñez, en torno a la experiencia de aquella como presa republicana en los años cuarenta. El primero de ellos fue el influyente 'Cárcel de Ventas' (París, 1967), un libro pionero en la descripción de la durísima vida de las mujeres en las cárceles franquistas (seguirían los testimonios de Juana Doña, Soledad Real y Tomasa Cuevas). El segundo fue 'El carretó dels gosos. Una catalana a Ravensbrück' (1980), traducido como 'Destinada al crematorio' (Renacimiento, 2011). Ahora, 'El valor de la memoria. De la cárcel de Ventas al campo de Ravensbrück' nos permite acceder al compendio de aquella doble y terrible experiencia, y la edición va acompañada de un apéndice documental que aporta valiosa información sobre una figura casi desconocida". Por ANNA CABALLÉ RENACIMIENTO Ir a noticia
  • "Desde su primer verso (“Menos pelos que un litro vino”), el tercer libro de Juan Carlos Reche se presenta como una apuesta radical, que desciende a las raíces de la identidad individual y colectiva mediante un dialecto donde se engastan los refranes retorcidos, las deformaciones expresivas y la jerga callejera. El autor construye una ilusión de autenticidad sustentada en la pertenencia a una comunidad cultural en la que anhela reconocerse: “Aquí habla la gente  que no sabe leer ni escribir  la gente que yo quiero”. Entre los proverbios machadianos y el esperanto de los mass media, las mejores estrofas de Los nuestros se localizan en esa zona de incertidumbre en la que el poeta se pregunta si todavía es uno “de los suyos” o les pasa el micrófono a las voces de la sabiduría popular". Por LUÍS BAGUÉ QUÍLEZ
    6Raíces "Desde su primer verso (“Menos pelos que un litro vino”), el tercer libro de Juan Carlos Reche se presenta como una apuesta radical, que desciende a las raíces de la identidad individual y colectiva mediante un dialecto donde se engastan los refranes retorcidos, las deformaciones expresivas y la jerga callejera. El autor construye una ilusión de autenticidad sustentada en la pertenencia a una comunidad cultural en la que anhela reconocerse: “Aquí habla la gente / que no sabe leer ni escribir / la gente que yo quiero”. Entre los proverbios machadianos y el esperanto de los mass media, las mejores estrofas de Los nuestros se localizan en esa zona de incertidumbre en la que el poeta se pregunta si todavía es uno “de los suyos” o les pasa el micrófono a las voces de la sabiduría popular". Por LUÍS BAGUÉ QUÍLEZ PRE-TEXTOS Ir a noticia
  • "La hija del comunista', de Aroa Moreno Durán (Madrid, 1981), deja un regusto incierto de novela bien construida y mejor escrita, pero equivocada en el dibujo de su protagonista. Algo así como si la destreza narrativa de su autora no fuera pareja a las dudas que depara la figura de Katia. Esta novela, en su extensa primera parte narrada en primera persona, trata de una mujer nacida en el Berlín casi contemporáneo a la construcción del ignominioso muro. La novela termina con la finalización del régimen comunista y la unificación de Alemania. En el medio tenemos a Katia huyendo un día con un chico del Berlín Occidental hacia el sur de la RFA, dejando a sus padres (exiliados de la guerra civil española) y a su hermana más pequeña. Abandonándolos sin ninguna despedida". Por AROA MORENO DURÁN
    7Una mujer que huye "La hija del comunista', de Aroa Moreno Durán (Madrid, 1981), deja un regusto incierto de novela bien construida y mejor escrita, pero equivocada en el dibujo de su protagonista. Algo así como si la destreza narrativa de su autora no fuera pareja a las dudas que depara la figura de Katia. Esta novela, en su extensa primera parte narrada en primera persona, trata de una mujer nacida en el Berlín casi contemporáneo a la construcción del ignominioso muro. La novela termina con la finalización del régimen comunista y la unificación de Alemania. En el medio tenemos a Katia huyendo un día con un chico del Berlín Occidental hacia el sur de la RFA, dejando a sus padres (exiliados de la guerra civil española) y a su hermana más pequeña. Abandonándolos sin ninguna despedida". Por AROA MORENO DURÁN CABALLO DE TROYA Ir a noticia
  • Abraham B. Yehoshua se dio a conocer en España con la traducción de una novela excepcional: 'Un divorcio tardío' (Alfaguara, 1984), que narraba el regreso de un padre de familia ya maduro a Israel para tramitar su divorcio. La novela cuenta la crisis que ello genera en la familia y es a la vez un retrato de la sociedad israelí a pequeña escala. 'La figurante' es también una novela de familia escrita 30 años más tarde. Ahora la protagoniza una mujer en la cuarentena, intérprete de arpa, divorciada, que tiempo atrás se fue a Holanda para integrarse con satisfacción en una orquesta municipal en Amberes. En esta ocasión, la vuelta de la mujer, Noga, se produce contra su voluntad, pues debe renunciar a un concierto muy importante para ella. La razón es que su madre ha quedado viuda y el hijo menor pretende que se mude a Tel Aviv, pues el barrio de su vieja casa en Jerusalén se ha ido llenando de ortodoxos. Por JOSÉ MARÍA GUELBENZU
    8Rendir cuentas a la vida Abraham B. Yehoshua se dio a conocer en España con la traducción de una novela excepcional: 'Un divorcio tardío' (Alfaguara, 1984), que narraba el regreso de un padre de familia ya maduro a Israel para tramitar su divorcio. La novela cuenta la crisis que ello genera en la familia y es a la vez un retrato de la sociedad israelí a pequeña escala. 'La figurante' es también una novela de familia escrita 30 años más tarde. Ahora la protagoniza una mujer en la cuarentena, intérprete de arpa, divorciada, que tiempo atrás se fue a Holanda para integrarse con satisfacción en una orquesta municipal en Amberes. En esta ocasión, la vuelta de la mujer, Noga, se produce contra su voluntad, pues debe renunciar a un concierto muy importante para ella. La razón es que su madre ha quedado viuda y el hijo menor pretende que se mude a Tel Aviv, pues el barrio de su vieja casa en Jerusalén se ha ido llenando de ortodoxos. Por JOSÉ MARÍA GUELBENZU DUOMO EDICIONES Ir a noticia