Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abandonar la vida en Barcelona para salvar a refugiados en Lesbos

Cuatro socorristas españoles llevan más de una semana trabajando como voluntarios en la isla griega de Lesbos para ayudar a miles de refugiados a tocar tierra sanos y salvos

  • Marcos Chercoles, 29, (i) y Oriol Canals, 31, (d) son socorristas españoles y se han pasado el verano viendo imágenes en televisión de refugiados subidos en botes en medio del mar. Las imágenes les conmovieron y quisieron hacer algo. Hace algo más de una semana, desembarcaron en la isla de Lesbos, donde rescatan a cientos de refugiados cada día. En la foto, localizan con prismáticos cinco lanchas de plástico atestadas de refugiados, procedentes de la costa de Turquía.
    1Marcos Chercoles, 29, (i) y Oriol Canals, 31, (d) son socorristas españoles y se han pasado el verano viendo imágenes en televisión de refugiados subidos en botes en medio del mar. Las imágenes les conmovieron y quisieron hacer algo. Hace algo más de una semana, desembarcaron en la isla de Lesbos, donde rescatan a cientos de refugiados cada día. En la foto, localizan con prismáticos cinco lanchas de plástico atestadas de refugiados, procedentes de la costa de Turquía.
  • Cada día, Marcos Chercoles, 29, (i) y Carlos Parra, 27, (d) y sus otros dos compañeros socorristas de la empresa catalana Pro-activa Serveis Aquàtics, saltan al agua para evitar que las zodiac cargadas de refugiados vuelquen. Las llegadas son especialmente peligrosas. El nerviosismo cunde entre los ocupantes en cuando la embarcación se acerca a la orilla. Cualquier movimiento puede hacer que el bote vuelque y los ocupantes se ahoguen.
    2Cada día, Marcos Chercoles, 29, (i) y Carlos Parra, 27, (d) y sus otros dos compañeros socorristas de la empresa catalana Pro-activa Serveis Aquàtics, saltan al agua para evitar que las zodiac cargadas de refugiados vuelquen. Las llegadas son especialmente peligrosas. El nerviosismo cunde entre los ocupantes en cuando la embarcación se acerca a la orilla. Cualquier movimiento puede hacer que el bote vuelque y los ocupantes se ahoguen.
  • Albert Roma, 36, ayuda a desembarcar a un bebé afgano y otras decenas de ocupantes que acaban de atracar en la isla griega de Lesbos. Cada día llegan a la isla más de 1.000 refugiados, la mayoría de ellos sirios, afganos e iraquíes.
    3Albert Roma, 36, ayuda a desembarcar a un bebé afgano y otras decenas de ocupantes que acaban de atracar en la isla griega de Lesbos. Cada día llegan a la isla más de 1.000 refugiados, la mayoría de ellos sirios, afganos e iraquíes.
  • Los cuatro socorristas trabajan para una pequeña empresa Pro-activa Serveis Aquàtics, que opera en Cataluña, Baleares, Valencia y Canarias. A través de la empresa han montado una pequeña ONG con la que pagan las noches de hotel en Lesbos y el coche con el que recorren la isla en busca de embarcaciones. Cada día, localizan a una veintena. En la foto, Marcos Chercoles, salta al agua para evitar que una zodiac en la que viajan varias decenas de refugiados sirios vuelque al llegar a las costas de la isla griega de Lesbos.
    4Los cuatro socorristas trabajan para una pequeña empresa Pro-activa Serveis Aquàtics, que opera en Cataluña, Baleares, Valencia y Canarias. A través de la empresa han montado una pequeña ONG con la que pagan las noches de hotel en Lesbos y el coche con el que recorren la isla en busca de embarcaciones. Cada día, localizan a una veintena. En la foto, Marcos Chercoles, salta al agua para evitar que una zodiac en la que viajan varias decenas de refugiados sirios vuelque al llegar a las costas de la isla griega de Lesbos.
  • Hay días en los que no han acabado de desayunar y desde la puerta del hotel avistan una embarcación y salen corriendo. Son los únicos socorristas profesionales que hay en la zona. La burocracia griega no les permite tener una lancha. Alguna vez, han utilizado un bote recién evacuado para ir al encuentro de otro que se encontraba a la deriva.
    5Hay días en los que no han acabado de desayunar y desde la puerta del hotel avistan una embarcación y salen corriendo. Son los únicos socorristas profesionales que hay en la zona. La burocracia griega no les permite tener una lancha. Alguna vez, han utilizado un bote recién evacuado para ir al encuentro de otro que se encontraba a la deriva.
  • A Lesbos llegan tantos botes, que los socorristas de la empresa catalana no dan abasto. Muchas embarcaciones quedan varadas a la deriva, debido a la mala calidad de los motores y a la falta de combustible. En la foto, Carlos Parra, Marcos Chercoles y Albert Roma, saltan al agua para evitar que una zodiac en la que viajan varias decenas de refugiados sirios vuelque al llegar a las costas de la isla griega de Lesbos.
    6A Lesbos llegan tantos botes, que los socorristas de la empresa catalana no dan abasto. Muchas embarcaciones quedan varadas a la deriva, debido a la mala calidad de los motores y a la falta de combustible. En la foto, Carlos Parra, Marcos Chercoles y Albert Roma, saltan al agua para evitar que una zodiac en la que viajan varias decenas de refugiados sirios vuelque al llegar a las costas de la isla griega de Lesbos.
  • A las siete de la mañana empieza la jornada para los socorristas españoles en Lesbos. Desde alguna colina de la isla o desde la costa avistan las embarcaciones y empiezan las carreras. En la foto, Oriol Canals y Marcos Chercoles ayudan desembarcar a varios niños sirios a su llegada a la isla griega de Lesbos.
    7A las siete de la mañana empieza la jornada para los socorristas españoles en Lesbos. Desde alguna colina de la isla o desde la costa avistan las embarcaciones y empiezan las carreras. En la foto, Oriol Canals y Marcos Chercoles ayudan desembarcar a varios niños sirios a su llegada a la isla griega de Lesbos.
  • Muchos refugiados llegan heridos y conmocionados tras la peligrosa travesía a la que recurren para escapar de las guerras de sus países. A menudo, los socorristas catalanes rescatan a niños y bebés que viajan con sus familias rumbo a Europa. En la foto, Marcos Chercoles ayuda a desembarcar a varios refugiados a su llegada a la isla griega de Lesbos.
    8Muchos refugiados llegan heridos y conmocionados tras la peligrosa travesía a la que recurren para escapar de las guerras de sus países. A menudo, los socorristas catalanes rescatan a niños y bebés que viajan con sus familias rumbo a Europa. En la foto, Marcos Chercoles ayuda a desembarcar a varios refugiados a su llegada a la isla griega de Lesbos.
  • Las costas de Lesbos son solo una etapa más en el trágico camino que recorren los refugiados en su huida de las bombas. Desde Grecia, gran parte de los demandantes de asilo trata de alcanzar el norte de Europa. En la foto, el socorrista Albert Roma ayuda a varias decenas de refugiados sirios a escalar por un acantilado tras desembarcar en una zona rocosa del norte de Lesbos procedentes de Turquía.
    9Las costas de Lesbos son solo una etapa más en el trágico camino que recorren los refugiados en su huida de las bombas. Desde Grecia, gran parte de los demandantes de asilo trata de alcanzar el norte de Europa. En la foto, el socorrista Albert Roma ayuda a varias decenas de refugiados sirios a escalar por un acantilado tras desembarcar en una zona rocosa del norte de Lesbos procedentes de Turquía.