Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey, en la primera corrida de San Isidro

Don Felipe compró las entradas que ocupa junto al torero Eduardo Dávila Miura y el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín

Felipe VI en la feria de San Isidro
El rey Felipe recibe una montera al brindarle un toro en la primera corrida de abono de San Isidro.

Desde una entrada de barrera del tendido 1 de la plaza de toros de Las Ventas, el rey Felipe asiste a la primera corrida de la feria de San Isidro, de Madrid. Así con su presencia ha querido apoyar la fiesta taurina en medio del debate sobre su idoneidad.

Don Felipe está acompañado en las tres localidades que ha adquirido personalmente, por el matador de toros sevillano Eduardo Dávila Miura y el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín.

La corrida que de hoy, que abre el abono, tiene en el cartel al diestro mexicano Joselito Adame, el sevillano Pepe Moral y el salmantino Juan del Álamo, que lidian toros de la ganadería de El Cortijillo.

El Rey saluda en Las Ventas.
El Rey saluda en Las Ventas.

Felipe VI ha sido recibido con una fuerte ovación del público que cubre en las tres cuartas partes del aforo de la plaza de toros de Las Ventas.

El Rey no había mostrado hasta ahora especial interés por los toros, todo lo contrario, había ofrecido una imagen más cercana a grupos ecologistas que están en contra de la lidia. Ocasionalmente acudió en el pasado a alguna corrida acompañando a su padre. En otra ocasión lo hizo con doña Letizia, siendo todavía novios. Esta es la primera vez que lo hace como Rey de España.

Don Felipe siguiendo la lidia.
Don Felipe siguiendo la lidia.

En la familia real la afición por los toros de don Juan Carlos es sobradamente conocida, como la de su hija mayor la infanta Elena. Ambos son habituales de los tendidos.

Hace solo unas semanas, don Juan Carlos asistió a los toros en Brihuega (Guadalajara). Lo hizo acompañado de María Dolores de Cospedal. El cartel lo componían esa tarde tres de los toreros estrella del momento: Jose Mari Manzanares, Morante de la Puebla, Enrique Ponce.

 

 

Más información