Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Mi homenaje a Víctor Valdés

Esplugues del Llobregat, Barcelona

Parecía una noche tranquila en Barcelona, era la primera vez que Luís Enrique volvía a su casa después de su paso como jugador y había un ambiente de homenaje sin mucha presión a pesar de la apretada liga de este año. Todo iba bién hasta el minuto 22, nadie se imaginaba que Víctor estaría despidiéndose del Barça para siempre. Estamos hablando del mejor portero de este club y a la vez, del jugador más infravalorado de la historia y que hemos tenido el lujo de ver cada fin de semana en el Camp Nou.

No se merece acabar así, el destino ha querido que se fuera de la misma forma que siempre ha permanecido, sin hacer ruido, sin recibir elogios. El Barça se va a dar cuenta antes de tiempo de lo que ha perdido y de lo difícil que es conseguir lo que Valdés ha aportado durante tantos años a este club: seguridad y confianza.

Víctor se merece un homenaje se merece recibir el cariño que le ha faltado por parte de la directiva. No se puede ir del Barça de esta forma y sólo los aficionados podemos despedirlo como lo que es: el mejor portero de la historia de este club.

Desde aquí mis mejores deseos para Víctor y mucha suerte donde quiera que vaya.— José Martínez Rodríguez.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.