Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sueños de madres e hijas

Mujeres de distintas nacionalidades posan con sus hijas en unos retratos que transmiten la esencia de su vida cotidiana y los sueños que nutren su futuro.

  • Saciido Jeque Yacquub y su hija Faadumo Subeer Mohamed, de 34 y 13 años respectivamente, en su casa de campo en Mogadiscio. Saciido quería ser una mujer de negocios, estudió hasta los 20 años y ahora dirige una pequeña empresa. A Faadumo le gustaría ser doctora.
    1Saciido Jeque Yacquub y su hija Faadumo Subeer Mohamed, de 34 y 13 años respectivamente, en su casa de campo en Mogadiscio. Saciido quería ser una mujer de negocios, estudió hasta los 20 años y ahora dirige una pequeña empresa. A Faadumo le gustaría ser doctora. Reuters
  • Manami Miyazaki, de 39 años, posa de pie con su hija Nanaha de 13, que aparece con su saxofón, en una de las habitaciones de su casa de Tokio. Manami es ama de casa y estudió hasta los 20 años. Le hubiese gustado tener un trabajo que le permitiese conocer a mucha gente. Espera que su hija forme una familia y le encantaría que Nanaha encontrase un trabajo que le permitiese desarrollar sus habilidades. Nanaha quiere ser diseñadora, música o enfermera.
    2Manami Miyazaki, de 39 años, posa de pie con su hija Nanaha de 13, que aparece con su saxofón, en una de las habitaciones de su casa de Tokio. Manami es ama de casa y estudió hasta los 20 años. Le hubiese gustado tener un trabajo que le permitiese conocer a mucha gente. Espera que su hija forme una familia y le encantaría que Nanaha encontrase un trabajo que le permitiese desarrollar sus habilidades. Nanaha quiere ser diseñadora, música o enfermera. Reuters
  • Sulochna Mohan Sawant, de 23 años, y su hija Shamika Sawant, de 5 años de edad, en una de las habitaciones de su casa en Mumbai. Sulochna cuando era niña quería ser doctora pero solo pudo estudiar hasta los 14 años. Ahora trabaja como empleada doméstica. Sulochna sueña con ser profesora.
    3Sulochna Mohan Sawant, de 23 años, y su hija Shamika Sawant, de 5 años de edad, en una de las habitaciones de su casa en Mumbai. Sulochna cuando era niña quería ser doctora pero solo pudo estudiar hasta los 14 años. Ahora trabaja como empleada doméstica. Sulochna sueña con ser profesora. Reuters
  • Susana Maria Cardona, de 33 años, posa con su hija Alejandra Ruby Cardona, de 12, en su casa de Tegucigalpa. Susana María estudió hasta los 17 años y es ama de casa. Le gustaría que su hija fuese médica pero la pequeña quiere ser abogada.
    4Susana Maria Cardona, de 33 años, posa con su hija Alejandra Ruby Cardona, de 12, en su casa de Tegucigalpa. Susana María estudió hasta los 17 años y es ama de casa. Le gustaría que su hija fuese médica pero la pequeña quiere ser abogada. Reuters
  • Tadjroshan y su hija Ayman, de 40 y 12 años respectivamente, en su casa en una barriada en las afueras de Islamabad. Tadjroshan fue a la escuela solo dos años, tiempo suficiente para aprender a leer el Corán; luego continuó a la práctica de lectura en casa. Ahora enseña el Corán a las chicas locales. Le gustaría cumplir el sueño de su hija de ir a la universidad. Aymnan quiere ser médica y espera que sus padres puedan financiarle los estudios.
    5Tadjroshan y su hija Ayman, de 40 y 12 años respectivamente, en su casa en una barriada en las afueras de Islamabad. Tadjroshan fue a la escuela solo dos años, tiempo suficiente para aprender a leer el Corán; luego continuó a la práctica de lectura en casa. Ahora enseña el Corán a las chicas locales. Le gustaría cumplir el sueño de su hija de ir a la universidad. Aymnan quiere ser médica y espera que sus padres puedan financiarle los estudios. Reuters
  • Thozama Kala, de 30 años, y su hija Mpho, de nueve, en una foto tomada en la cocina de su casa en Cabo Langa, Sudáfrica. Thozama está estudiando para ser administrativa y espera que su hija sea médica, pero Mpho quiere ser maestra.
    6Thozama Kala, de 30 años, y su hija Mpho, de nueve, en una foto tomada en la cocina de su casa en Cabo Langa, Sudáfrica. Thozama está estudiando para ser administrativa y espera que su hija sea médica, pero Mpho quiere ser maestra. Reuters
  • Claire Coyne de 43 años, posa para una fotografía con su hija Ella, de 10, en su casa de Shepshed, Inglaterra. Claire es asistente de banca y su ambición es que su hija sea profesora de Educación Física. Aunque lo que realmente le importa es disfrutar de su pequeña. La niña todavía no ha pensado que le gustaría hacer pero quiere ir a la universidad. Y no le importaría ser profesora de baile.
    7Claire Coyne de 43 años, posa para una fotografía con su hija Ella, de 10, en su casa de Shepshed, Inglaterra. Claire es asistente de banca y su ambición es que su hija sea profesora de Educación Física. Aunque lo que realmente le importa es disfrutar de su pequeña. La niña todavía no ha pensado que le gustaría hacer pero quiere ir a la universidad. Y no le importaría ser profesora de baile. Reuters
  • Bidaa Mhem Thabet al-Hasan, de 39 años, posa con su hija Mariam Khaled Masto, de 9, a la puerta de su casa en Deir al-Zor, Siria. Bidaa es directora de una escuela fundada por un grupo de profesores y voluntarios. Su ambición era ser ginecóloga. Le gustaría que su hija estudiase farmacia, pero le dejará que elija su camino. A Mariam le gustaría ser profesora de árabe en la localidad donde vive.
    8Bidaa Mhem Thabet al-Hasan, de 39 años, posa con su hija Mariam Khaled Masto, de 9, a la puerta de su casa en Deir al-Zor, Siria. Bidaa es directora de una escuela fundada por un grupo de profesores y voluntarios. Su ambición era ser ginecóloga. Le gustaría que su hija estudiase farmacia, pero le dejará que elija su camino. A Mariam le gustaría ser profesora de árabe en la localidad donde vive. Reuters
  • Oumou Ndiaye, de 30 años, y su hija Aissata Golfa, de 9, posan en su casa de Bamako, Mali. Omou es ama de casa y no fue a la escuela. Espera que su hija se case con alguien de su etnia. Assiata aspira a ser maestra cuando cumpla 18 años.
    9Oumou Ndiaye, de 30 años, y su hija Aissata Golfa, de 9, posan en su casa de Bamako, Mali. Omou es ama de casa y no fue a la escuela. Espera que su hija se case con alguien de su etnia. Assiata aspira a ser maestra cuando cumpla 18 años. Reuters
  • Lucia Mayta, de 43 años, y su hija Luz Cecilia, de 12, posan dentro de su bodega en La Paz, Bolivia. Lucía estudió hasta el cuarto grado de primaria y sabe leer, escribir y matemáticas básicas; se encarga de la bodega. Viven con el resto de la familia en la parte trasera del negocio y sueña con construir una casa en el futuro. Luz Cecilia está en séptimo grado y quiere ser cantante.
    10Lucia Mayta, de 43 años, y su hija Luz Cecilia, de 12, posan dentro de su bodega en La Paz, Bolivia. Lucía estudió hasta el cuarto grado de primaria y sabe leer, escribir y matemáticas básicas; se encarga de la bodega. Viven con el resto de la familia en la parte trasera del negocio y sueña con construir una casa en el futuro. Luz Cecilia está en séptimo grado y quiere ser cantante. Reuters
  • Kylie Glass, de 40 años, y su hija Abby Cristal, de 12, en Caringbah (Sidney). Kylie terminó la escuela a los 17 años y ahora trabaja formando a cuidadores infantiles. Dice que cuando era pequeña, quería trabajar con niños. Kylie solo quiere que su hija sea feliz y tenga buena salud. A Abby le gustaría trabajar con algo relacionado con la ciencia y convertirse en una policía forense o, también, en algo totalmente distinto como trabajar en una peluquería.
    11Kylie Glass, de 40 años, y su hija Abby Cristal, de 12, en Caringbah (Sidney). Kylie terminó la escuela a los 17 años y ahora trabaja formando a cuidadores infantiles. Dice que cuando era pequeña, quería trabajar con niños. Kylie solo quiere que su hija sea feliz y tenga buena salud. A Abby le gustaría trabajar con algo relacionado con la ciencia y convertirse en una policía forense o, también, en algo totalmente distinto como trabajar en una peluquería. Reuters
  • Tahsiye Ozyilmaz, de 33, y su hija Halime, de 14, en su casa de la aldea Zeytinpinar en Derik, un pueblo kurdo en la provincia de Mardin. Tahsiye es ama de casa y no fue a la escuela. Le hubiese gustado ser maestra pero se casó a los 17 años. Le gustaría que su hija acabase los estudios y que fuese médica pero Halime dejó de ir a la escuela el año pasado porque estaba 10 kilómetros de su casa y era demasiado complicado el trayecto. La madre cree que su hija tendrá un matrimonio arreglado cuando cumpla los 17 años.
    12Tahsiye Ozyilmaz, de 33, y su hija Halime, de 14, en su casa de la aldea Zeytinpinar en Derik, un pueblo kurdo en la provincia de Mardin. Tahsiye es ama de casa y no fue a la escuela. Le hubiese gustado ser maestra pero se casó a los 17 años. Le gustaría que su hija acabase los estudios y que fuese médica pero Halime dejó de ir a la escuela el año pasado porque estaba 10 kilómetros de su casa y era demasiado complicado el trayecto. La madre cree que su hija tendrá un matrimonio arreglado cuando cumpla los 17 años. Reuters
  • Alicia Chiquin y su hija Fidelina Ja, de 43 y 18 años respectivamente, posan en su casa en Pambach, Guatemala. Alicia no ha estudiado y siempre ha trabajado la tierra. Su hija Fidelina tampoco ha estudiado y solo aspira a trabajar en el campo como su madre y a cuidar la casa.
    13Alicia Chiquin y su hija Fidelina Ja, de 43 y 18 años respectivamente, posan en su casa en Pambach, Guatemala. Alicia no ha estudiado y siempre ha trabajado la tierra. Su hija Fidelina tampoco ha estudiado y solo aspira a trabajar en el campo como su madre y a cuidar la casa.
  • Hala Tanmus de 40 años y su hija Maya de 10, posan en su casa en Cisjordania. Hala finalizó sus estudios a los 20 años de edad y es secretaria. Cuando era joven quería ser abogada. Maya quiere ser diseñadora de interiores, profesión que también le gusta a su madre.
    14Hala Tanmus de 40 años y su hija Maya de 10, posan en su casa en Cisjordania. Hala finalizó sus estudios a los 20 años de edad y es secretaria. Cuando era joven quería ser abogada. Maya quiere ser diseñadora de interiores, profesión que también le gusta a su madre. Reuters
  • Noor Zia, de 40 años, y Saba Ahmadi, de 11, en su casa de Kabul. Noor estudió hasta los 28 años y le hubiese gustado ser médica pero no pudo pagarse los estudios y es maestra. Le gustaría que su hija se convirtiese en doctora. Sin embargo, Saba quiere ir a la Universidad y sueña con ser una reconocida abogada.
    15Noor Zia, de 40 años, y Saba Ahmadi, de 11, en su casa de Kabul. Noor estudió hasta los 28 años y le hubiese gustado ser médica pero no pudo pagarse los estudios y es maestra. Le gustaría que su hija se convirtiese en doctora. Sin embargo, Saba quiere ir a la Universidad y sueña con ser una reconocida abogada. Reuters
  • Raimunda Eliandra Alves, de 45 años, posa con su hija Ana Paula Leonardo Justino, de 10 años, en su casa en la favela de Pavao-Pavaozinho en Río de Janeiro (Brasil). Raimunda estudió hasta los 19 años y es cajera de supermercado. Cuando era una niña quería ser profesora de matemáticas. Le gustaría que su hija fuese veterinaria, en lo que coincide con Ana Paula.
    16Raimunda Eliandra Alves, de 45 años, posa con su hija Ana Paula Leonardo Justino, de 10 años, en su casa en la favela de Pavao-Pavaozinho en Río de Janeiro (Brasil). Raimunda estudió hasta los 19 años y es cajera de supermercado. Cuando era una niña quería ser profesora de matemáticas. Le gustaría que su hija fuese veterinaria, en lo que coincide con Ana Paula. Reuters
  • Damaris Matos Curbelo, de 43, y su hija Ana Laura Villar Matos, de 14, posan en la puerta de su casa en La Habana (Cuba). Damaris terminó su educación a los 21 años y trabaja como secretaria en la oficina del historiador de la ciudad de la Habana. Cuando era una niña quería ser médica, y espera que su hija lo sea. Ana Laura quiere ser bióloga.
    17Damaris Matos Curbelo, de 43, y su hija Ana Laura Villar Matos, de 14, posan en la puerta de su casa en La Habana (Cuba). Damaris terminó su educación a los 21 años y trabaja como secretaria en la oficina del historiador de la ciudad de la Habana. Cuando era una niña quería ser médica, y espera que su hija lo sea. Ana Laura quiere ser bióloga.
  • Vered, de 43 años, con su hija Alma, de 13 años, en su casa en el Kibbutz Hukuk cerca del Mar de Galilea, al norte de Israel. Vered consiguió un título de diseño a la edad de 27 años y en la actualidad lleva a cabo proyectos educativos de arte en las comunidades locales. Vered espera que su hija Alma encuentre una profesión que le traiga felicidad y satisfacción. Alma se graduará en secundaria en cinco años, a la edad de 18 años. A ella le gustaría trabajar en la industria del cine como directora, cámara, editora o actriz.
    18Vered, de 43 años, con su hija Alma, de 13 años, en su casa en el Kibbutz Hukuk cerca del Mar de Galilea, al norte de Israel. Vered consiguió un título de diseño a la edad de 27 años y en la actualidad lleva a cabo proyectos educativos de arte en las comunidades locales. Vered espera que su hija Alma encuentre una profesión que le traiga felicidad y satisfacción. Alma se graduará en secundaria en cinco años, a la edad de 18 años. A ella le gustaría trabajar en la industria del cine como directora, cámara, editora o actriz. Reuters
  • Lucy Oyela, de 42 años, posa con su hija Abber Lillian, de 14 años, en su casa de Onang cerca de la ciudad de Gulu, en el norte de Uganda. Ella dice que cuando era niña quería ser maestra. Lucy desea que su hija sea enfermera. Su hija Abber Lillian dice que no sabe con cuántos años terminara su educación y desconoce a qué se dedicara en un futuro.
    19Lucy Oyela, de 42 años, posa con su hija Abber Lillian, de 14 años, en su casa de Onang cerca de la ciudad de Gulu, en el norte de Uganda. Ella dice que cuando era niña quería ser maestra. Lucy desea que su hija sea enfermera. Su hija Abber Lillian dice que no sabe con cuántos años terminara su educación y desconoce a qué se dedicara en un futuro. Reuters
  • Adetola Ibitoye, de 39 años, se sienta con su hija Iteoluwa Ibitoye, de 9 años, en su casa en el distrito Omole, Lagos (Nigeria). De pequeña, Adetola, quería tener un negocio de moda. Ahora ella es diseñadora de ropa. Adetola quiere que su hija sea la mejor en todo lo que se proponga. Su hija dice que de mayor quiere ser profesora universitaria.
    20Adetola Ibitoye, de 39 años, se sienta con su hija Iteoluwa Ibitoye, de 9 años, en su casa en el distrito Omole, Lagos (Nigeria). De pequeña, Adetola, quería tener un negocio de moda. Ahora ella es diseñadora de ropa. Adetola quiere que su hija sea la mejor en todo lo que se proponga. Su hija dice que de mayor quiere ser profesora universitaria. Reuters
  • Kang Hyun-jeong, de 43 años, y su hija Yoo Ha-min, de 11 años, posan en la sala de estar de su apartamento en Seúl (Corea del Sur). Kang Hyun-jeong trabaja de administrativa. Ella dice que empezó a trabajar en su último año en la escuela de secundaria, pero comenzó la carrera de Negocios en el año 1999 en la Universidad Nacional Abierta de Corea porque quería estudiar más. Se esforzó en estudiar y trabajar y se graduó ocho años más tarde. Kang Hyun-jeong dice que sus hijos tienen talento en el mundo del arte pero sabe que es difícil hacer dinero en esta área. Su hija Yoo Ha-min dice que quiere diseñar o pintar cuando sea mayor.
    21Kang Hyun-jeong, de 43 años, y su hija Yoo Ha-min, de 11 años, posan en la sala de estar de su apartamento en Seúl (Corea del Sur). Kang Hyun-jeong trabaja de administrativa. Ella dice que empezó a trabajar en su último año en la escuela de secundaria, pero comenzó la carrera de Negocios en el año 1999 en la Universidad Nacional Abierta de Corea porque quería estudiar más. Se esforzó en estudiar y trabajar y se graduó ocho años más tarde. Kang Hyun-jeong dice que sus hijos tienen talento en el mundo del arte pero sabe que es difícil hacer dinero en esta área. Su hija Yoo Ha-min dice que quiere diseñar o pintar cuando sea mayor. Reuters