Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una nueva borrasca pone en alerta a 30 provincias por viento, oleaje y nevadas

La AEMET avisa de la llegada de una "ciclogénesis explosiva" al noroeste y norte del país

La agencia advierte de rachas de viento huracanado en el norte de Galicia y Cantabria

UN SURFERO SE ROMPE UNA COSTILLA AL CHOCAR CON UNA OLA DE OCHO METROS..  El chico tuvo que ser rescatado junto al Peine de los Vientos.

El temporal de viento, mar y nieve que afecta a Galicia y al litoral Cantábrico y de forma más débil a la mitad norte peninsular gana en intensidad. Un total de 26 provincias han tenido activados este martes avisos por vientos de hasta 140 kilómetros por hora, fenómenos costeros, nevadas y bajas temperaturas, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Y se prevé para este miércoles alertas en 30 provincias por olas que podrían superar los nueve metros y vientos de 110 kilómetros por hora.

La AEMET ha emitido un aviso especial debido a la llegada de una borrasca atlántica al noroeste y norte de la Península, con un sistema frontal asociado, que dará lugar a vientos fuertes o muy fuertes en Galicia y Cantábrico. También afectarán, de manera más débil, a otras zonas de la mitad norte peninsular.

Durante este martes, sobre todo a partir de mediodía, el viento ha soplado del sur y del suroeste con intensidad fuerte o muy fuerte en buena parte de Galicia, Euskadi, Asturias y Cantabria, con rachas que han superado los 140 kilómetros por hora en amplias zonas. Estas provincias se han visto obligadas a cerrar parques, colegios e instituciones públicas.

También ha habido rachas de viento, aunque de menor intensidad, que han alcanzado los 80 kilómetros por hora en Castilla y León y se han extendido a algunas zonas de la mitad sur peninsular. Los vientos continuarán este miércoles, los cuales se podrán extender a algunas zonas del sureste peninsular, y tenderán a disminuir en el resto de las zonas.

Así, la AEMET ha avisado de que cuatro de estas 30 provincias estarán en alerta roja (máxima): A Coruña, Lugo, Pontevedra y Asturias. El resto en alerta naranja.

El oleaje costero mantendrá en alerta por riesgo importante a Pontevedra, La Coruña, Lugo, Asturias y Cantabria y por riesgo a Vizcaya, Guipúzcoa y Gerona. Al mismo tiempo, el riesgo por lluvias se ha activado para Cáceres, La Coruña, Orense y Pontevedra. Mientras, habrá riesgo amarillo por nevadas en Huesca, Lérida, Guadalajara, Madrid, Cáceres, León y Zamora y por bajas temperaturas en Huesca, Gerona y Lérida.

Asimismo, este martes y mañana miércoles habrá una situación de temporal marítimo que afectará a los litorales de Galicia y del Cantábrico, con vientos de fuerza 8 a 9 y altura de olas de 7 u 8 metros, pudiendo llegar a los 9 o 10 metros en el noroeste de Galicia. El alcalde de Foz (Lugo) ha confirmado que la alerta roja decretada en la costa, por rachas de viento de hasta 140 kilómetros por hora, impide la reanudación de la búsqueda del joven de 15 años desaparecido por un golpe de mar en la playa de Rapadoira. Este chico es la cuarta persona que ha desaparecido en Galicia engullida por el mar desde el inicio de 2014. Este invierno se ha convertido en el más lluvioso y ventoso desde 2001.

En cuanto a las precipitaciones, se espera que sean débiles a moderadas en la mitad noroeste de la Península, siendo localmente persistentes en puntos de Galicia, donde pueden acumularse 50 litros por metro cuadrado en la segunda mitad de la mañana. La cota de nieve subirá desde los 700 a 900 metros hasta los 1.200 a 1.500 metros de altura a lo largo del día.

El Consorcio de Compensación de Seguros, en una primera estimación, ha calculado que los desperfectos tendrán un coste de entre 18 y 20 millones de euros en todo el litoral del norte. En el País Vasco, la zona más afectada por el temporal, los daños asegurados ascienden a entre 14 y 16 millones.

Según la AMET es probable que durante esta semana y la siguiente, se repita el paso de frentes asociados a profundas borrascas atlánticas. Estas borrascas se caracterizan por una rápida profundización y un rápido desplazamiento hacia el este. La mayoría nace a partir de "ciclogénesis explosivas".

Más información