Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una princesa saudí, acusada de tráfico de personas

Una empleada de Neshael Alayban logró escapar

Denunció ante la policía que habían retenido su pasaporte y trabajaba 16 horas al día durante toda la semana por 220 dólares

Se investiga la situación de otras trabajadoras

La princesa saudí Meshael Alaybanas, acusada de tráfico de personas
La princesa saudí Meshael Alaybanas, acusada de tráfico de personas REUTERS

La princesa saudí, Neshael Alayban, una de las esposas de un príncipe árabe, ha sido arrestada tras la denuncia presentada por una de sus empleadas de hogar. La mujer, según la versión facilitada a la policía, no podía abandonar la casa de verano de Alayban, en California, porque su pasaporte le fue retenido y depositado por su empleadora en una caja de seguridad de un banco local. Entre los cargos que se le imputan a la princesa están forzar a esta mujer africana a trabajar 16 horas al día, siete días a la semana por 220 dólares al mes.

A principios de julio la mujer africana logró salir de la casa en la que trabajaba y llamar a la policía con ayuda de una persona a la que conoció en un autobús. Alayban fue detenida el 10 de julio con cargos de tráfico de personas. En caso de ser hallada culpable podría enfrentar una sentencia máxima de 12 años de prisión.

Tras pagar la fianza, a la princesa se le ha puesto un grillete electrónico que no le permite salir del condado sin autorización. Los fiscales señalaron que la presunta víctima llegó en mayo pasado a Estados Unidos con Alayban y su familia, después de vivir con ellos en Arabia Saudita durante casi un año.

Tras la denuncia, la policía llegó a casa de la princesa y se encontró con cuatro mujeres filipinas cuya situación no estaba clara.

Los abogados de Alayban contradicen esta versión de los hechos y argumentan que se trata de niñeras que trabajan para la familia y que habían viajado con billete de primera clase a Estados Unidos. "Estas mujeres tenían teléfonos celulares, Internet, Facebook, y la familia, incluso compró televisión de cable en su lengua para todas ellas", explicaron los abogados Paul Meyer y Jennifer Keller, en un comunicado."Todas disfrutaban de un spa, gimnasio y piscina y a menudo iban de compras a centros comerciales del barrio, con todos los gastos pagados por la familia ", añade la nota.

Muchos hogares de la región del Golfo Pérsico son acusados de explotar a sus empleados del hogar  a los que retienen el pasaporte y les hacen trabajar muchas horas.

Otra princesa saudí fue acusada de maltratar a un trabajador en Florida hace más de una década, y otra llevada a los tribunales en Boston en 2005 por obligar a realizar duros trabajos a un empleado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >