Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llega la ‘Neymarmanía’

Es algo más que una estrella para el Barcelona, la marca del futbolista mueve mucho dinero

Solo en mercadotécnica genera 15,5 millones al año

Tuvo un hijo con 17 años y ahora sale con una actriz y modelo

Se instalará en España con su familia pero todavía no tiene casa

Neymar, con su novia, en una fiesta de disfraces.
Neymar, con su novia, en una fiesta de disfraces. CORDON

Más de 56.000 personas acudieron el 3 de junio de la presentación de Neymar Da Silva Santos Junior, conocido simplemente como Neymar, celebrada en el Camp Nou. Trescientos periodistas de 15 países cubrieron el evento, retransmitido en directo por la televisión del club. La pugna por hacerse con los servicios de este brasileño, nacido el 5 de febrero de 1992 en Sao Paulo, acabó con la firma de Neymar por el Barça. Las cifras siguen siendo confusas aunque las oficiales son: 57 millones por el fichaje, 190 millones de claúsula de rescisión. Las extraoficiales sugieren que el jugador recibió 40 millones como prima de fichaje.

El delantero llega para formar junto a Messi una de las duplas más potentes del mundo y en la Copa Confederaciones demostró que quizás la liga española no le va a venir tan grande como algunos auguraban. Sin embargo, y como acostumbra a suceder desde hace dos décadas, cuando el marketing se adueñó del deporte rey y los derechos de imagen pasaron a ocupar un lugar de privilegio en la política de los grandes clubes, lo más relevante de este fichaje está bastante lejos del césped. Aunque el secretismo respecto a los números del impacto del brasileño es rotundo (ni Nike, ni el Barcelona han querido hacer valoraciones económicas del fichaje) los datos que han trascendido son bastante relevantes: el precio del jugador se revalorizó un 22% el mismo día de la presentación a causa de la masiva cobertura mediática; su valor en el mercado asiático (así como las perspectivas de venta de mercadotécnica) se ha triplicado y las expectativas en algo tan básico como la venta de camisetas se han disparado. De hecho una simple visita a la (abarrotada) tienda del Barça en pleno centro de la Ciudad Condal ya da a entender que algo ha cambiado: “Si hablamos de camisetas, ahora nos piden mucho más la de Neymar que la de Messi” reconoce un vendedor que pide que no se revele su nombre porque el club prefiere guardar silencio absoluto sobre el tema. En la cola, rusos, ingleses y muchos italianos que parecen dar preferencia al brasileño sobre el argentino, quizás por la novedad que éste representa.

 Neymar genera unos 20 millones de dólares (15,5 millones de euros) con tan sólo sus derechos de imagen (que siguen perteneciéndole en su totalidad) pero su fichaje por uno de los clubes más grandes del mundo disparará –con toda seguridad- esa cifra: “No hay ningún jugador que pueda compararse a nivel de mercadotecnia con Neymar. Miremos por ejemplo las variables que buscan las marcas a la hora de asociarse a un jugador, y pensemos en grandes jugadores como Ronaldo o Messi. Ronaldo es un gran jugador de fútbol pero es arrogante y aunque eso puede ser un plus para las marcas de moda para otras no será tan bueno porque la hace antipático; Messi es, probablemente, el mejor jugador del mundo, espectacular, un tipo sencillo… pero es soso, no transmite, ni comunica. En cambio, en el caso de Neymar, aparte de ser transversal y gustar a todos los segmentos de edad, puntúa altísimo en todas las variantes: cae simpático, es físicamente agradable, mágico en el terreno de juego, tiene un punto de rebeldía imprescindible para las marcas que tratan de comunicar imagen con el adolescente… y ahora está en el Barça. El impacto es brutal” dice Esteve Calzada, que fue director comercial de marketing y comunicación en el Fútbol Club Barcelona desde 2002 a 2007, profesor de marketing deportivo en ESADE y agente FIFA.

“Es una golosina del marketing, el producto que a cualquier persona que se dedique a esto le gustaría tener para salir a vender: esa combinación de magia y juventud es incomparable”, dice Calzada. Pero Neymar no llega solo: su hijo, su novia, sus amigos y hasta sus padres van a acompañarle en la aventura europea. La historia del fenómeno es curiosa: una noche de pasión con Carolina Dantas de 17 años acabó nueve meses después con la llegada de su retoño, David Lucca. Tatuado, aficionado a la fiesta, capaz de pedir por contrato billetes para que sus seis mejores amigos vengan a verle y evangelista fervoroso (se dice que llama a su madre antes de cada partido para rezar juntos), la personalidad del brasileño, cuyo padre es también su representante, parece algo menos diáfana para los medios brasileños que para los españoles: la relación con su ex (ahora el jugador sale con la actriz y modelo Bruna Marquezine), su afición a los complementos caros y su personalidad, vanidosa para unos extrovertida para otros, se pondrán a prueba en ese gigantesco altavoz mediático que es el Barça. El 17 de agosto arranca la Liga… y la nueva vida de Neymar.

Camisetas de Messi y Neymar, en las calles de Barcelona.
Camisetas de Messi y Neymar, en las calles de Barcelona.

 

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >